#Política

Tribunal Constitucional y necesidad de cambios

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En materia de legislación constitucional, una nueva institución que se ha dado en el mundo es la existencia de los Tribunales Constitucionales. No se discute su valor y, por tanto, ese no es el tema central, pero lo que sí amerita fijar la atención y hacer un análisis son las facultades del Tribunal Constitucional.


El problema es que es utilizado para resolver conflictos políticos específicos que debiera asumir la ciudadanía, mediante sus representantes en el Congreso y no en contra de esas mayorías que se expresan en el Parlamento.

El TC, como sabemos, cuenta con atribuciones correctivas, es decir, ex post de que las legislaciones se hayan dictado, lo que es normal en todo caso, porque, recordemos, eran las facultades que, en su momento, tuvo la Corte Suprema. Sin embargo, están también las facultades preventivas del Tribunal Constitucional, sobre las que, por ejemplo, en las últimas semanas, hay una serie de críticas y quedó, una vez más, en evidencia, tras el requerimiento presentado por parlamentarios de la oposición al Tribunal Constitucional para que la entidad se pronunciara sobre la glosa de gratuidad.

La existencia de un Tribunal Constitucional con facultades preventivas, a requerimiento parlamentario, si bien ayuda a armonizar la legislación para que no contradiga la Constitución, en la práctica, hace del TC una suerte de tercera Cámara que puede echar abajo proyectos de ley que han sido dictados, desde un punto de vista teórico por representantes electos y que la ciudadanía eligió. Esta situación genera un problema puntual que está basado en la composición de los ministros del TC, conformados por miembros de la Corte Suprema, por integrantes designados por el Presidente de la República y por otros designados por el Congreso.

Es importante tener en claro que el hecho de que los ministros del Tribunal Constitucional sean designados y no lleguen a tales cargos producto de una elección, genera las condiciones para que la institución opere, insisto, como una tercera Cámara y eso es delicado, porque interfiere con la democracia y estamos hablando de un órgano que no es representativo de la votación popular.

El gran problema del Tribunal Constitucional está en la Constitución Política, que protege, hace posible que el TC declare que un proyecto es inconstitucional, centrándose en las garantías individuales y no en las garantías sociales que establece el Artículo N° 19 de la Carta Fundamental.

La dificultad real es nuestra Constitución y es necesario cambiarla para que, existiendo un Tribunal Constitucional, ya sea con facultades correctivas o preventivas ex post, recoja una Constitución acorde a los tiempos y que sea, fundamentalmente, democrática y no centrada en la propiedad privada y en los derechos individuales de las personas.

Vale la pena preguntarse, ¿cuál puede ser una vía de solución para evitar, por ejemplo, que la soberanía representada en la elección parlamentaria que aprueba en el Congreso una determinada ley, pero, después los ministros del Tribunal Constitucional impiden su promulgación o su aplicabilidad posterior? Diría que más que limitar las competencias del Tribunal Constitucional a un rol correctivo, lo que, en todo caso, sería un avance político, la alternativa pasa por cambiar el sistema de nombramiento de los ministros del Tribunal Constitucional, para que representen a las fuerzas que están en el Congreso, terminando así con esta tendencia contra mayoritaria, que le ha permitido a una minoría parlamentaria paralizar los proyectos del gobierno, aprobados por el Congreso.

Los integrantes electos del Tribunal Constitucional debieran estar en permanente relación con las fuerzas que se manifiestan a nivel de votación popular. Es cierto que deben ser juristas con una trayectoria destacada en materia constitucional, pero también deben representar a la ciudadanía, que es el espíritu democrático que anima a los Tribunales Constitucionales. Si no es así, entonces, seguiremos siendo testigos de un TC que se transforma en una tercera Cámara, como lo que ocurrió, recientemente, con la glosa de gratuidad, donde una minoría de la derecha encuentra respaldo, pero que no se tiene en la votación popular.

En concreto, una solución es cambiar la composición del Tribunal Constitucional y la forma de elección de sus miembros, dejando la nominación al Congreso. Hoy, tenemos el problema de que el Tribunal Constitucional representa una minoría y, además, es político. Si no podemos evitar que sea un órgano político, al menos, tenemos que pensar que represente a las mayorías que se expresan en las votaciones populares.

Otro aspecto en el que es necesario hacer hincapié es que, muchas veces, se recurre al Tribunal Constitucional con la idea de postergar la aprobación de un determinado proyecto de ley. Eso, se hace en materias políticas y también en materias judiciales personales, porque la existencia de un Tribunal Constitucional permite que cualquier recurrente dilate, por un tiempo, la resolución de una causa y ése es uno de los costos o males que tiene la función preventiva del Tribunal Constitucional. En otras legislaciones, no existe tal función preventiva y se da sólo una atribución correctiva para un caso concreto ex post, es decir, aquellos que se vean vulnerados en sus garantías constitucionales, una vez dictada la ley, pueden recurrir, en el caso concreto, en la aplicación de una legislación que pueda vulnerar esas garantías, pero no dilatar la existencia de la ley.

Las atribuciones preventivas del Tribunal Constitucional, sobre todo como se ha venido dando, en la práctica, y así queda de manifiesto en sus fallos, es que ha sido un obstáculo para la democracia directa y, al mismo tiempo, para la democracia representativa.

A mi juicio, se está mal utilizando el instrumento del requerimiento al Tribunal Constitucional como una forma de hacer política en contra de la mayoría. Eso, es lo grave, porque el TC siempre va a tener un rol político, en la medida que está garantizando derechos constitucionales. El problema es que es utilizado para resolver conflictos políticos específicos que debiera asumir la ciudadanía, mediante sus representantes en el Congreso y no en contra de esas mayorías que se  expresan en el Parlamento.

Martín Vila
Miembro del Centro de Estudios Cultura Ciudadana

TAGS: #ParticipaciónCiudadana Congreso Nacional derechos constitucionales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

¿Cuál es el destino de un pueblo que aparentemente desea las imágenes borrosas que proyectan sus líderes, quienes simultáneamente esconden las llaves de la puerta de salida de la caverna donde estamos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Vivir en la caverna

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?