#Política

Todas íbamos a ser reinas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Rememorando este bello poema de la gran Gabriela Mistral, un desfile de reinas y reyes, pareciera haber sido el movido proceso de inscripción y calificación de candidaturas a la Presidencia de la República. Al final del desfile, solo uno/a será quien se calzará la corona. Pero lo deseable es que quien se la calce no se crea tanto el cuento, porque incluso la misma Gabriela estaría hoy del lado de los cambios.

Así y todo, con las caídas de las candidaturas de Lorenzini y Ancalao, más el impasse en el que se encuentra ME-O, seis   serían hasta el momento los candidatos/as que van quedando en  competencia.  Hay candidatos que representan proyectos políticos e ideológicos de fácil lectura tales como el proyecto de la derecha, en su versión enchulada  y dura; el proyecto de la izquierda clásica, PC en alianza con el FA; más  el proyecto de la otrora poderosa centroizquierda. Aparecerán en la papeleta, por cierto, otras individualidades cuyo proyecto parecieran ser  ellos mismos.


Las causas que explican la desafección y ruptura social con la política son, como suele ocurrir, multifactoriales y la solución de este crucial problema sigue siendo de orden políticos .

Capítulo especial es el proceso de  inscripción de candidato a la presidencia por parte de la Lista del Pueblo. Más que por la forma, ya de por sí desprolija en lo político y metodológico en el que transcurrió la teleserie, son el conjunto de aristas los elementos que concitan la atención, para el caso de  una expresión política que surge de lo más profundo del descontento social, que consigue resultados electorales en un corto tiempo, pero a su vez, en ese mismo lapsus, se hunde en la más profunda descomposición. Desde que algunos de sus personeros minimizaran la gravedad de validar la violencia que afectó a Boric, hasta  el reconocimiento que hace el convencional Rodrigo Rojas Vade de usar una supuesta enfermedad como instrumento de campaña, han pasado solo unos cuantos meses con consecuencias devastadoras para dicho agrupamiento.

Más de alguien podrá pensar que la mentira siempre ha sido utilizada para conseguir objetivos políticos. Cierto. La política y los asuntos del poder son practicados por humanos, en el marco de relaciones sociales y económicas que se dan en la tierra, no en el paraíso, en un país concreto, en el que además se  ha hecho de la corrupción el instrumento de perversión de la política y las relaciones sociales. Por eso la lucha más importante de todos los tiempos ha sido acotar las propias deformaciones y limitaciones  que existen alrededor de la política y el poder, los abusos inherentes a su práctica, que exceden a la actividad política, como nos lo prueba la profunda  crisis de confianza ciudadana en prácticamente todas las Instituciones del país. Este es un caso que arroja más luces respecto a la necesidad de avanzar en profundidad democrática, sustentada en valores y un fondo ético que la lubrique.

Por otro lado, una vista somera a los resultados de la consulta ciudadana realizada por Unidad Constituyente (hoy Nuevo Pacto Social, NPS)  hace unas semanas, y que cierra  el proceso de definición de candidaturas a La Moneda, en las dos principales alianzas de la oposición, arroja algunas pistas generales respecto a las primarias legales como herramienta dirimente de candidaturas; otras específicas que dicen relación con NPS.

Respecto a lo más general, habría que destacar el peso que tienen las primarias legales en la ciudadanía.  Por cobertura en los medios y el apoyo estatal al proceso político, las primarias legales son un paso cualitativo respecto a la forma cómo en el pasado se resolvían estos asuntos: en el mejor de los casos en  internas partidarias o abriéndose como mucho al  marco de las coaliciones; en otros, circunscritos incluso a grupos cerrados  de dirigentes, conocido como “cocineo”.

En términos de resultados, llamativo resulta constatar, sin sorprender,  que Unidad Constituyente haya logrado movilizar, en relación a Apruebo Dignidad, una cifra levemente superior al 8% de la votación alcanzada por este último sector en el marco de las primarias legales. Y esa menguada capacidad de movilización no es debido a la lluvia y al frío como se ha insinuado por ahí.

En esta interpretación, la principal razón que explica la baja capacidad de movilización de las fuerzas políticas agrupadas en  Nuevo Pacto Social, es, entre otras,  debido a un proceso de desconexión con la sociedad, que se inicia mucho antes de  la revuelta social. La revuelta lo ahondó y el proceso político que le ha seguido, con altos y bajos, lo viene confirmando dramáticamente. Dicho proceso, que culmina en ruptura de la sociedad con la política institucional, labor que tendríamos que reconocer de exitosa por parte del pinochetismo, que denostó a la política desde sus mismos inicios,  y a  los propios errores de las fuerzas democráticas y particularmente a la izquierda de la exconcertación representada por el PS,    terminó por convertir la desafección -que se inició en una fecha tan lejana como la elección parlamentaria de 1997- en ruptura del pueblo chileno con el sistema político en su conjunto. Ese solo hecho es motivo suficiente para replantearse criticamente el quehacer politico.

Según se recordará, en la elección parlamentaria de 1997, más de un millón de votantes se desmarca de la exconcertación, votando  nulo o rechazo. Para ser riguroso, y para que nadie diga “que tenía la razón”, ese universo de votantes tampoco fue canalizado por otras fuerzas políticas. Es un hecho significativo, poco tomado en cuenta por los analistas,  porque en mi opinión por aquel periodo se inicia  el proceso de desafección ciudadana hacia la política que culmina en ruptura al cabo de 22 años.

En el plano político, los resultados de la elección parlamentaria de 1997  dan  paso al surgimiento de dos “almas” al interior de la ex Concertación: una, la así denominada “autoflagelante”; “autocomplaciente” la otra. En la primera se agrupaba el sector más progresista y de izquierda, que con el tiempo se fue desdibujando, en algunos casos siendo asimilados por el sector más conservador con asiento principalmente en la DC, pero también en el PPD y en menor medida en el PS. Otro elemento que jugó a favor de los conservadores de la exconcertación, fue el hecho que éstos encontraron un aliado “natural”  en la crisis asiática, que se inicia en Julio de 1997 y golpea, entre otros,  los términos de intercambio de los productos de exportación chilenos, aumenta la cesantía, se encarece el  costo de la vida, sin que en todo caso, se vieran mayormente afectadas las ganancias de la banca y las isapres. Hasta ese entonces ese sector contaba con pocas opciones de  ser hegemónico, porque todavía estaba viva la llama por cambios que encendió el triunfo popular en el Plebiscito de 1988.

Por su transversalidad, sus redes de colaboración  interna, acumulación de poder político, sus cercanías con el gran empresariado y en muchos  casos sumisión a éste, este proceso de empoderamiento del sector conservador, desemboca en  ataque frontal, desde fuera y dentro de la ex Nueva Mayoría, a las reformas por las cuales Bachelet fue electa por segunda vez presidenta de Chile.

Si a comienzos de la década del 2000- 2010 para la población resultaba difícil distinguir el “original” de la “copia”, como acertadamente lo acuñó en su momento el exdiputado socialista Sergio Aguiló, haciendo  referencia al proyecto de derecha y al de la exconcertación, ello se debía al peso que la corriente conservadora fue alcanzando en su interior, y a la incapacidad de contrarrestarla  por parte de quienes continuamos bregando por el cambio y las transformaciones desde la política Institucional y los sistemas de representación.

Otros hitos importantes de este largo proceso, es la irrupción, en 2006 de los pingüinos. Luego, cinco años más tarde, hacen su aparición en la escena pública las masivas movilizaciones universitarias, siguen las secundarias, pero esta vez se agregan importantes capas medias que también muestran ya su descontento con el modelo de capitalismo salvaje y surgen en la palestra pública otras aristas de la sociedad chilena: la lucha de las mujeres, grupos medioambientalistas y las diversidades de género y sexuales, entre otras, que siempre habían estado ahí, pero que en este escenario comienzan a ganar visibilidad .

Síntesis de todo este recorrido, es la revuelta de 2019, ante la incapacidad del sistema político Institucional de dar respuestas a las demandas sociales, a la incapacidad de la justicia y el resto del ordenamiento jurídico de parar los abusos y la corrupción generalizada de las instituciones y la propia política. Los hechos delictivos en la cúpula de Investigaciones de Chile, dan cuenta que la degradación de las instituciones del Estado no se ha detenido y ello probablemente continuará por ese derrotero corrosivo para la paz social, mientras no se le castigue con cárcel.

Las causas que explican la desafección y ruptura social con la política son, como suele ocurrir, multifactoriales y la solución de este crucial problema sigue siendo de orden político, cuyo análisis  no se agota en un artículo de dos carillas. Como toda lucha política, sin embargo, es un periodo rico en lecciones y enseñanzas, que las nuevas generaciones de líderes y lideresas que han venido emergiendo de la lucha social, deben saber aquilatar para el futuro de la democracia y las transformaciones sociales en nuestro país.

Que el país necesita savia nueva, de eso no hay duda alguna.

TAGS: #EleccionesPresidenciales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Una de las demandas centrales es la creación de una Región Exterior, con tres distritos electorales: a) Las Américas donde reside más de la mitad de los migrantes chilenos; b) Europa y Africa, y c) Asia ...
+VER MÁS
#Política

Chilenos del exterior y debate constitucional

Nuevos

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

La conclusión crítica que nos deja Bauman es que “vivimos, el mundo vive, un momento de profunda incertidumbre. Desde la crisis económica a las guerras que no cesan en algunas partes del mundo.
+VER MÁS
#Sociedad

En la Sociedad líquida o en la gaseosa hay que gobernar la incertidumbre

La patria que excluye, que violenta, que mata de hambre, que desaparece, que escupe, que humilla, que obliga a emigrar. Que separa familias. Es la patria que duele.
+VER MÁS
#Sociedad

La patria del indocumentado

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Popular

¿Cree usted que ha sido acertado poner en tensión sus futuros ingresos, se siente que ha sido juicioso, que no se arrepentirá cuando tenga 70, 80 años o más?
+VER MÁS
#Chile 2030

Bien el presente ¿y en el futuro?

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021