#Política

Tiempo de definiciones ahora es cuando

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El conflicto estudiantil – nombre que es claramente insuficiente para designar un fenómeno cultural, social e histórico de dimensiones mucho más importantes – cumple cinco meses. Podría decirse  que es un plazo bastante razonable para  dar por terminada la etapa de exposición de ideas y se proceda a abrir la de las definiciones. Convengamos que uno y otro lado, en esto no han tenido un desempeño  equivalente.

Por el lado del gobierno, una lamentable sucesión de “soluciones” que no merecen ni en el plano individual ni en su conjunto el nombre de tales. Nombres de fantasía, cifras flexibles y poco claras, políticas vagas y difusas, leyes que no se aplican y que se promete aplicar, ministros que se cambian de puesto como los jinetes del circo cambian cabalgaduras a pleno galope, anuncios sin plazo, diálogos que más parecen monólogos y una actitud constante de discursos amistosos que nadie cree. La experiencia de usar el podio de Naciones Unidas para alabar un “noble movimiento” de los estudiantes mientras ellos son apaleados  en las calles de Santiago y fumigados  generosamente con gases, es cercana a la esquizofrenia. Como lo es el espectáculo de un alcalde mesiánico que produce una manifestación de autoapoyo digna de García Márquez.

Por el lado de los estudiantes, en cambio, la ciudadanía ve a jóvenes comprometidos, inteligentes y preparados que invaden espacios que siempre eran coto privado de los políticos. Que con paciencia y discurso claro nos dicen que el problema de la educación es más que resolver  dificultades de medios y financiamiento. Que los cambios necesarios abarcan aspectos que van más allá y se extienden al campo de la sociedad toda. Que hay que hablar de presupuestos, de política, de democracia, de Constitución. Dirán algunos que se han tomado atribuciones que no les competen. Rechazo de manera absoluta esa interpretación. Ellos son chilenos y mayores de edad, les compete todo lo que le compete a usted, lector, o a mí, que también lo somos. Invito a asumir a cada quien su propia responsabilidad en esa especie de modorra que nos abruma desde el derrumbe de la dictadura, ese soponcio, esa siesta estival a la sombra de un sauce en que todos, unos más que otros, caímos sin darnos cuenta. Esa que permitió que nos metieran las manos en el bolsillo y nos robaran, que hicieron de la educación un negociado, de la salud, una feria libre y de la previsión, una ruleta. Esa que nos hizo olvidar la necesidad de política sana y justa, participativa e informada y la hizo equivalente a la publicidad con que se promueve una marca de champú o de mayonesa, la que nos vendió la pomada de los cambios, la corrupción y la delincuencia. Para caer en el desgobierno y la anarquía que el 70% de los ciudadanos acusa en las encuestas y que contrasta con el 89% que apoya a nuestra juventud y comparte sus sueños y sus esperanzas.

Ahora, la etapa de presentación de razones y argumentos toca a su fin. Se inicia una mesa de diálogo que es nuestra última oportunidad. Si el gobierno insiste en la política del gatopardo – que todo cambie para que nada cambie – estamos fritos. El resto de este período presidencial estará perdido. Como lo estará si vuelve a los maquillajes, los parches y las remiendas improvisadas y se elude la responsabilidad de discutir en serio y a fondo nuestra problemática esencial.

A horas de que este diálogo se inicie, expreso mi ferviente deseo que éste sea, de verdad, fructífero. En la mesa, en los hechos, en las intenciones, las voluntades y en las conciencias más que en el discurso repetido y artificial que hemos oído tantas veces que ya, lamentablemente, recurrimos al recurso de presionar en el control remoto el botón que dice Mute.

Que, impactado por un rayo de sabiduría surgido del cosmos, el gobierno escuche a nuestros jóvenes que quieren intentar una vez más, explicar cuál es el Chile que ellos quieren, necesitan y exigen. Que nuestros niveles de equidad son definitivamente inaceptables y que hay que tomar medidas eficaces -¿ se acuerdan de esa palabra que sustentó toda una campaña? – para ponerle coto.

Eso significa, para un gobierno que, cuando se define, usa argumentos de derecha, una palabra muy usada y que ahora cobra todo su sentido: Cambio. Y eso es, a su vez fin al abuso del retail:¿Hay alguno de los ladrones que robaron a un millón de chilenos que haya estado un minuto preso?   Fin al lucro ilegal en las universidades, que alcanza a altos funcionarios. Fin al binominal. Reforma tributaria. Término de la educación municipalizada. Reforma constitucional que regule los partidos políticos y las elecciones.

De acuerdo, todas estas medidas son de largo aliento, hay cosas que no se pueden cambiar de lunes a martes. Pero se necesita un itinerario, una hoja de ruta, una intención sincera, transparencia , la fijación de plazos, garantías explícitas.

De lo contrario, no quedará otro recurso que la democracia. En sus plazos y con sus propias herramientas. Inscribiéndose, tomándose los partidos como se ha tomado las calles, poniendo en primer plano las reformas nombradas, exigiendo a los políticos que sean capaces de sobrevivir a la experiencia que se comprometan, que despierten de la siesta, que se jueguen. Borrando del diccionario las palabras : “vamos a” para reemplazarlas por:  “estamos en.”

————

Foto: Rodrigo dizzleccikoLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Nuevos

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

En días de crisis climática, con sus efectos en materia de incertidumbre de todo tipo, es un buen llamado volver al origen.  No a todo evento ni en toda circunstancia, pero sí como una de las variables ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La revancha de la mermelada

Aquì, precisamente, el sol pasa por la Violeta cantando al sol.  Se hace una pregunta por el singular William Turner --adelantando ciertas conversaciones. Finalmente, sorprendentemente, parece que entramo ...
+VER MÁS
#Cultura

Sol, Violeta, William, acompañándome en una ferretería

El petitorio expresado por los dirigentes de la zona norte, apuntan básicamente hacia obtener mayores recursos para congelar el precio del petróleo por más tiempo
+VER MÁS
#Economía

Respeto al diálogo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?