#Política

Tiempo de conspirar

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Entre los primeros cristianos la conspiratio se refería al beso de la paz, un beso en la boca que intercambiaban quienes querían compartir el aliento, respirar el mismo aire. Se trataba de un símbolo, un ritual que expresaba la experiencia común de buscar construir una comunidad encarnada, corporal y espiritualmente unida por lazos del amor que libremente se entregaban unos a otros en recuerdo de “aquel que amó primero”.


Es tiempo de cons-pirar, de regresar a ser lo que somos y cambiar la narrativa del miedo por una de la esperanza. No escribo en contra del cuidado y la precaución, sino en contra de la idea de que el contacto humano sea fuente de contagio.

Hoy la conspiratio fue desplazada por un nuevo mito. Al inicio de la pandemia las instituciones hicieron un llamado al distanciamiento social, y la sociedad, tiempo atrás amaestrada para obedecer leyes inhumanas, respondió creyendo lo que significará el gran horror de nuestra era: que el contacto humano es fuente de contagio.

¿Qué tipo de sociedad es aquella que, ciegamente y de la noche a la mañana, es capaz de aceptar semejante aberración? La “nueva normalidad” impone dinámicas donde se les permite jugar a los niños y niñas… pero sin tocarse; el aprendizaje será cada vez más impersonal, la civilización de la pantalla conquista su corona mediante el internet de las cosas y el internet de los cuerpos. ¿Dónde quedarán esos encuentros casuales entre los amantes que, en la espontaneidad de la noche, coinciden en los ritmos corporales de sus vidas? ¿Qué pasará con las antiguas amistades, con los cuidados familiares y los adioses a los seres queridos? ¿Volveremos a abrazarnos como esperanzadoramente dibujan los grafitis de algunas ciudades?

La pandemia fue la excusa perfecta para la implementación de nuevas estrategias de control y vigilancia. Los resultados de los “expertos” en estadística y medicina dan pie para el resurgimiento de antiguas modalidades de la opresión y la represión, solo que ahora se presentan con inéditos niveles tecnológicos y disfrazados de narrativas de “es por su bien”.

Es tiempo de cons-pirar, de regresar a ser lo que somos y cambiar la narrativa del miedo por una de la esperanza. No escribo en contra del cuidado y la precaución, sino en contra de la idea de que el contacto humano sea fuente de contagio. El Covid-19 ataca los pulmones, nos atemoriza respirar y más respirar en comunidad. El discurso del miedo es una propagando en contra de la cons-piración, del respirar junto con otras y otras. No olvidemos nuestra relacionalidad, volvamos a ser esos lazos comunes que se construyen junto con otros y otras.

Conspiremos…

 

TAGS: #Coronavirus Relaciones humanas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia