#Política

Surfismo y Concertación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Conoce usted a Kelly Slater? Bueno yo tampoco, si no fuera porque hace rato que quería escribir esta nota. Kelly Slater es un surfista norteamericano; con 80% de victorias es uno de los mejores deportistas de la historia. Su trabajo es buscar la mejor ola y dominarla. Solo un ojo experto descubre en la orilla de la playa una buena ola y conoce los procedimientos para estar sobre ella, como si fuera un juego de niños.

La pérdida del poder caló profundo en la Concertación y uno escucha a sus próceres elevar lastimosas declaraciones que sólo dan cuenta de la perplejidad en la que aun se encuentran, superados por la realidad, abatidos, buscando respuestas al porqué.

Es que la maquinita funcionaba perfecto durante dos lustros. Era como una ecuación fácil de responder; más aun , era como cuando a uno le soplaban preguntas de la prueba y uno simplemente respondía y los cálculos daban. Una ecuación conocida siempre es fácil de resolver, hasta que a uno le cambian la pregunta, le ponen otro ejercicio y falla.

Tardíamente el alumno pillo se da cuenta de que habría sido bueno repasar nuevamente la materia, estudiar en grupo, preguntarle al profe cuando algo no le quedaba claro, pero no lo hizo, solo confió en la calculadora, que tanto buenos resultados le había dado, gastada de apretar las misma teclas y conseguir la respuesta exitosa, pero la calculadora esta vez no sirvió.

Concertación desconcertada, descolocada, buscando espacio en el escenario de la obra de teatro que tan pocas líneas le ha asignado a su reparto. Señalan entre sollozos “dejamos de escuchar a la gente”, y hacen mea culpa de su fractura con el ciudadano de a pie. Desesperadamente buscan el camino corto, la salida rápida, sin darse cuenta de que son un Minotauro secretor de su propio laberinto son salida, como dice Reyes.

Y así ahora “los nadie” cómo dice Galeano, vuelven a ser importantes, y desde la orilla de la playa el desconcertado concertacionista escucha las demandas de “los nadie”, sus dolores, sus precariedades (tan conocidas y a la vez tan olvidadas) atentos con su viejo olfato para ver cual de estas “deudas” se levantan con especial gracia como si fuera una ola para ser surfeada. Como surfistas innatos la esperan para correr con sus tablas hacia ellas para poder estar nuevamente en la cresta de la ola, liderando, gloriosos, magistrales, en el sitial que los “malagradecidos” le hemos quitado, pero la ola no llega, no viene, no la suelta el esquivo mar.

El caldo de cabeza poco arroja, el aprendizaje del altanero siempre ha sido lento. Las lecciones más importantes tardan en ser integradas, no todo se ajusta tan rápido en los engranajes del pillito que se acostumbró a hablar desde el poder, ese poder tan sabroso, tan divino, que tanto se echa de menos.

Los nadie” no quieren ser su ola, no los miren con los ojos que mira Kelly Slater. No quieren subirlos a la cresta espumosa, al menos no solo a cambio de que abracen sus guaguas o a cambio de que les envíen un calendario a fin de año. “Los nadie” quieren y deben participar en el escenario, no solo como extras, quieren ser también protagonistas. No quieren que ustedes hablen “de ellos”, sino con ellos, de hecho es probable que ya ni siquiera quieran hablar con ustedes, porque ustedes le cortaron las patas a la mesa de la participación ciudadana y solo se escucharon a sí mismos.

Y si cambiamos el juego? ¿Y si ustedes invierten más tiempo en buscar en el barrio pobre , en el sindicato olvidado, en la escuelita de pueblo nuevos rostros, para levantarlos como premio y reconocimiento a haber seguido dirigiendo al pueblo, silenciosos, sin viáticos, sin calculadora, sólo en pos de esas viejas y ya añejas convicciones que ustedes también compartieron? ¿Y si vuelven a pensar en el Chile justo y bueno por sobre sí mismos, por sobre la encuesta? ¿Estarían dispuesto a eso?

Dejemos hablar al mar.

————————————

Foto: Dave Hamster / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Kast y la derecha están preparando al futuro ciudadano, carente de aquellos modelos, y buscan asemejar identidades sin dimensiones políticas, ciudadanos no interesados en las transformaciones sociales
+VER MÁS
#Política

El triunfo de la inmediatez en la guerra de José Antonio Kast

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado

Popular

En Chile el apellido tiene un poder predictivo relevante en los ingresos. La estratificación social es persistente. En otras palabras, hay una cierta movilidad social, pero con techo.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Meritocracia chilena ABC1: Perpetuidad de privilegios

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado