#Política

Sobre el asuntito de las ideologías

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El diccionario de la Real Academia Española de la lengua define ideología como un “conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.”. Por su parte, a partir de una revisión somera de planteamientos que provienen de disciplinas tales como la ciencia política y de la sociología política, es posible rescatar otras características de este concepto, tales como que su construcción busca generar una explicación de la realidad, en cuanto a sus orígenes y efectos actuales y, además, los que se producirán en el futuro, teniendo en perspectiva un deseo o un objetivo último de escenario a lograr. Junto con ello, también se puede relevar que su influencia es capaz de enmarcar y dar sentido a la acción que realiza una persona en cualquier ámbito de su vida, buscando incluso influir a partir de ella en el pensamiento y en la acción de las demás.


Considero que es necesario transparentar las posiciones y reconocer los legítimos orígenes ideológicos de donde provienen y no darle en ningún caso una connotación negativa a eso (para ello considero que es bueno tener en cuenta que en el debate político no participan mensajeros de los dioses, sino que actores que tienen y que representan intereses).

Con base en lo anterior, resulta a lo menos extraño (por no decir molesto) el uso que pareciera que se le da a este término en el debate político actual. Ello por cuanto en la discusión política de hoy en día se escuchan mucho frases tales como “ese objetivo es puramente ideológico” o “esas medidas solo tienen fines ideológicos” o “solo para satisfacer intereses ideológicos”, lo que aparentemente pretende darle un carácter negativo al concepto, como si fuera algo malo o despreciable. Así, lo que está detrás de ese tipo de comentarios pareciera ser el que existen dos grandes tipos de argumentos y acciones de política pública: la primera de tipo “ideológico” basada, como su nombre lo dice, en un ideologismo puro y recalcitrante, que no tiene sustento técnico, sino que se fundamenta en el mero voluntarismo enceguecido de las personas que lo plantean. La segunda es la de tipo “realista” (por llamarla de alguna forma), la cual aparentemente tiene un sustento técnico de tal nivel que es irrebatible, que es una especie de verdad universal no tiene base ideológica, sino que proviene de la Biblia o del Corán, o bien, de los dioses del Olimpo o de los sacerdotes del Oráculo y que, por lo tanto, es lo que se debe hacer indiscutiblemente.

En esa perspectiva, el menosprecio de las ideologías resulta injustificado y además, injusto, por cuanto detrás de ambos “tipos” de postulados e iniciativas existe un sustento ideológico, lo que a mi juicio es muy legítimo que así sea porque finalmente, y en una perspectiva más amplia, las acciones que todos realizamos tienen como objetivo último el alcanzar un ideal, el que en el caso de la acción pública dice relación con el bienestar de la sociedad. Esto hace que, al menos, ideologías que más suenan en nuestra vida cotidiana sean respetables y loables en sus fines “teóricos” (por cuanto, hasta lo que sé, ni ideologías como el neoliberalismo ni la socialdemocracia ni el comunismo tienen como fin último el que las personas sean infelices o que no se desarrollen o vivan en malas condiciones, ni nada por el estilo).

Por lo expuesto, considero que es necesario transparentar las posiciones y reconocer los legítimos orígenes ideológicos de donde provienen y no darle en ningún caso una connotación negativa a eso (para ello considero que es bueno tener en cuenta que en el debate político no participan mensajeros de los dioses, sino que actores que tienen y que representan intereses). Esto también es positivo para contribuir a sincerar el necesario debate que debe producirse en democracia en relación a los problemas que afectan a la población, a la forma en que deben ser abordados y a los desafíos que presenta el desarrollo del país de corto, mediano y largo plazo. Además, es de utilidad para que la ciudadanía esté mejor informada y más motivada para hacer parte del quehacer público con opiniones y argumentos más sólidos y no simplemente basados en el menosprecio liviano y ofensivo de las ideas, lo cual lamentablemente es algo cotidiano principalmente a través de las redes sociales.

TAGS: Ideologías

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

¿Cuál es el destino de un pueblo que aparentemente desea las imágenes borrosas que proyectan sus líderes, quienes simultáneamente esconden las llaves de la puerta de salida de la caverna donde estamos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Vivir en la caverna

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?