#Política

Sin dios ni ley

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Todos estamos alegres por la noticia de que los 33 mineros de la Mina San José siguen con vida. Sin embargo, esa alegría no puede hacernos olvidar la crisis que este drama puso en evidencia: en Chile, la institucionalidad y el modelo de crecimiento se resumen en la conocida ley de la jungla.

Para los pobres, los vulnerables, los vagabundos, los mediagüeros olvidados del terremoto, los deudores de créditos a tasas usureras, los colegiales, los estudiantes universitarios, las víctimas de un sistema de salud en perdición, los trabajadores asalariados, los pequeños empresarios… en suma: para el Chile real, este es un país sin dios ni ley.

Aquí tienen derechos sólo quienes tienen dinero. Sebastián Piñera, por ejemplo, tiene todos los derechos. Incluyendo el de no conocer la historia del país que preside. En 1973 se estrenó en Cannes una película de Aldo Francia que narra la realidad social del Valparaíso de los sesenta. Su título, Sr. Piñera, le hubiese permitido saber que “Ya no basta con rezar”. Sobre todo cuando se trata del mal ajeno. El de los preteridos, el de los olvidados, el de los humillados, el de los enterrados vivos en la Mina San José que aun hay que devolver a sus familias.

Una vez que los 33 mineros estén definitivamente a salvo la cuestión de fondo seguirá  siendo el de una institucionalidad impuesta en dictadura que le niega todo derecho al 99% de los chilenos. Una institucionalidad que secuestró la soberanía del pueblo de Chile para ponerla en manos de un puñado de privilegiados del cual Ud. mismo forma parte.

Para esconder la indefensión de los asalariados no sirve echarle la culpa al otro. Es sabido que la Concertación contribuyó aun más que la dictadura a desarmar a la ciudadanía. Las recientes declaraciones de María Ester Feres, -que fue durante once largos años Directora del Trabajo-, dejan claro que en Chile “la legislación laboral protege al empresario”. En la preservación de un Código del Trabajo impuesto en dictadura, la Alianza y la Concertación han actuado de común acuerdo. Aprobaron leyes perversas por unanimidad y le entregaron la mano de obra atada de pies y manos al “mercado”.

Algunos hemos sostenido que Chile vive una profunda crisis institucional. A quienes preguntan cuáles son los síntomas habría que invitarles al fondo de la Mina San José, o a pedir un crédito con tasas de interés usureras, o a morir de cáncer sin asistencia médica y sin medicamentos, o a ser estafado durante cuatro años en la educación media sin aprender nada significativo, o a comprar por un precio medido en años de vida y en años de endeudamiento un diploma sin valor proveniente de una universidad mercachifle. Si después de ver todo eso sigue sin convencerse, quizás debiéramos invitarlo a subir a un pringoso autobús del Transantiago, o a mirar, impotente, el saqueo del Cobre y las riquezas básicas mientras algunos “expertos” tarifados discurren sobre la importancia de la invariabilidad tributaria.

Crisis institucional. Con todas sus letras, eso es lo que estamos viviendo. Chile no es un país, escribió David Rothkopf, sino “un Club privado”. En cualquier sitio del mundo esto llevaría a una revolución. Fue el caso de la Independencia de los EEUU, el de la  Revolución Francesa y el de los numerosos gobiernos latinoamericanos desalojados recientemente por sus pueblos movilizados, -pacíficamente-, hastiados del robo, la incuria, la explotación, los privilegios para los menos y la miseria, los dolores y los sufrimientos para los más.

Salvar a los mineros no le da a este  gobierno patente de eficacia. El derecho a la vida de cada ciudadano es un derecho y su protección un deber eminente del Estado.

¿Desde cuándo hay que agradecer por permanecer vivo? El rescate de los mineros no debe servir de pantalla para ocultar la evidente ineficacia gubernamental. Tan evidente que algunos “politólogos” murmuran, rumorean y hasta sugieren un cambio de gabinete. Pero un cambio de gabinete no resuelve nada. Lo que hace falta es un cambio de régimen.

El pueblo de Chile debe recuperar su soberanía para que nuestro país pueda volver a ser una República. Solo una Asamblea Constituyente que nos dote de una Constitución democrática puede lograrlo. Hasta ahora, seguimos siendo un país sin dios ni ley.

———————————————————

Foto: When the boss is a hammer – HikingArtist Licencia CC 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

¿Cuál es el destino de un pueblo que aparentemente desea las imágenes borrosas que proyectan sus líderes, quienes simultáneamente esconden las llaves de la puerta de salida de la caverna donde estamos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Vivir en la caverna

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?