#Política

Sergio Onofre Jarpa hoy sentiría vergüenza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Recuerdo perfectamente el día en que la política me cautivó, era un sábado y por la televisión pasaban una entrevista de Gabriel Valdés, «el Conde», quien con elegancia y contundencia, condenaba la dictadura militar y las violaciones a los derechos humanos. Creo que ese día, todo lo que me habían enseñado de Pinochet y compañía, comenzaba a desmoronarse, más cuándo escuché el nombre Rettig y el contenido de dicho informe.


Sergio Onofre Jarpa nunca soportó, ni menos confió en quien destruyó la derecha en dos mandatos, pero dudo que eso le podría causar tanta indignación cómo el actuar de su pupilo más destacado

Ahora bien, conscientemente curioso con esta forma distinta de entender la sociedad, surgió una fisura, una especie de eco en mi matriz de derecha, obligándome a mantener oculta mi creciente curiosidad por la oratoria de figuras políticas cómo Volodia Teitelboim , Ricardo Lagos, Soledad Alvear, Gladys Marín y Laura Rodríguez. Hombres y mujeres con una consistencia superlativa que capturaban mi atención frecuentemente, forzándome a permanecer expectante desde mi closet político, uno del que no sabía si quería salir.

¿Soy de izquierda? era una pregunta recurrente, obteniendo siempre un rotundo no, conclusión reforzada en la existencia de muchos políticos de izquierda que me causan rechazo hasta el día de hoy.

Al tiempo, tratando de adherirme a una ideología política, comencé a prestar atención a los líderes de la derecha, anhelando sentir una cierta sintonía cívico democrática, pero la tarea no era fácil: el olor a dictadura de muchos de ellos, por ratos era bien insoportable. exigiendo que desarrollara una altura de miras,  me llevó a concluir que después del 73, las opciones eran simples: aparecías sonriendo o desaparecías llorando. Hoy desde la independencia, siento que la historia no ha enfatizado en este punto, fomentando que muchos rebeldes de corazón, crean férreamente que si fueran apóstol, no habrían negado a Jesús y cuál película de los vengadores, serían capaces de enfrentar a combos al imperio romano y a los discípulos de Kaifas… En fin, quien no lee, se inventa un pasado que no existió.

Entonces estaba yo, tratando de encontrar a algún líder de derecha para aprender de él.

El primero en ser analizado y descartado fue Jaime Guzmán; aunque suene cruel, me resultaba imposible verlo y no pensar que era fan de Garibaldi. eso me asqueaba y como la música siempre ha sido un filtro en mi vida, había que seguir buscando. Büchi era otro descartado de inmediato, nunca lo sentí honesto, mucho menos innovador. Luego seguí con Longueira, Piñera y Matthei, quienes se presentaban como la renovación dentro del sector, con ideas supuestamente modernas y un estilo juvenil, uno que detestaba producto de esa lamentable tendencia de sonreír hasta por los codos, mismo chiste que terminó por culpa de una radio Kioto.

A mis 17 o 18 años, el hambre estaba, pero faltaba alguien con voz y consistencia, a quien respetar.

Sin mentir en lo absoluto, mi formación momia aún corriendo por mis venas, convertían al General Garín, con su bigote Charly García, en una figura que causaba simpatía, pero el impacto real llegó, el día  que escuché a Sergio Onofre Jarpa.

Lo sé, Jarpa era pro dictadura, ex ministro de Pinochet, anti Allendista y medio fascistoide en cierta medida, pero lo sentía visionario, claro en el rumbo que había que seguir, junto a Sergio Diez, mostraban un tono de mesura, cargado de ideas y deseos de hacer algo, evitando a toda costa figurar en base a polémicas. Pido disculpas si alguna víctima de la dictadura se siente ofendido al leer mi profundo respeto por los antes mencionados, pero cómo comencé diciendo, mi proceso de maduración política y cívica no fue fácil…  Es más, aun no termina.

Entonces estaba yo pendiente de Jarpa, apoyando a Lavín cuando perdió con Lagos, deseando un gobierno de derecha, teniendo claro mientras residía en Concepción, que lo ético era permanecer lo más lejos de Ulloa y compañía.

Las palabras de Jarpa fueron las que me acercaron al partido en el que milité por varios años, guiado por la inocente creencia de que todo los líderes de partido, profesaban el lema «Primero Chile, Segundo Chile, Tercero Chile». Hoy, cuándo miro en retrospectiva mis años en la estrella tricolor, entiendo que aquel perro grande, se alejó de la vida partidista, al sentir que los quiltros se apoderaron de la jauría.

Duele escribir esto, pero quien alguna me guie; por quien una vez dijo que la política es sin llorar; misma persona que hoy no midió las consecuencias de sus acciones y desatendió la responsabilidad de todo líder de hacer una buena política, preocupada de no dar vergüenzas a quienes te respetan. Para ser más claro, un político de verdad sabría que lo correcto era renunciar en diciembre, una vez designado en el cargo y lo honorable era aceptar ofertas, recién a partir del 12 de marzo.

Jarpa nunca soportó, ni menos confió en quien destruyó la derecha en dos mandatos, pero dudo que eso le podría causar tanta indignación cómo el actuar de su pupilo más destacado.

Supongo que seguiré sintiéndome extraviado políticamente, espantándome con la ausencia de cordura en un sector que cree que don candado chino es un aporte. Sergio Onofre murió en gloria y majestad, relegado en su campo, rodeado por sus seres queridos y sin contacto alguno, con quienes hoy dejan huérfanos a un sector que no se pregunta lo que Chile puede hacer por ellos, sino como hacer cosas por Chile.

Pero cómo partí explicando, siempre me será posible basar mi análisis en gustos musicales… por consiguiente, desde la otra vereda #Seguimos.

TAGS: #DerechaChilena #RenovaciónNacional Andrés Allamand

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos lamentar no abordar esta situación hoy en una nueva Constitución?

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcción de la nueva Constitución, dando cumplimiento al mandato popular indiscutible

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.
+VER MÁS
#Política

No partimos de cero

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.

Poner bajo la alfombra nuevamente el tema de una nueva Constitución que reemplace la vigente, es desestabilizar el entramado institucional que nos rige y se corre el riesgo de tener un nuevo estallido, con ...
+VER MÁS
#Política

Efectos políticos del Rechazo

Poner bajo la alfombra nuevamente el tema de una nueva Constitución que reemplace la vigente, es desestabilizar el entramado institucional que nos rige y se corre el riesgo de tener un nuevo estallido, con las consecuencias que el país ya conoce

Nuevos

En este hito judicial, enfrentamos una importante impunidad biológica por las muertes de familiares de las víctimas y de los propios victimarios. Esperamos que las instituciones aumenten sus esfuerzos par ...
+VER MÁS
#Justicia

Condena en caso caravana de la muerte: un paso hacia la justicia

Algunos en Brasil se recuerdan de lo ocurrido con Trump y el asalto al capitolio y no dejan de pensar que podrían tener su propio trumpismo caribeño. Ojalá que nada ocurra y que gané Lula en primera vue ...
+VER MÁS
#Política

Brasil: ¿Esperanza o militarismo?

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

Cuando algunos se complacen que al gobierno le vaya mal y otros se alegran de que esto le ocurra a las empresas, a las organizaciones, a la política, la economía, la cultura, a la institucionalidad, no es ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Por quién doblan las campanas? ¡Doblan por ti!

Popular

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

Otro aspecto destacable de la novela es la descripción de los ambientes laborales de la famosa y olvidada bohemia porteña, en efecto, el lector puede recorrer el puerto mientras se sumerge en la vida de l ...
+VER MÁS
#Cultura

Comentario sobre la novela ´Prontuario de la Negra Ester`

Debemos tener muy presente que, aunque paren totalmente las emisiones de gases de efecto invernadero y las temperaturas dejen de aumentar, las capas de hielo, los océanos, los bosques tropicales y los arre ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

De Cambio Climático a Crisis Climática y hoy Emergencia Climática

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno