#Política

Santa CEP

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Mientras la derecha se debate entre los coletazos de la encuesta, la centroizquierda tampoco está libre de problemas. Con las cifras exhibidas por la persona en referencia tácita – se ha hablado de mudez, de silencios – el foco pasa desde una estrategia de cómo conseguir votos a una más compleja: qué hacer con ellos. El desafío es enorme. Se encontrará frente a una tarea inmensa: administrar a una sociedad que se enfrenta a serios problemas y contradicciones.

Ha caído –con un pequeño retraso-el veredicto. Habló la madre de las encuestas, única sobreviviente, luego del tsunami de la elección municipal.

Y habló en lenguaje claro, asertivo, directo, inobjetable.

Por una parte obliga a la derecha a poner en escena un acto de malabarismo.  A buscar explicaciones que rayan lo esotérico. A relativizar contra viento y marea. Sí, porque de una marea se trata. El alza de las preferencias políticas tras tres años de gobierno de derecha es inatajable como las aguas del océano.

Dirán algunos que las mareas son debidas a la atracción lunar, y de ahí a inferir que se trata de un fenómeno lunático hay poco trecho. Bueno, los argumentos son una mercadería siempre disponible en el mercado de la política y hay para todos los gustos.

Mientras la derecha se debate entre los coletazos de la encuesta, la centroizquierda tampoco está libre de problemas. Con las cifras exhibidas por la persona en referencia tácita – se ha hablado de mudez, de silencios – el foco pasa desde una estrategia de cómo conseguir votos a una más compleja: qué hacer con ellos. El desafío es enorme. Se encontrará frente a una tarea inmensa: administrar a una sociedad que se enfrenta a serios problemas y contradicciones.

El estado actual de cosas es producto de tres vectores:

La herencia maldita de la dictadura, plasmada en una constitución malévola que nos dejó atados de manos frente a una democracia restringida por el poder de las minorías.

La de una concertación que hizo y dejó de hacer, que pecó más de omisión que de acción, que se recordará más por la cantidad que por la calidad y profundidad de sus actos de gobierno. Que, llena de intenciones y bajo la imagen de un arcoíris convocante y pluralista, acometió una serie de reformas positivas, se preocupó de la gente  y realizó obras concretas largamente esperadas. Pero fracasó en demoler las estructuras legales y pseudoconstitucionales que la dictadura dejó a última hora como represas sólidas e infranqueables.

Y, finalmente, el festival de errores, vacilaciones y desatinos que se acerca a su fin. Si algo quedará de este gobierno, será la imagen de romper el termómetro para controlar la fiebre, de dar marcha atrás, de explicar y explicar, de una excelencia tan soberbia como falsa. La comprensión de que las promesas tardaron apenas veinte días en  transformarse en frustración.

Parece llegada la hora de dar vuelta la página. Parece cuerdo dejarse de especular con el resultado de las presidenciales y ocuparse con seriedad en el contenido que queremos darle a un futuro gobierno. Ponernos de acuerdo en la definición de los problemas, como en su posible solución. Demostrar en los hechos que se ha escuchado y  entendido el mensaje de la juventud en la calle.

Y ser realistas. El progreso es tarea larga, mejor dicho, interminable. Nadie, ni el futuro gobierno tan fácil de adivinar, como cualquier otro que nos demos en el futuro, de nuestro agrado o no, puede solucionar en cuatro años los problemas que se arrastran al menos por cuarenta.

Lo que sí debemos exigirle es diseñar un programa coherente, fijar las prioridades, superar los obstáculos políticos, juntar voluntades y echar a andar.

——-

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de enero

Muy bien dicho! completamente de acuerdo. Lo comparto.

08 de enero

Gracias, Ceci,
un abrazo
Pedro

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica