#Política

Salir del atolladero de la crisis política

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La ciudadanía está molesta con la institucionalidad política,  y eso se manifiesta en cierta irritabilidad, la cual se amplifica en las redes sociales por los “encapuchados de Twitter”, donde se comenta sin dar la cara, con acidez y cero tolerancia, fenómeno que responde básicamente a la falta de un tejido social amplio y abierto que impide generar confianza en la población, menos cristalizar un nuevo pacto social que permita mirar el futuro en términos de colaboración.


El nuevo gabinete no puede paralizarse y quedar prisionero de las situaciones que están siendo investigadas por el Ministerio Público.

La crispación y frustración por la crisis derivada del financiamiento opaco de la política, se agrava por los antecedentes que surgen a diario y entorpecen la gestión gubernativa y de la política en general. Estamos frente a un escenario complejo en que los misiles salen de distintas direcciones a la línea de flotación de las instituciones democráticas y, particularmente, a la institución presidencial. Un cóctel difícil de saborear.

Las omisiones respecto a la denominada pre-campaña de Bachelet han tenido un impacto negativo en un bien público: la confianza, elemento esencial para que un sistema político pueda operar sin cuestionamientos y sin causar exacerbaciones disfuncionales. Es de público conocimiento que el Partido Socialista efectuó, junto al PPD, una intensa campaña para convencer a la actual mandataria a regresar a Chile para asumir una candidatura presidencial. De acuerdo a versiones de ambas colectividades, la hicieron con recursos propios, lo que no es controvertible, ni  en el ámbito político como tampoco ético.

La acción política tiene, necesariamente, que ir acompañada de la palabra (lexis), del discurso, de propuestas programáticas, de un relato de sociedad, de manera de darle sentido a la política como paradigma de espacio público. La NM reconoció, por tanto, desde un inicio, que se requerían nuevas respuestas tras la experiencia marcadamente pro neo liberal de Sebastián Piñera para establecer distinciones en una nueva perspectiva histórica. Y actuaron de consuno para concordar un programa, debatido de cara a la ciudadanía, para respaldar la candidatura de Bachelet, como también disponiendo el capital humano para armar los equipos de campaña.

Lo discutible son las acciones de financiamiento que habría llevado a cabo Giorgio Martelli – quién es sindicado como gestor de un sistema irregular de recaudación, independiente de los partidos de la NM-  para pagar a personas que posteriormente formaron parte del comando de la candidatura presidencial de Michelle Bachelet, incluyendo a Rodrigo Peñailillo, durante el periodo entre 2012 y 2013, con recursos provenientes de una empresa privatizada a precio vil por Ponce Lerou en los últimos meses de la dictadura de Pinochet.

La Presidenta Bachelet ha declarado que ella no autorizó y que no tuvo conocimiento de ese sistema y entramado de financiamiento.  Por consiguiente, es urgente que los involucrados en este esquema recaudatorio reconozcan y admitan lo indebido de su proceder, asumiendo los costos políticos de lo que hicieron al margen de los partidos. Es necesario que lo hagan a la brevedad para superar el clima político enrarecido en que esta el país, signado por la desconfianza e incredulidad, sino que también está ralentizando la agenda del gobierno.

No va a ser rápido ni fácil salir del atolladero político-judicial en que se ha convertido la cotidianeidad política. El desafío del gobierno es gestionar con celeridad el fortalecimiento de las instituciones, aprobando y promulgando la legislación requerida para terminar con el maridaje entre política y dinero cambiando drásticamente las reglas de juego en los términos que lo ha indicado la comisión Engel. Sólo así, podría recuperarse la credibilidad pública y el gobierno retomar el control de la agenda y establecer una hoja de ruta sólida.

Por consiguiente, el nuevo gabinete no puede paralizarse y quedar prisionero de las situaciones que están siendo investigadas por el Ministerio Público; tiene que focalizarse en las tareas que le son propias: gestionar política, técnica y socialmente las reformas pendientes, posibilitando una  agenda centrada en la probidad de la política, la reactivación de la economía, la reforma educacional y laboral, junto a concordar con su coalición un proceso constituyente viable.

TAGS: #CrisisPolítica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad