#Política

¿Refundar o democratizar a la Derecha?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


Si la "nueva" coalición nació muerta y sin nombre, entonces lo mejor sería una transición democrática total, que no niegue su pasado pinochetista (pues es innegable) pero sí lo condene y lo niegue como principio exaltador…

La derecha chilena vive sus peores momentos de legimitidad y credibilidad frente a la opinión pública y a su electorado. Su crisis de legitimidad no es sólo por el estallido del caso Penta y el financiamiento corrupto de campañas políticas de sus militantes. Su crisis de legitimidad también radica en el origen de los partidos de la derecha, es decir en su identidad. Nacidos al alero del pinochetismo y autoconcebidos como portadores del rol defensor de “la obra” de la dictadura: garantes de la constitución, de la “estabilidad política” y del “crecimiento económico”. En otras palabras, aún no logran superar el derrumbe democrático de 1973 en el cual participaron y propiciaron. No han vivido su propia “transición democrática”, como sí lo hizo el país en los 90. Prueba de ello es el minuto de silencio pedido por la UDI  en el Congreso el 2014 por Pinochet. Nada más atávico y antidemocrático en un contexto de mayoría política y mediática favorable a la izquierda y ultraizquierda. Por otro lado, la derecha se halla sola en su rol de fiscalización del oficialismo y actos de gobierno, pues su crisis de credibilidad es tal que el Gobierno ya no tiene necesidad de atacar a la oposición política, sino a toda oposición extrapartidaria o institucional que no comparta sus principios con la amenaza recurrente de quitarles los escasos recursos públicos, y volviéndose una arma peligrosa de coerción del Gobierno.

La crisis de la Derecha no debe dejarnos indiferentes. Resulta preocupante incluso para el propio oficialismo, pues el propio Andrade reconoce que una democracia madura y sana requiere de una oposición política fuerte, con credibilidad y legitimidad, con poder fiscalizador y con propuesta alternativa para gobernar el país. La conformación de un partido único parece una idea descabellada y tiene aspecto de ser una medida disciplinaria más que la unidad de una coalición que tenga una visión clara y un proyecto democrático alternativo.

Si la “nueva” coalición nació muerta y sin nombre, entonces lo mejor sería una transición democrática total, que no niegue su pasado pinochetista (pues es innegable) pero sí lo condene y lo niegue como principio exaltador; que revise sus principios; que se vincule más con la ciudadanía y menos con los bancos; que proponga alternativas, más que mantener el statu quo; que muestra unidad y menos fraccionamientos e ingobernabilidad interna; que fiscalice más al Gobierno; y que busque menos empatar o enlodar a sus adversarios con sus propias faltas. De lo contrario, están condenados a perder. Perder la batalla ideológica, perder la batalla mediática, desprestigiar todos los principios que defienden (meritocracia, libertad, emprendimiento, lucro) y constituirse en una minoría insignificante, autoritaria y sin proyectos alternativos, y a ser reemplazados como segunda fuerza política y por tanto como oposición, dando paso a los caudillismos y movimientos unipersonales, pues aún no hay una alternativa sólida y partidaria que reemplace a la Derecha.

TAGS: #Derecha

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de Febrero

¿Primera columna?
Saliste con todo, bravo.

Mira, desde dentro de la derecha te encuentro plena razón (cáchate!)
Lo que nació como dos partidos continuadores y defensores de un modelo nacido en la dictadura, no lograron mutar después de un tiempo y adquirir un sentido de sensibilidad social real.

Como dice el díscolo, “secuestrados por el empresariado” toda oportunidad que se tuvo para sumar, fue desaprovechada y el lenguaje arcaico, primó.

Piensa que el periodo más alto de la alianza fue con Lavin vs Lagos, cuando se optó por no pelear y ser constructivo.

Pero duró poco, odiar está en los genes, y sólo las nuevas generaciones podemos hacer la diferencia

Algunos dicen que cuesta, claramente un camino fácil sería tomar mis petacas y partir para amplitud, pero no creo que eso sea necesario.

Si las cúpulas siguen así….. Después de las municipales, seguirán articulando sus viejas estrategias y les van a volar la %$#£!!!

Ahi la nueva sangre se los va a comer y te aseguro que al menos yo les enrostraré que, sin calle, sin honestidad y con amistad con el lobby, NO SE PUEDE GUIAR A NADIE!

Compadre…. sigue dándonos duro, realmente no me sentí aludido!

Un Abrazo

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia