#Política

Reforma Laboral: Un día más es ya demasiado

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ya un día es bastante. Y ya son nada menos que casi cuarenta y tres años. Desde el golpe de Estado de 1973. Casi tres generaciones llenas de dogmatismos e intransigencias. Diecisiete años ganados por el de barbarismo y veinticinco años perdidos en un inmovilismo político crónico por los amarres de la dictadura. Son cuarenta y tres años de resistencia en que las relaciones entre trabajadores y empresarios han estado marcadas por una brutal desigualdad en la distribución del poder negociador, en total detrimento de los intereses de los trabajadores. Una vergüenza nacional.


La neutralización de la falsa dicotomía entre trabajadores versus empresarios que maximaliza el sistema ultraneoliberal chileno, es que lleguen a la mesa de negociación con un poder negociador simétrico, que es el que soluciona los conflictos laborales antes de que se produzca la huelga

En dictadura se sientan las bases de la antisindicalización institucionalizada, consagrada en el Estatuto de los Trabajadores de 1979, con perlas como: derecho a huelga, pero con reemplazo de los trabajadores en huelga; derecho a una negociación colectiva, pero delimitada dentro de la empresa para atomizar los sindicatos. Dos perlas en plena vigencia. Y desde el minuto cero del golpe de Estado, una represión sistémica y sistemática con asesinatos como el de Tucapel Jiménez en 1982, con cinco disparos en la cabeza y posterior degollamiento, y de tantos sindicalistas anónimos olvidados injustamente en la cuneta de la historia.

En los veinticinco años de democracia, bajo los parámetros institucionales y económicos heredados de la dictadura, poco se puede hacer por el sistema binominal de elecciones que arroja un empate ad infinitum de las fuerzas políticas al otorgar un 50% al candidato que saca 30%, convirtiendo el ejercicio legislativo en una suerte de vetocracia indisoluble a toda reforma estructural.

Sin embargo, este inmovilismo político endémico se resuelve en 2014 al lograr mayoría en las dos Cámaras Nueva Mayoría, la coalición que llevó a su segundo mandato a Michelle Bachelet, haciendo viable la Reforma Laboral (RL) incluida en su Programa de Gobierno.

Después de cuarenta y tres años de resistencia de los trabajadores y vergüenza para Chile, la RL puede equilibrar la relación de poder negociador entre trabajadores y empresarios: derecho a huelga sin reemplazantes; derecho a la negociación colectiva sectorial con titularidad sindical, y extensión sectorial de los beneficios acordados a todos los trabajadores, estén o no sindicalizados. Destaco estas tres reformas por ser cruciales para negociar una política salarial más equitativa de acuerdo al desarrollo económico chileno que es, según este análisis, una de las bases de la desigualdad social, el talón de Aquiles del sistema: los bajos salarios, a pesar de tener trabajo, dejan a los trabajadores en una pobreza relativa.

Si bien es irrefutable que el ultraneoliberalismo chileno (y global) ha creado una riqueza sin precedentes en tan corto periodo, también es incontestable que se ha creado una desigualdad en la distribución de esa riqueza de auténtico vértigo. En Chile esa desigualdad se refleja en los bajos salarios, y que con la RL se puede corregir.

En efecto, todos los estudios de la OCDE indican que la desigualdad salarial en Chile es una de las bases de la iniquidad social endémica (la otra es la educación) y la mayor de los 35 países que la integran. Algunos datos: el 50% de los asalariados gana (líquidos) menos de 305 mil pesos/mes, 7 de cada 10 menos de 450 mil pesos/mes y dos de cada 3 trabajadores de grandes empresas menos de 600 mil pesos/mes; mientras los dueños de empresas y gerentes ganan (brutos) entre 12 millones/mes (empresas con ventas menores a USD 50MM), y 44,500 millones/mes (empresas con ventas mayores a USD 1.000 MM).

El sueldo bruto, con descuentos obligados del 7% en salud y del 10% para las Administradoras de Fondos de Pensiones, cinco sociedades anónimas, dejan un sueldo líquido bordeando la pobreza relativa. En rigor, del sueldo de los asalariados sale parte importante de él hacia los conglomerados económicos privados de la salud y de las pensiones, base reproductora del mercado ultraneoliberal chileno, reteniendo, sólo una parte, en el sueldo líquido, para terminar, convertido ahora en una acumulación gigantesca de capital, en manos de una misma élite privada empresarial-financiera: el 1,1 más rico que se queda con el 57,7% del ingreso total del país, mientras el 98,8% de la población que, obvio, participó en la creación de esa acumulación de capital, recibe sólo el 42,3%.

La RL de la Administración Bachelet, dota a los trabajadores con los derechos laborales esenciales para negociar en forma simétrica mejoras salariales que se correspondan al aporte de ese 98,8% de asalariados-as en la acumulación del capital que, sin ningún género de dudas, es muchísimo más que ese 43,2% que reciben del ingreso total del país. Y también con total seguridad, el elitista 1,1% más rico no será menos rico cediendo parte de esa excesiva acumulación que, si queremos justicia, cohesión y paz social, le pertenece a los trabajadores.

La neutralización de la falsa dicotomía entre trabajadores versus empresarios que maximaliza el sistema ultraneoliberal chileno, es que lleguen a la mesa de negociación con un poder negociador simétrico, que es el que soluciona los conflictos laborales antes de que se produzca la huelga. Así pues, ni los trabajadores ni los empresarios deben tener más ni menos poder negociador, ambos contribuyen al desarrollo del PIB del país en partes iguales y deben tener igualdad de poder negociador en sus relaciones; de otra forma la negociación justa e equilibrada es inviable.

La resistencia de los trabajadores contra la vulneración de sus derechos laborales durante cuarenta y tres años, debe terminar para que termine esta vergüenza para Chile. La plena institucionalización de los derechos laborales, es la única fórmula. Tantos años de resistencia de los trabajadores y de vergüenza nacional, no hay paciencia ni pacifismo que lo resista. Un día más es ya demasiado.

TAGS: Dictadura Militar Reforma Laboral Trabajadores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!