#Política

Reflexiones en torno a la UDI y la pena de muerte

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El partido popular se ofrece a sí mismo la superioridad moral suficiente como para determinar qué ciudadanos merecen vivir o morir en nuestra sociedad, tal y como lo hicieron ciertos partidos nacionalistas en la época de entre guerras.

El partido de la Unión Demócrata Independiente (UDI) propone un proyecto de ley que repondría la pena de muerte. Dos días después del aniversario del golpe de Estado en Chile, el partido político que apoyó al régimen militar en toda su extensión (incluyendo las violaciones a los DDHH) proclama su intención de restaurar la pena capital, derogada desde 2001 en Chile.

La UDI, un partido político que dice defender la vida y que utiliza ese argumento para oponerse al debate sobre la legislación del aborto, incluso en aquellos casos donde la vida de la madre y/o del hijo están en peligro. Un partido que se arroga el derecho de decidir que existe un “orden moral objetivo”, basado en principios del ámbito religioso que son representativos de un sector de la sociedad. Un partido que declara como esenciales “el derecho a la vida y el derecho a la integridad física y psíquica de toda persona”, pero que guardó silencio cuando miembros de las Fuerzas Armadas y de Carabineros (“símbolos de la unidad en Chile”) torturaban, ejecutaban o encarcelaban a sus propios compatriotas bajo el ojo complaciente del régimen militar.

La UDI, un partido político que está dispuesto a votar a favor de una ley que viola la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto de San José (entre otros acuerdos y tratados internacionales ratificados por Chile), pero que a la vez no dudó en argumentar “razones humanitarias” para defender al dictador Augusto Pinochet cuando éste fue arrestado en Londres.

La UDI, un grupo de personas que defiende los derechos humanos de aquellos que pertenecen a su misma casta. Un partido creado por Jaime Guzmán a la medida del régimen militar, que defendía la pena de muerte porque “lo esencial es una cuestión de justicia”. Una justicia que para Guzmán se traducía en compensación a través de la venganza y en un castigo “ejemplar”. Siguiendo la lógica del señor Guzmán, entonces, todos los miembros de las Fuerzas Armadas y de Carabineros que cometieron ejecuciones extrajudiciales durante la dictadura debieran ser condenados a la pena capital.

La UDI, un partido político que se jacta de ser “popular”, pero que no duda en proponer el aumento de las penas por agresiones contra Carabineros en servicio: así, el resto de los civiles pasaría a una “segunda categoría”, una que no ha sido tocada por el privilegio de pertenecer a dicha institución. El partido popular se ofrece a sí mismo la superioridad moral suficiente como para determinar qué ciudadanos merecen vivir o morir en nuestra sociedad, tal y como lo hicieron ciertos partidos nacionalistas en la época de entre guerras.

A través del mundo entero se ha demostrado que la pena de muerte es una medida discriminatoria, que se emplea a menudo y de forma desproporcionada contra las minorías más vulnerables de la sociedad. Para partidos políticos como el aquí citado, la utilización de este “castigo” responde a la necesidad de proponer soluciones radicales a problemas profundamente arraigados en nuestras sociedades: la pobreza, la delincuencia y la drogadicción, por mencionar algunos. Sin embargo, imponer esta medida extrema como lo es la pena de muerte no implica necesariamente una disminución o desaparición de dichos problemas, puesto que no se reforma la estructura social desde la raíz para conseguir una evolución positiva.

Como cualquier otra solución parche, ejecutar para “dar el ejemplo” no disminuye ni la tasa de homicidios, ni la violencia social. Cito un ejemplo: para el año 2003 en Canadá, 27 años después de la abolición de la pena de muerte, el índice de asesinatos había descendido un 44% con respecto a 1975 (fuente: Amnistía Internacional).

En resumen, estimada UDI: los derechos humanos no le pertenecen a un puñado de ciudadanos solamente, y la pena de muerte no disminuirá la violencia social que ustedes mismos han ayudado a exacerbar.

——

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
ximena andrea baeza gonzalez

15 de Septiembre

Creo que en vez de estar apoyando la pena de muerte, la UDI deberia preocuparse mas de apoyar la educacion Chilena y de calidad, poner centros de rehabilitacion, centros de menores de diferentes rangos de delincuencia, ya que a los mas malos los juntan con los primerizos, donde salen con la experiencia de los mas grandes y reincidentes….con esos grupos se debería trabajar, para que nuestra sociedad cambie…Ahhh!!! tambien se deberia hacer justicia con los que cometieron vulneracion a los DD.HH.

Alexis Hernández Quiñones

20 de Septiembre

El Discurso de Jaime Guzmán Errázuruz dado por Televisión, en el Congreso, contiene el fundamento que guía esta postura en defensa de la Pena de Muerte.

Ver todos
Ocultar