#Política

Reflexiones actuales con mirada de futuro

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En su sección de Cartas al Director, la valiosa – y lamentablemente desaparecida – revista Hoy, traía una cita que decía más menos: “Estoy en completo desacuerdo con tus ideas, pero daría gustoso mi vida por tu derecho a expresarlas”. La frase anterior,  atribuida al filósofo francés Voltaire  – aunque se discute si en realidad la dictó de esa forma o fue interpretada así por su biógrafa Evelyn Beatrice Hall –  nos demuestra la profunda convicción que caracterizaba el debate en los círculos filosóficos de la Francia del siglo XVIII. Un debate que, lejos del legado absolutista de la monarquía gobernante, influyó de manera permanente en las corrientes políticas de los años venideros. Lo que sumado a la concepción clásica de lo público proveniente de la cultura helénica y la herencia  republicana de la antigua Roma, lograron estructurar las bases de la política actual.


Los juicios de la oposición no sólo han abordado las reformas de gobierno, sino también a gran parte del programa desde su génesis, incluso interpelando el diseño pre aplicación de las mismas.

Si tomamos como punto de partida la afirmación de Voltaire, que engloba lo que debería ser una discusión con altura de miras, y realizamos una analogía de lo que ocurre actualmente en términos de agenda, las perspectivas que ha tomado el debate este último año y el rol que juegan los actores en el tablero, nos encontramos con un panorama totalmente contrario al que vislumbró el filósofo. Ya que, desde los sectores que defienden el conveniente statu quo, se han repetido una y otra vez las más variadas críticas contra las políticas actuales, incluso sin siquiera esperar la puesta en práctica de éstas. Como ejemplo de aquello, la artillería ha mutado desde inquietantes reflexiones sobre el futuro del país, excusado en un bajo apoyo a los cambios y la desaprobación del accionar público   – encuestas mediante-, pasando por “rebeliones” y discursos que, inspirados tal vez por una reinterpretación de Bakunin, predicen una futura ingobernabilidad producto de las políticas puestas en marcha. Porque digámoslo, los juicios de la oposición no sólo han abordado las reformas de gobierno – cuyos estandartes son la tributaria, educacional y político-constitucional- sino también, a gran parte del programa desde su génesis,  incluso interpelando el diseño pre aplicación de las mismas. Como lo demuestra el uso exacerbado de las herramientas que los legisladores tienen para pedir cuentas al poder Ejecutivo.

Lo anterior va desde lo práctico a lo simbólico. Enfrentando con vehemencia cualquier opción de posicionar en la opinión pública un debate serio sobre el por qué y para qué son necesarias las transformaciones, alejando con fuerza la tarea pública de tener un ciudadano informado que pueda discernir entre lo que beneficia o no. Escudando su postura en la reiteración argumentativa y cómo no, utilizando todos los medios a disposición. Sumado todo esto, a una permanente disidencia interna en la coalición de gobierno, que ha llamado a “examinar” las reformas estructurales, así como ha planteado críticas a la conducción política y al liderazgo en la Nueva Mayoría. Reiterando porqué, el eje del partido del orden, continúa vigente y cada vez que tiene – y busca – su oportunidad, demuestra una influencia que no teme poner en jaque la estabilidad de la coalición.

Y si bien el papel que jugó la Concertación en los primeros años de transición post dictadura fue clave para avanzar en el restablecimiento de la estabilidad democrática de nuestro país, la tarea del actual gobierno tiene, al menos desde mi punto de vista, dos aristas claves. Por una parte, proyectar y comunicar los beneficios que representan las reformas, visibilizando las fallas que posee el sistema de mercado para asegurar acceso igualitario a las garantías del Estado, sobre todo en materia de derechos sociales. Por otro lado y la que probablemente sea la tarea de mayor magnitud, se debe asegurar que el dilema de Voltaire no se pierda en un horizonte lejano, dejando fluir las mejores ideas en una alianza transversal de partidos y movimientos que puedan representar a la sociedad – en tiempos en que la institucionalidad política parece hacer agua, muy conveniente para algunos que no confían en la participación-, respetando las ideas propias y ajenas, compartiendo e integrando. Trascendiendo  el concepto de mayoría, no sólo con un significado cuantitativo, sino como una instancia que tiene la fuerza para mantenerse en el tiempo. Aglutinando esfuerzos que aseguren la estabilidad democrática del futuro.

 

TAGS: Diálogo Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria