#Política

Redescubriendo la economía social de mercado

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace pocos días, Ignacio Walker encendió nuevamente algún grado de debate ideológico al interior de la Concertación, al evidenciar las diferencias entre el Estado de Bienestar socialdemócrata y el concepto de la Economía Social de Mercado, históricamente vinculado a posiciones euro-socialcristianas. Sin embargo, el rescate de este concepto abre un flanco de confusión con posturas más conservadoras ya que, desde la década de los 80’, tanto Renovación Nacional como la UDI mencionan la Economía Social de Mercado como parte de sus principios, pese a que en los hechos esto no es precisamente así.

La llamada Economía Social de Mercado tiene sus orígenes en un grupo de economistas alemanes del periodo entre guerras, que buscaba idear una tercera vía entre la planificación socialista y el liberalismo clásico de derecha. Marcados fuertemente por la experiencia hitleriana contribuyeron a reconstruir Alemania desde un modelo socioeconómico caracterizado por un respeto irrestricto por la democracia, los derechos humanos y la integración social, junto con apertura de mercados, bajos impuestos y libertad económica. El liderazgo de este proceso económico sería llevado a cabo por el economista Ludwig Erhard, primero como ministro de Konrad Adenauer, y posteriormente bajo el cargo de canciller federal.

Pese a compartir una raíz liberal con economistas como Friedrich Hayek o Ludwig von Mises, este grupo de académicos, entre los que se contaban Wilhelm Röpke, Alfred Müller-Armack y Walter Eucken, además del propio Erhard, se diferenciarían fuertemente del liberalismo más tradicional al defender la intervención del Estado en la economía como mecanismo para introducir medidas anti monopólicas y de igualación de oportunidades, en un contexto de fortalecimiento del sector privado e incentivos a la  competencia.

En Chile el término comenzó a ser utilizado a mediados de los años 60’ en algunos círculos de derecha, particularmente a través de Pedro Ibáñez Ojeda, como forma de plantear una alternativa moderada al agudo intervencionismo estatal de la época. De hecho, a finales de esa época, Ludwig Erhard –como líder democratacristiano alemán- visitaría Chile y criticaría fuertemente el modelo económico desarrollista de la década de los 60’. Sin embargo, el golpe de Estado dejaría de lado ese reformismo inicial, favoreciendo posiciones económicas más duras, partidarias de una mayor desregulación económica y sin el componente democrático, igualitario y pro-DDHH del proyecto social de mercado alemán. Posteriormente, durante la transición política, pese a la adopción casi universal de la economía de mercado por parte de la centro-izquierda chilena, la DC no haría un gran uso del término, dejándolo en manos de RN y la UDI que, desde entonces, lo mantienen en sus principios fundacionales.

Si bien existieron muchas semejanzas técnicas y coyunturales entre el proceso alemán y chileno (gobiernos autoritarios, liberalización acelerada de precios, apertura unilateral de mercados, etcétera), difícilmente se puede hablar de que la matriz ideológica haya sido la misma. De hecho, en la experiencia alemana, la Economía Social de Mercado no era sólo economía, sino también un conjunto de valores liberales irrenunciables, que no fue entendido de la misma forma bajo la experiencia chilena. Por otro lado, el foco de la experiencia alemana en la igualdad de oportunidades y en el combate a la desigualdad como forma de nivelar la cancha para una sana competencia, tampoco se aceptó de la misma forma en Chile, donde el énfasis estuvo en dar un piso mínimo de bienestar independiente de la desigualdad existente. El fomento a la competencia y las medidas anti monopólicas de la experiencia alemana son otro punto de distanciamiento, ya que en el caso chileno estas normas fueron prácticamente decorativas hasta bien avanzada la transición.

A partir de la experiencia del mundo Demócrata Cristiano y su cercanía valórica con la Economía Social de Mercado, Ignacio Walker tiene un gran cuerpo teórico para revitalizar doctrinalmente a los sectores socialcristianos de la Concertación. Sin embargo, esto implicaría reconquistar un concepto que los partidos de derecha prácticamente han hecho suyo en las últimas décadas, así como rivalizar con sectores al interior de la propia Concertación, que no tienen mayor interés en un modelo socioeconómico que, pese a su reformismo, sigue poniendo el acento en la libertad individual y los procesos económicos liberales.

—-

Foto: Truthout.org

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Enrique Díaz Astorquiza

05 de septiembre

Es importante escribir pequeños insertos de pensamientos económicos y políticos sobre debates en el acontecer nacional.

Ciudad Liberal » Redescubriendo la Economía Social de Mercado

19 de febrero

[…] Escrito por pparedes el February 19, 2013. Posteado en Agora Originalmente publicado en El Quinto Poder […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero