#Política

Rechazo a la Constituyente: Política sin sueños es sólo administración

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ante tal escenario, y sin dejo alguno de chovinismo, ¿por qué no pensar que podría ser esta la ocasión de marcar la pauta en la generación de un proceso constituyente democrático, utilizando todos los elementos que nos entrega la modernidad, como ya se hizo en Islandia?

Han pasado pocos meses desde que cuajara lo suficiente la idea de convocar a una asamblea constituyente y ya se nos vino encima la avalancha de críticas de quienes, impulsados por múltiples intereses y motivaciones, se han convertido en guardianes de la institucionalidad vigente. Han dedicado extensos artículos con la intención de impedir que tal propuesta se instale con fuerza en el ideario colectivo y ciudadano, espacio en el cual muchos hoy ya la consideran como el único mecanismo viable para dotar, de una vez por todas, a Chile de una Constitución legítima, acorde con el interés común mayoritario, tras décadas de reflexión nacional en tal sentido.

El cuestionamiento que se escucha cotidianamente deja un sabor amargo. Es la sensación de que existen dirigentes -si no una mayoría, por lo menos con poder e influencia- que se sienten cómodos con el sistema institucional actual. Aunque se muestran angustiados por la desigualdad y la falta de democracia, en el fondo éstas no les duelen tanto. Acusan de fumadores de opio a los que plantean un proceso de refundación nacional democrática. Les tildan de extremistas, fundamentalistas y radicales,  mientras otros los tratan de maximalistas e incluso ingenuos.

Se recurre así a una variada y muy colorida lista de conceptos que encierran la idea  que si los cambios no se basan en los formatos que ellos –cobijados bajo instituciones diseñadas en la negra noche de la dictadura- consideran correctos, no esposible llevarlos adelante. ¿Desde cuándo la política pasó a ser la administración de determinados modelos institucionales? ¿Desde cuándo la historia se debe escribir encorsetada por un sistema al cual cada día menos chilenos y chilenas respetan?

El intento de asustar a los ciudadanos menos conscientes de la necesidad democratizadora del país con la imagen de hordas asaltando La Moneda, ahogando la llama de la libertad (¿existe aún, virtual o literalmente?) o tumbando las estatuas de O’Higgins, Carrera y Rodríguez, tiene eco sólo en ciertos sectores. Los que se sienten ganadores con este modelo injusto e inequitativo, porque quienes, a pesar de sus posibilidadesmateriales, consideran que el crecimiento económico no lo es todo y que, más aún, son demasiados los que pagan la factura para que otros, unos pocos, sean beneficiarios de la vía chilena al neoliberalismo, sí estiman viable el camino que el ciudadano de a pie está trazando.

Hace un par de días, el ex diputado, ex ministro y ex embajador, Luis Maira, en una conferencia sobre la socialdemocracia en Europa y América Latina, señalaba que aunque en los años 60 y 70 ellos –suponemos se refiere a los políticos profesionales de aquella época que siguen comandando la actual- creían posible cambiar el mundo y construir el hombre nuevo, hoy ya no son tan optimistas.

He ahí el principal problema de quienes se niegan a embarcarse en la épica de dotar a los chilenos y chilenas de una nueva Constitución, no a reformarla ni actualizarla. No apunto aquí a quienes idearon e implementaron el modelo socioeconómico actual, basado en una mirada individualista, falsamente meritocrática (Chile no tiene condiciones para apostar a aquello, y más aún el concepto en sí mismo es cuestionable) y donde el progreso material es la medida de todas lascosas.

Hablo de quienes supondríamos tienen otra concepción de mundo. Su problema es que dejaron de soñar. Dejaron de vibrar con el anhelo de cambiar la sociedad desde el actuar colectivo, desde el hacer en común.  En el fondo, abandonaron históricas y necesarias banderas para convertirse en administradores del modelo heredado de Pinochet. Ese económico, valórico, social, político, en el fondo, institucional.

No hay nada más triste que un político que deja de soñar y deviene en funcionario, en un ser funcional a batallas ajenas. Cuando tal ocurre, aunque esté en el poder, no será más que el mayordomo de ideales de otras causas, de otros patrones.

Que no nos hablen de fanatismo. Porque el peor de todos es el que anuncia la inmutabilidad de la realidad. Chile fue elprimer país en abolir completamente la esclavitud en su Constitución de1833.  Fue el primero, también, en el cual un socialista llegó al poder por mandato de las urnas. Y, aunque nos pese a muchos, fue elprimero donde se aplicó con ortodoxia, cual laboratorio, el modelo neoliberal de Milton Friedman y sus Chicago boys.

Ante tal escenario, y sin dejo alguno de chovinismo, ¿por qué no pensar que podría ser esta la ocasión de marcar la pauta en la generación de un proceso constituyente democrático, utilizando todos los elementos que nos entrega la modernidad, como ya se hizo en Islandia?

Que la globalización no sirva sólo para hacer negocios y explotar comunidades y recursos naturales, es algo que se viene planteando desde hace mucho. Es extraño que existan aún políticos chilenos que se sientan cómodos con el solo hecho de administrar y relatar la historia.

Sintámonos afortunados de que todavía queden ciudadanos cuyo principal afán en esta hora crucial sea escribirla.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

El petitorio expresado por los dirigentes de la zona norte, apuntan básicamente hacia obtener mayores recursos para congelar el precio del petróleo por más tiempo
+VER MÁS
#Economía

Respeto al diálogo

El Estado y el mercado deben tener una importancia relevante equitativa en el sistema democrático; ninguno de estas dos esferas, debe hacerse con todo el poder político-económico, como sucede bajo el neo ...
+VER MÁS
#Economía

Chile y Suecia, neoliberalismo en dos tiempos: algunas enseñanzas

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática