#Política

Realmente, ¿usted elige?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
El intenso debate que generó el homenaje de Krassnoff y la participación del alcalde Labbé en estos hechos lleva a preguntarse: ¿Quiénes votaron por Labbé, lo hicieron conscientes de su ideología política y moral? Si a este hecho, sumamos el debate sobre inscripción automática y voto voluntario,  se hace interesante cuestionar cómo opera el sistema de elección de un candidato.
 
Digo “opera” porque al igual que cirujanos, los partidos políticos buscan a los candidatos y los lanzan a determinadas regiones, comunas e inclusive el país para ganar posicionamiento y poder en la sociedad que “todos” queremos construir pero con la influencia de ellos. En este sentido, quiénes pretendamos que la política sea la representación misma y pura de los ideales de una sociedad buscando el crecimiento y expansión de esta, no viendo que toda candidatura viene amarrada, conversada, estudiada y discutida desde el interior de las sedes para conseguir la elección, estamos totalmente equivocados. Equivocados porque lo primero es un anhelo, totalmente válido e indiscutible; y lo segundo es la realidad con la cual funcionan todos los sistemas políticos.
 
Piense en esto. Usted tiene una visión de la vida validada en la constante toma de decisiones que día a día realiza sobre lo que le parece bueno, tanto para usted como para su entorno. Esta postura “hacia la vida” lo inclina hacia una tendencia política que está enmarcada en un partido y usted decide si participar o no de este (la gran mayoría de los chilenos no lo hace). Este partido, a través de elecciones internas, elige a la directiva que lo representa. El partido compuesto por personas que se “acercan” a su visión de la vida no se sustenta solo por la adhesión de militantes, sino también por la influencia que tiene en las decisiones de las instituciones ciudadanas. Estas decisiones deben ser manifestadas, y como no pueden ser manifestadas por usted personalmente, el partido que representa su visión de la vida debe proporcionarle un candidato que lo haga.
 
Este candidato debiera salir desde el interior de este partido (para no romper el hilo conductor de representación sobre su visión de la vida), pero aquí es donde se produce la ruptura. Este candidato no surge de elecciones en las que usted participa, sino que sale del estudio que hace la dirección del partido sobre quién debe representar su visión de la vida pero además pueda captar la atención de quienes no la comparten, sin dejar de lado los ideales del partido. ¿Por qué? Porque como esta explicado antes, los partidos no se sustentan solo de la adhesión, sino también en la influencia transformada en poder, y esto se consigue con el voto. ¿Qué ganaría un partido teniendo dos millones de adherentes y ningún puesto en una institución de gobierno ciudadana? Nada, porque esos dos millones de adherentes ven como la ciudadanía va encaminada hacia una visión de vida que no comparten.
 
Estas tendencias políticas, aglomeradas en partidos, captan, seleccionan e imponen un candidato para que “represente” nuestra visión de la vida, y lo único que usted y yo hacemos es elegir…o seleccionar a alguien preestablecido en una decisión interna del partido, el cuál representando a estas alturas más o menos su visión de la vida, toma la decisión y se la comparte para que usted la elija sin posibilidad de decidir entre dos o más candidatos o representantes.
 
Entonces, ¿es usted quién elige como quiere que se lleven los hilos del país, desde las alcaldías hasta la Moneda? Y éstas, ¿representan su visión de la vida? Si la mayoría absoluta de los ciudadanos no participamos o militamos de un partido político, me parece que no.
 
Esta es una lucha silenciosa sobre hacia donde encaminamos nuestra sociedad y cómo la “influimos” hacia nuestra visión de la vida, pero sin participación en partidos políticos o con la nula representación de estos, seguiremos en la misma crisis. ¿Quién podría estar de acuerdo con lo que paso en Providencia? Bueno, pregúntenles a los concejales que fueron “elegidos” por la comuna, para desempeñar la función de fiscalización del trabajo del alcalde y desarrollo de la comuna.
————–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador