#Política

Racismo sólo para mapuches

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El estado chileno arrastra un conflicto político con el Pueblo/Nación mapuche desde hace más de un siglo, tal como lo han reconocido diversas comisiones nacionales y lo han corroborado visitadores de derechos humanos de la ONU en diversos momentos. El estado chileno, persistente y obstinado en su negativa a abordar políticamente las legítimas demandas mapuche, ha optado por una estrategia de judicializar y criminalizar toda búsqueda de reconocimiento de derechos de este Pueblo/Nación. Resultado a esa violencia, más violencia.


Nuevamente, es necesario hacer un llamado al gobierno sobre la necesidad de avanzar hacia una real voluntad de abordar políticamente las demandas por reconocimiento, territorio y autodeterminación del Pueblo/Nación Mapuche.

Al contexto favorable para la violencia propiciado por la estrategia policial del estado, hay que sumar las nada amigables industrias que se apropian del territorio para sus fines económicos, dejando a su paso pobreza, contaminación, agotamiento de las aguas, enfrentamiento entre comunidades y un suelo y mar agotado y desertificado. Pero esto no es todo. Estos últimos meses han dejado en evidencia uno de los propulsores de esta violencia, que por lo general es invisibilizado por los medios de comunicación que se obnubilan con algún camión ardiendo: el racismo.

Esto es lo que está detrás de violencias gratuitas e injustificadas, como las que sufrió Lorenza Cayuan, quien estando sedada para dar a luz fue engrillada a la camilla; o Brandon Hernández Huentecol, un menor de edad sin antecedente delictual ni vínculo con organización peligrosa para el estado, en un control de identidad recibió de parte de personal del GOPE cien perdigones en su cadera por “accidente” – que supone, o haber desactivado por “accidente” cuatro mecanismos de seguridad del arma, o bien, haber estado con el arma lista para disparar en un contexto de tranquilidad; o finalmente, los disparos efectuados por personal del GOPE que hirieron gravemente a Renato Lincopan Cona y Jorge Colil, quienes ni portaban armas ni habían participado en ilícito alguno. Todas estas agresiones, que expresan muchas otras gratuitas e injustificadas, parecen movidas por el odio más que por un afán de traer seguridad u orden al territorio. Los últimos acontecimientos violentos en contra de personas mapuche parecieran responder a un racismo aguijoneado que suda odio. No hay paz posible por esa vía.
Mapuches y chilenos hastiados y cansados de la violencia racista se han congregado en distintas localidades de territorio mapuche para exigir el término de esta situación. Manifestaciones absolutamente pacíficas, como la ocurrida en Tirúa el 27 de diciembre del año 2016, pero también muchas otras, han sido cubiertas por fuerzas del Gope de modo absolutamente desproporcionado, propiciando dinámicas contrarias a la construcción de paz y seguridad en Wallmapu. No así, de la generación de odio y extremismo.

El racismo que existe en nuestro país y que largamente han padecido nuestros hermanos y hermanas mapuche, se expresa también en las últimas acciones policiales ejercidas contra personas mapuche en los casos expuestos. Situación triste e injusta, pero ante todo peligrosa en la medida que tal racismo pueda estar siendo azuzado formativamente con fines estratégicos y de eficacia en el combate contra la violencia rural – término con el cuál se ha buscado invisibilizar las legítimas demandas políticas del Pueblo/Nación mapuche.

Nuevamente, es necesario hacer un llamado al gobierno sobre la necesidad de avanzar hacia una real voluntad de abordar políticamente las demandas por reconocimiento, territorio y autodeterminación del Pueblo/Nación Mapuche. Una oportunidad única tienen los gobernantes chilenos de iniciar una transformación profunda en nuestra convivencia. Un estado que en un marco plurinacional reconozca al Pueblo/Nación Mapuche y decida acabar con toda forma de racismo. Un primer paso, acabar con la desproporcionada presencia en el territorio de Fuerzas Especiales, armamento y vehículos más propicios para una guerra que para traer paz y seguridad a este territorio. Un segundo paso, capacitación en derechos humanos a los contingentes policiales que envían al territorio. Y tercero una política de estado en relación al territorio que esté mas cerca del respeto al medioambiente y el derecho de quienes vivimos aquí a decidir sobre el territorio.

Por David Soto sj
Miembro comunidad jesuita de Tirúa

TAGS: #ConflictoMapuche #Mapuche

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
reconocimiento, territorio y autodeterminación

22 de enero

son tres palabras fuertes. Demasiado fuertes para un estado secuestrado por la mafia política y económica. Más podría esperarse que la luna salga de día y que el sol de noche, antes que seamos una nación que conceda reconocimiento, territorio y autodeterminación a una nación que fue invadida, conquistada y colonizada, haya sido esto justo o no.

Basta apenas un cuarto de medio dedo de frente para predecirlo o para darse cuenta de ello. Ir en dirección contraria a lo que hace el Estado, o la mafia que gobierna, es como dar coces contra el aguijón.

Pedirle al gobierno que retire su armamento bélico de la zona también parece inútil. Otros piden que sea enviado. Personas que producen alguna clase de impuesto o coima que paga puestos políticos piden orden ante el caos que producen las invasiones mapuches.

Reconocimiento, territorio y autodeterminación son tres palabras que no encierran una propuesta más acabada en la que la gente pueda creer, o con la que partir para implementar algo.

Una cosa que creo que sería posible en democracia, si esta existiera, si acaso la ciudadanía tomara el poder político de su nación, es discutir qué se hace y cómo. Tal vez una primera medida sea compartir el poder de alguna forma, pensando en que la araucanía podría tener autoridades mapuches.

Esto podría partir con la organización del pueblo mapuche de manera que tenga representantes reconocidos por el Estado para operar proyectos de mediación que sean factibles y no sólo quimeras…

El Burrito

27 de enero

cierto es que la etnia mapuche de la cual orgullosamente llevo sangre (pero aclaro, etnia, no somos nacion ni pueblo, somos parte de chile, de hecho, la parte mas autoctona de este pais) ha sufrido una discriminacion a lo largo de los años, historicamente y partiendo por los españoles

El tema no es si esta discriminacion es buena o mala, obivamente es algo malo, el tema es lo lucrativa que resulta. Cuando vas a una comunidad mapuche a diferencia de lo que los medios hacen creer, no ves arsenales de armas y explosivos y gente recibiendo un entrenamiento paramilitar, lo unico que ves es a gente humilde tratando de sobrellevar el dia a dia, lo que no quita que si hayan mapuches que se vendan a los extremistas de izquierda y derecha, pero esos NO representan a todos los mapuches ni por asomo

pero cuando logras ver la cantidad de seguros involucrados, lo conveniente que resulta comprar terrenos atacados por “terroristas mapuches” y por cierto, lo conveniente que dichos “terroristas” sean todos de la misma etnia y en el mismo sector lleno de naturaleza pura y nativa con altas expectativas turisticas y riquezas varias pues que mejor que aquellos “benevolentes heroes” que vienen a “civilizar” la zona, y si , es cierto, el progreso es inminente, el problema es cuando viene manchado de sangre y plomo, nuestros politicos son corruptos, izquierda o derecha solo quieren llenar sus bolsillos y no les importan los habitantes originales de esta tierra, mucho menos sus derechos

29 de enero

¿Territorio? El territorio pertenece y pertenecerá Chile por siempre, sin excepciones.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad