#Política

Quiero ser Presidente

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ad portas de unos nuevos procesos electorales en nuestro país, han surgido serias interrogantes acerca de la idoneidad de aquellos individuos que representen las voluntades de cada uno de los integrantes de nuestra sociedad. Para este año, se deben elegir representantes en el Congreso, y lo más importante, quién será el hombre o la mujer que rija los destinos de Chile por los próximos cuatro años.

No obstante la discusión que pudiese recaer sobre los múltiples candidatos que pretenden hacerse de un puesto en la Cámara baja y el Senado, para el cargo de Presidente de la República, al parecer, hay más interesados de los que uno pensaría, puesto que, en su fuero interno, muchos se sienten idóneos y capacitados para asumir tan importante función, aun cuando algunos ya quedaron en el camino y no precisamente aquellos con menos méritos. Es así que, representando a los diversos conglomerados, contamos al menos de quince, y seguramente me quedo corto, candidatos que en un momento declararon que irían a primarias o derechamente a primera vuelta. 


«Los ciudadanos, por nuestra parte, tenemos el deber de revisar entre los candidatos que hay, si alguno las cumple, de modo que a la hora de concurrir a las urnas no perdamos el voto en quien no lo merece ni está apto para gobernar. «

Se podría sostener que para el tamaño de la población, diecisiete millones aproximadamente no resulta un número excesivo, aun cuando dicho porcentaje aumenta bastante si consideramos solo el universo electoral que bordea alrededor de trece millones de votantes.

Sin perjuicio de lo anterior, el comentario va dirigido a otro aspecto, uno que, me da la impresión, se considera poco, cual es: ¿Qué tan difícil es calificar para ser candidato a la Presidencia de la República? Para determinarlo, debemos buscar cuáles son los requisitos que se exigen para serlo. Ellos los encontramos en la Constitución Política, que en su artículo 25 nos indica: 1. Nacionalidad chilena; 2. 35 años cumplidos y, 3. Tener la calidad de ciudadano. Como vemos, no es mucho lo que se pide, ni siquiera exigencias de escolaridad. De ahí que algunos sostengan y otros repitan sin pensar, que ese es uno de los elementos fundamentales de la democracia, “cualquiera” puede ser presidente de la república.

¿Es válida esa afirmación? ¿es esto tan así? ¿Verdaderamente fue lo que se quiso al establecerlo de esa forma nuestra Carta fundamental? Tiendo a pensar que no, una vez más, equivocadamente por cierto, se pretende que a través de cierto lenguaje y simbología, dejemos clara nuestra vocación democrática, que mejor para propugnar la igualdad, decir que en esa materia no hay privilegiados, nadie está por encima de otro. Por ello resulta extraño, en ese contexto, que se haya establecido un límite de edad, al parecer ahí sí se pensó que se requería una mínima experiencia, de haber vivido al menos 35 años. Las demás exigencias o estándares necesarios, se dejaron entregados al criterio de quienes debían elegir a los postulantes y a los que posteriormente debían votar por ellos.

Así como los candidatos creen en su fuero interno que están capacitados para ser presidente, en el mío, creo que para ser presidente de Chile se requiere algo más que una buena apariencia, una sonrisa agradable o bien, tener “ángel”, y ahora último, como hemos visto, declararse “no político”. Creer que solo basta ello, simplemente es no entender qué significa gobernar un país, y si lo saben, es menospreciar a sus compatriotas pensando que podemos ser embaucados con candidatos sin aptitudes, dueños de frases y ademanes populistas, con una larga lista de lo que se quiere, aunque no digan cómo obtenerlo, pues, en definitiva, lo que interesa es llegar al poder a como de lugar, para luego, una vez allí mantenerse lo más que se pueda y usufructuar del Estado, que es lo mismo que hacerlo de cada uno de nosotros, solapadamente por cierto.

Lo real, es que gobernar un país y nuestro Chile en particular, no es una tarea menor, son múltiples los temas que se deben abordar, economía, salud, delincuencia, empleo, educación, vivienda, pensiones y tantas otras. Las materias que se tienen que manejar son muchas más de las que se deben asumir en cualquiera de las grandes empresas o instituciones que funcionan a lo largo y ancho del mundo por complejas que ellas sean. Nuestros gobernantes, asesorados obviamente, por quienes debiesen ser especialistas en las funciones que les correspondan, que en la práctica se traducen en los distintos ministerios y subsecretarías, (cabe aquí preguntarse si ello ocurre regularmente), deben analizar y resolver de tal manera que lo que se decida sea lo más adecuado para el país y su gente tomando en cuenta los diversos factores que concurren para ello, y que, él o ella, debe depurar luego de escuchar diversas opiniones y planteamientos. Pero, quien decide es solo el presidente, no caben aquí delegaciones de atribuciones ni lavadas de mano, plasmadas en frases tales como “yo pensaba distinto”, “tuve el instinto que no era bueno”, “esto venía de antes”.

 ¿Puede entonces cualquier persona, reuniendo solo los requisitos que pide la Constitución, estar capacitada para gobernar Chile?

Estimo rotundamente que no. Si queremos lo mejor para Chile tenemos que pensar en grande y también exigir lo mejor. Se requiere para gobernar una persona excepcional y no “cualquier” persona, debemos ser exigentes y no quedarnos con la carátula.

Debemos en consecuencia exigir para ser candidato:

1.- Honestidad

2.- Liderazgo

3.- Vocación de servicio público

4.- Responsabilidad

5.- Experiencia

6.- Conocimiento

7.- Éxito

8.- Criterio

9.- Humildad

10.- Primero Chile

11.- Segundo Chile

12.- Tercero Chile, y así, indefinidamente.

Así, los candidatos y futuros candidatos, que no califican con las exigencias, aun cuando solo sea una la que les falte, los invito a trabajar en los atributos de la lista, o bien, si no quieren o no pueden, hacerse un lado. Los ciudadanos, por nuestra parte, tenemos el deber de revisar entre los candidatos que hay, si alguno las cumple, de modo que a la hora de concurrir a las urnas no perdamos el voto en quien no lo merece ni está apto para gobernar. Si nos equivocamos, ya hemos visto, las consecuencias son nefastas y de muy difícil y larga solución. De nosotros depende.

TAGS: #Elecciones2017 #EleccionesPresidenciales Constitución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

08 de junio

Julian, ahí no estan las diferencias, todos tenemos o decimos tener ese propósito, todos los candidatos se muestran con esas caracteristicas. La cuestion es desenmascarar los que no son como se muestran, la cuestion es darse cuenta a donde nos conducirá cada candidato en caso de ser elegido, la cuestion es que realmente nos importe a quien elegimos, la cuestion es que conoscamos los peligros de votar equivocado antes de votar, o sea aprendamos a identificar los mensajes que nos previenen de lo malo y de lo bueno. He buscado por mucho tiempor estos mensajes que toquen hondo, he hecho yo mismo algunos videos, y por fin encontré algo con lo que quedé impactado, un certero discurso hecho por una linda chiquilla centroamericana que sí logra llegar a esta profundidad por fin. Lo comparto por si te interesa.

Saludos

10 de junio

Comparto tu alcance, José Luis. En efecto, puede ocurrir que los candidatos se «sientan» capacitados o realmente creen que cumplen de forma legítima los requisitos, arbitrarios por cierto, que señalé en la columna. Lo importante es «desenmascarar» a aquellos que dicen querer lo mejor para Chile y no lo quieren, sea porque en realidad los impulsa el interés individual, o bien, desean perpetuarse en el poder sin advertir el daño que pueden provocar.

He visto y leído videos y artículos de Gloria con Axel K. Apuntan precisamente al populista que persigue sus propios intereses.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?