#Política

¿Quién es Roberto Ampuero?

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen


Él, que estuvo de ministro de Cultura en un gobierno junto a muchos quienes participaron de la dictadura de Pinochet y aún no sienten ni el menor remordimiento.

Roberto Ampuero habló. O, mejor dicho, está hablando. Habla en todo momento, y no para de contar su experiencia en la República Democrática Alemana. Es como si hubiese vivido siglos ahí. Como si toda su vida hubiera sido solamente desarrollada en ese lugar que cambió para siempre la forma en que piensa.

Es que para él, según cuenta, la experiencia fue algo trascendental, algo que cruzó su existencia. El autoritarismo, la represión y las muertes lo convirtieron en lo que es. Ahora la pregunta es ¿quién es Roberto Ampuero? No lo sabemos muy bien.

Él dice que hoy es un liberal. Lo dice hasta el cansancio. Como también dice estar en contra de todas las dictaduras, de todos los regímenes autoritarios, aunque solamente se centra en un tipo: en los de izquierda. En los que le cambiaron la vida, recuerden. En los que lo motivaron a escribir libros menores, pero vendidos.

Roberto Ampuero llegó a la derecha como un salvador. Un salvador cultural que cuestiona un mundo que a ese sector le interesa cuestionar para así evadir sus responsabilidades: el de las dictaduras comunistas. Sin ir más lejos, en un programa de debate político dejó frases que a todo el sector encantaron. Cosas como que todavía había una idealización de las tiranías de aquellos años y que faltaba un reconocimiento. Sí, él lo dijo. Él, que estuvo de ministro de Cultura en un gobierno junto a muchos quienes participaron de la dictadura de Pinochet y aún no sienten ni el menor remordimiento. En fin.

Es interesante analizar el discurso de Ampuero y el de una derecha que celebra la llegada de la democracia en una parte de Alemania, pero los 5 de octubre se queda callada, como si esa fecha hubiera sido un día más en el calendario y no la derrota de un dictador. Resulta curioso que recuerden solamente el muro de Berlín y no digan nada del que estableció Israel. Y que hablen de la falta de democracia de países con un partido dominante sin mencionar a China, lugar en el que hacen negocios lo más placenteramente sin que la conciencia se les remueva ni un poco. Es curioso, aunque, para ser sinceros, no lo es tanto.

Lo que llama la atención también en las declaraciones de Ampuero, es la poca rigurosidad histórica. El nulo reconocimiento de que en Chile, la izquierda -salvo algunos afiebrados que destiñen el paisaje con sus discursos añejos-, entendió hace años que la manera de llevar a cabo las reformas sociales no era el autoritarismo. Y, sobre todo, aprendió a golpes que en política lo primero es la responsabilidad y la concreción de proyectos serios. Aunque, si somos más estrictos, nunca lo dudó. En Chile el gran proyecto socialista derribado por el golpe de Pinochet nunca puso en juego las instituciones democráticas, porque Allende antes que revolucionario era republicano y profundamente creyente en las llamadas “instituciones burguesas”.

Frente a esto, las palabras del escritor parecen más que nada frases al viento que un examen realmente a conciencia de lo que ha pasado históricamente. Es una manera de justificar su nueva tendencia política más que un real análisis de la Guerra Fía, esa que habita en su mente convirtiendo cada uno de sus pensamientos, de manera indiscriminada, en un panfleto capitalista bastante vergonzoso.

El problema no es que el escritor haya visto el horror que claramente existió en dictaduras de la crueldad de las comunistas, ni menos que haya cambiado de parecer ideológico, sino que no sea coherente con lo que busca exponer y no condene por igual la violencia, convirtiendo la promoción de su libro en un debate que se hizo hace años atrás y al que la derecha, como es de costumbre, llegó tarde por haber estado haciendo política de una manera sumamente onanista.

TAGS: #Derecha Roberto Ampuero

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Benjamin

11 de noviembre

El muro de Israel es para q no ingresen terroristas. El muro de Berlin era para q no se arranquen sus ciudadanos del paraiso socialista. Gran diferencia.

Hernan

13 de noviembre

Me da la impresión de que fue una columna sólo para pelar a Ampuero, faltó mencionar que él arrancó una vez llegada la dictadura, estuvo en Cuba y en la RDA, da la impresión de que el columnista desease que la derecha no existiera, sino que todos tuviésemos el mismo pensamiento y que el hecho de haber apoyado una dictadura condenaría para siempre a una persona. ( 3.500.000 de personas que votaron por el Si, según el criterio del columnista no deberían trabajar entonces ) Por mi parte agradezco que aparezca gente con algún grado de capacidad de debate en la derecha, por último la impresión personal de alguien no es igual a análisis objetivo, ni nunca lo será. Le suena Matilde Ladrón de Guevara?

Santiago Frings

15 de noviembre

Me llama la atención que se rasguen vestiduras porque “la derecha tiene un salvador cultural”. En un mercado editorial dominado por gente que tiene a los papitos en el gobierno y a toda una familia apitutada en el rubro artístico, eso debería importar poquísimo.

servallas

18 de noviembre

¿que trata de decir este autor?, no le gusta Ampuero, lo ataca, lo cuestiona, ¿pero que aporta con eso?, se trata de una persona inteligente que se dio cuenta que estaba equivocado y nada más, pero además de paso ataca a Israel ¿ es ese el verdadero target del comentario?. curioso.
Quizás sea bueno recordar a este autor que para el 73 estaban todos afiebrados, no solo “algunos” aquí y en toda sudamerica, había algo que se llamaba la guerra fria, que aquí y en muchas partes del orbe fue bastante caliente.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica