#Política

¿Qué dirían San Alberto Hurtado y Raúl Silva Henríquez hoy por Aysén?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Luego de muchos días de seguir las transmisiones de Radio Santa María en Aysén, producto de los acontecimientos de estos días, una opinión no dejó de dar vueltas en mi mente: don José, un hombre que se denota humilde y esforzado trabajador,  plantea que las Escrituras nos enseñan a poner la otra mejilla cuando el otro agrede. Aysén siempre la ha puesto, desde el principio, cuando recién se negociaba antes de tan tremenda explosión. La respuesta: más y más carabineros en las calles (ahora comprendo, la promesa de campaña era cierta).
 
Para no marear, esta vez se hablará desde el amor y lo que plantea la doctrina social de la Iglesia. Para efectos de esta línea argumental, quisiera fundir las ideas de San Alberto Hurtado y del Cardenal Silva Henríquez, dos actores que pueden representar las demandas en Aysén.
 
El primero, fuera de todos los títulos terrestres, fue uno de los más grandes sindicalistas del siglo pasado y un luchador social admirable. Reproduzco textual: “Predicar sólo la resignación y la caridad frente a los grandes dolores humanos sería cubrir la injusticia. Resignación y caridad hemos de predicarlas siempre, pero simultáneamente el deber de luchar, con todos los medios justos, para obtener la justicia”. Por otra parte, señala que “el alejamiento obrero de la vida religiosa obedece en gran parte a su preocupación absorbente por la lucha por la vida. Lo primero que les interesa a ellos es cómo dar de comer a sus hijos y a su mujer, cómo luchar contra el alza incesante de la vida, cómo asegurarse una relativa tranquilidad en la vejez que se les viene encima”.
 
Espero se me perdone la licencia, pero pucha que nos hace falta el Cardenal Silva Henríquez, que en tres tiempos hubiese puesto su persona para dialogar, con ese carácter firme y esas convicciones que hasta hoy provocan admiración. “Nuestro pueblo no cree en la violencia ni acepta a los que preconizan el odio. Recibe con agrado todo llamamiento a la reconciliación; está dispuesto generosamente al perdón y al olvido, aun en las situaciones humanamente más  dolorosas. A este pueblo humilde tan querido deseo hoy decirle, como Pastor de la Iglesia, mi respeto y  mi cariño. Siempre ha tenido y  tiene algo que enseñarme. En sus  manos he visto las  huellas  de Dios Creador. En su cansancio y  dolor, una prolongación de la Cruz  de Cristo Salvador. En su solidaridad admirable, en su alegría, en su paz, una presencia del Espíritu de Jesús resucitado”.
 
Señala, además, que: “Andar mil pasos con el que nos  obligaba a dar cien; dar también la capa a quien nos pide la túnica; presentar la otra mejilla para extinguir el odio en quien nos hiere injustamente; morir por la redención de los que nos odian y maldicen, dándoles  todo lo que somos  y  tenemos, para que en sus almas  nazcan el amor y  la bondad, son las  bases  de un cambio trascendental en nuestro mundo. Son los fundamentos  únicos de la Resurrección gloriosa de la Humanidad que hoy, más que nunca, está sedienta de Justicia, de Amor y de Paz”.
 
No son los rotos los que se han levantado en voz y acción contra el poder central, sino quienes han sembrado entre lágrimas durante años los que están hablando hoy. Vivir en el sur ya es duro, pero en Aysén es más crudo aún, con un costo de vida elevadísimo y una humildad ante todo que sorprende. Creo que es momento de que el Estado de Chile escuche lo que piden y de respuestas a sus legítimas demandas.
 
El Alma de Chile conoce qué es el perdón y el arrepentimiento y sabe perdonar cuando oye la palabra sincera. Para perdonar hay que hacer gestos y Aysén los ha puesto de sobra en la mesa. Antes de caer en la desesperación es mejor escuchar, resolver las injusticias y sólo así llegará el tan anhelado orden público. Porque “eso es conocerme: hacer justicia al pobre y desvalido”. (Jeremías 22,16).
 
Es de esperar que el gobierno no se aproveche de que esa comunidad humilde ha ofrecido mil pasos, la túnica y ambas mejillas por solucionar el conflicto. Parece que se está esperando que también ofrezca una vida.
———–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Las elecciones al Parlamento Europeo son un caso ejemplar del impacto de tres tendencias que observamos en elecciones recientes: el aumento de la indecisión entre los electores; la tendencia alcista de fue ...
+VER MÁS
#Política

Autochequeo ideológico contra la desinformación

En poco tiempo de mandato, el gobierno viene acumulando una cadena interminable de errores que hasta sobrepasa las peores previsiones que se tenían sobre él
+VER MÁS
#Internacional

Un país movilizado contra la barbarie

Los Recursos Educativos Abiertos aparecen como una oportunidad para democratizar la educación en Chile, entregar calidad en los procesos de enseñanza y aprendizaje, ampliar la cobertura de contenidos de a ...
+VER MÁS
#Educación

Recursos Abiertos Educativos: un lugar para el aprendizaje inclusivo

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador