#Política

PSU: Tropezando N veces con la misma piedra

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Nadie ignora que la educación chilena vive un largo estado de coma, conectada a un respirador artificial, como cortesía de 38 años de políticas basadas en el principio de la “libre competencia”. Este principio -patente en las políticas del Mineduc (Ministerio de Educación) de los años de la dictadura, en el fiasco de la jornada escolar completa de Frei, en el negociado de los créditos con aval del Estado de Lagos y hasta en la LGE (Ley General de Educación) de Bachelet, se parece al 2º principio de la termodinámica: Incomprensible pero inevitable.

Lavín continúa la tarea de sus predecesores bajo la mirada experta de Harald Bayer y de José Joaquín Brunner, cabecillas del CEP (Cheek, Earnings & Profits).

La PSU es el mejor indicador de la agonía de la educación chilena. Este índice que califica el saber de quienes cursaron la enseñanza secundaria, adolece de algunos defectos. Partiendo, mete en el mismo saco a los egresados de colegios públicos, subvencionados y privados con un criterio de igualdad solo aparente. Mide un pretendido nivel de conocimientos, dejando de lado cualquier otro tipo de habilidad o de talento.

En esa olimpiada corren rencos, curcos y tullidos, lisiados por la educación para menesterosos, junto a jóvenes entrenados por los Mourinho de la educación para los poderosos. Es insensato hacer competir a unos y otros. Estudiantes pobres versus estudiantes ricos, ¿quién va a ganar? ¡El suspenso es terrible!

Mientras el Estado, administrado bajo la lógica del mercado, mira para el otro lado. La PSU deviene así en otro instrumento de segregación, intensificando el elitismo de las universidades tradicionales. El 66% de los puntajes nacionales de la PSU 2011 proviene de colegios privados. Unos pocos de colegios públicos como el Instituto Nacional o el Liceo Lastarria. Todos, o casi todos, optan por estudiar en la Universidad Católica o en la Universidad de Chile. El resto debe conformarse con universidades que pierden la decencia cuando se lanzan a la caza de los estudiantes, en una suerte de oferta de saldos de fin de temporada.

Además de instrumento de segregación, la PSU tiene una carga ideológica innegable. Es una barrera inmensa, que sólo pueden franquear quienes gozan de una situación de privilegio social, cultural y económico. Los estudiantes que no cuentan con las condiciones básicas para un desarrollo pleno y mucho menos de algún privilegio, quedan fuera. La PSU filtra a los que tienen mayor acumulación de conocimientos, y elimina a los que no los tienen. Puerta abierta para los primeros. Los demás a formar parte de la clientela cautiva del jugoso y rentable mercado de la educación tarifada.

El tema del acceso es central, porque la educación tiene un valor sustancial en procesos sociales como la democratización, la participación y la conciencia ciudadana. Y por cierto en el desarrollo social y económico del país. La cuestión del acceso a la educación pone en evidencia aspectos ideológicos, porque la igualdad de oportunidades es sólo un elemento discursivo falaz, pues representa una amenaza para la hegemonía de la elite.

Democratizar el acceso a la educación -en todos sus niveles- implica la democratización de todos los aspectos de la vida en sociedad. En Uruguay -pequeño país de 6 millones de habitantes-, la Universidad de la República, catalogada como una de las mejores de Latinoamérica, practica una política de acceso universal y libre a todos quienes deseen ingresar. En Uruguay la enseñanza es gratuita en todos los niveles, incluso en los postgrados. También existe un Fondo Solidario, uno de verdad, que le ofrece becas a los estudiantes del interior del país para que puedan frecuentar la Universidad de la República. “La Universidad” como la llaman en Uruguay, es gratuita y autónoma, y cualquier uruguayo puede acceder a ella bajo las premisas que garantizan la democratización de la enseñanza universitaria. En Uruguay coexisten una rica cultura, una democracia efectiva y una intensa vida intelectual, entre tantas otras bondades que caracterizan a ese país. No hay ghettos ni para ricos ni para pobres en el ámbito educacional: Todos se cruzan en los patios de los colegios o en el campus de la Universidad, contribuyendo así al desarrollo de una sociedad armónica, sin las tensiones que conocemos en Chile entre los de arriba y los de abajo.

En materia de educación debemos exigir que el acceso a la universidad sea universal, democrático y gratuito para todos. La Usach (Universidad de Santiago) ha dado un paso en ese sentido, creando el propedéutico que selecciona a los mejores estudiantes de un grupo de colegios pobres, para que ingresen a bachillerato en esta casa de estudios. Pero no es suficiente. La educación integral -que va de la sala cuna a la universidad-, debe ser pública, laica y gratuita, como ya fue el caso en el Chile que ostentó alguna vez la calidad de República.

En este tema, como en tantos otros, existe el freno de la Constitución antidemocrática e ilegítima aún en vigor. De ahí que sea de imperiosa necesidad movilizarnos por una Asamblea Constituyente. Para dotarnos de una Constitución de la que podamos sentirnos orgullosos. Una que le devuelva al pueblo de Chile su calidad de único Soberano, condición imprescindible si queremos construir el sistema educacional que Chile necesita.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Macri centró sus dardos en la corrupción olvidando dos cosas. Una, que la corrupción no es un elemento diferenciador porque la ciudadanía asume que todos están corruptos
+VER MÁS
#Internacional

No llores por mí Argentina

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11