#Política

#ProcesoConstituyente: Acoplar Contenidos y Mecanismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El “proceso constituyente” anunciado por la Presidenta Michelle Bachelet, para elaborar una Nueva Constitución,  ha encontrado ciertos reparos de forma y de fondo. La derecha optó por impugnar globalmente la iniciativa. Sin embargo, los cuestionamientos a la modalidad deliberativa y a los tiempos del proceso hechos por partidarios de un cambio constitucional, deberían ser escuchados por el Ejecutivo.


Separar los temas que tienen que ver con el cómo del debate sobre el qué, es darle a la derecha motivos para seguir esgrimiendo argumentos que solo pretenden confundir a la opinión pública, verbigracia: incertidumbre e improvisación.

En una sociedad democrática las constituciones no pueden ser pétreas ni inmodificables. Como todo marco regulatorio debe estar abierto a rectificaciones o modificaciones para cambiar normas que un sector mayoritario de la población perciba como sesgadas y, por tanto, generan asimetrías o desequilibrios sociales y políticos. Por consiguiente, en la perspectiva de una buena gobernanza, es necesario buscar un consenso para establecer un nuevo marco regulatorio, más tangible, para la vida en común.

Las encuestas muestran que la ciudadanía, mayoritariamente, respalda un cambio constitucional. Según la Encuesta de Desarrollo Humano realizada en 2013, el 76,2% de los entrevistados considera que es muy importante o bastante importante hacer cambios a la Constitución (PNUD, 2015). Un sondeo de Cadem,  mostró que un 71% está de acuerdo que Chile necesita una nueva Carta Fundamental. En tanto, una encuesta reciente de Chile 21 sitúa el cambio a la Constitución con 78% de apoyo.

Es por ello que este debate no puede seguir postergándose. Hoy adquiere una relevancia mayor la forma de organizar el Estado y sus distintos poderes para posibilitar una mejor convivencia social y política, más integradora, con un marco normativo que incida en la búsqueda de valores compartidos para potenciarnos como país y para dirimir sin conflictos traumáticos las ineludibles diferencias y discrepancias que conlleva el desarrollo social, económico y político en una sociedad moderna.

Sin embargo, la propuesta presidencial, al no acoplar simultáneamente, los contenidos con el procedimiento, genera reparos. Un debate racional requiere una focalización del tema en su integralidad, combinando, por ende, el cómo del mecanismo y las ideas matrices que se postulan. Gatillaría, además, una mayor participación ciudadana al constatarse que existen los espacios “incidentales” para hacer valer sus puntos de vista, ampliando los marcos del debate más allá del mecanismo. Asimismo, esclarecería el escenario y desvirtuaría con ello los cuestionamientos hechos por la derecha que solo pretende oscurecer y bloquear el debate sobre las bases esenciales de una nueva Carta Fundamental.

Los temas sustantivos que deberían conformar la nueva Carta Magna no se pueden esquivar en este “proceso constituyente”, puesto que circunscribir la discusión constitucional al mecanismo restringe el debate exclusivamente al cómo y relega a un segundo plano los temas relacionados con los principios y las bases de la nueva institucionalidad; elementos esenciales que deben ser conocidos, comprendidos y analizados en forma informada y crítica por la ciudadanía.

Existen propuestas concretas sobre el contenido de la nueva Constitución, en temas muy relevantes -como se expresa en el propio programa de Bachelet de 2013– a ello debiésemos sumar las innumerables propuestas y debates que en ambas cámaras del Congreso se han dado en los últimos años en materia constitucional, lo lógico, entonces, es introducirlas al debate en esta fase de “diálogos ciudadanos” –instancias que proveerían los  insumos para que la Presidenta proponga un proyecto de Nueva Constitución al Congreso a inicios del segundo semestre de 2017.

De esta manera el Congreso 2018-2022 tendría la misión de definir, en un plazo no superior a un año, el texto definitivo de la nueva Carta Magna, permitiendo acotar el proceso a un tiempo menor, que no excedería los 3 años, un espacio de tiempo sensato y coherente para zanjar un tema tan relevante.

Separar los temas que tienen que ver con el cómo del debate sobre el qué, es darle a la derecha motivos para seguir esgrimiendo argumentos que solo pretenden confundir a la opinión pública, verbigracia: incertidumbre e improvisación. Respecto a la tan bullada incertidumbre empresarial sobre la propiedad privada, el programa de la Presidenta Bachelet 2013, explícitamente, garantiza y reconoce el derecho a la propiedad privada, declarando que ella cumple una función social.

TAGS: #AsambleaConstituyente #NuevaConstitución #ProcesoConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad