#Política

¿Presente griego para Michelle?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Preocupa la resistencia de muchos sectores de jóvenes que llaman a no participar en los procesos electorales que se avecinan. Chile ha pasado casi de manera imperceptible de la Cultura del “no estar ni ahí”, a la cultura de “no creemos en los políticos”. Esto es algo más profundo que que un buen o un mal programa de gobierno.

El presente de la Concertación está condicionado por la acción futura de Michelle Bachelet. De alguna manera en el imaginario político del país, ella es la candidata, no sólo para la Concertación, sino también para una mayoría de la opinión pública. Se une a esto que la derecha ya la considera la candidata de la oposición. No obstante, el problema tiene más complejidades que aquellas que aparecen como obvias en los análisis cotidianos: que la Concertación debe tener un programa; que ese programa debe ser creíble; que el programa debe encaminarse a reformas profundas que el país necesita, para reorientar y cambiar la direccionalidad de la política chilena en las percepciones que la ciudadanía demanda. Sobre este y otros temas, pareciera que las controversias no son tantas.

Pero hay problemas graves y urgentes que resolver en la Concertación; en los vínculos de una oposición democrática que, sin duda, va más allá de la alianza opositora y, lo que es más serio aún, en las demandas de la ciudadanía. Los que suponen que el sólo nombre de Michelle puede arreglar la muy mala opinión que muestran las encuestas sobre los partidos políticos, tanto de Gobierno como de oposición, sobre el gobierno y sobre el quehacer político nacional, están en un profundo error. Hay un quiebre generacional entre las concepciones de mundo, de sociedad y de los valores que hoy proclaman los jóvenes y gran parte de la ciudadanía, que no se puede recomponer ni con autoritarismo ni con los principios que rigen desde la Constitución que aprisiona al país.

Este quiebre generacional se representa en las pugnas con los sectores conservadores de la derecha, del centro y de la izquierda. Podemos pensar, con algún fundamento, que la carencia de respuestas adecuadas podría generar movimientos sociales más fuertes y acciones menos controlables provenientes del mundo de la educación, del trabajo y de la ciudadanía.

Ya no estamos sólo ante del desafío de que toda la oposición, levante “un buen programa de gobierno”, sino que, sobre todo, sea capaz de generar una recuperación de la confiabilidad de los ciudadanos. Esto es, creando instancias de participación con los diferentes sectores de la ciudadanía que hoy cuentan con organizaciones en pleno proceso de maduración. Preocupa la resistencia de muchos sectores de jóvenes que llaman a no participar en los procesos electorales que se avecinan. Chile ha pasado casi de manera imperceptible de la Cultura del “no estar ni ahí”, a la cultura de “no creemos en los políticos”. Esto es algo más profundo que que un buen o un mal programa de gobierno. Sólo cambios radicales, en los mecanismos de participación pueden modificar este escenario.

En este contexto, nos parece imprescindible, de acuerdo a la magnitud de la desconfianza existente hacia la clase política, plantear una “Constituyente”. Sabemos que esto no puede ser ni será fácil. Pero no puede haber calidad democrática con la Constitución vigente, ni puede haber una nueva Constitución sin participación ciudadana. Lo primero ya se hizo brutalmente por la dictadura, y las reformas realizadas no han podido modificarles el alma dictatorial a esta Carta Magna. Una Constituyente es un mecanismo para crear confiabilidad, participación y sobretodo legitimidad. Esto es tarea urgente.

Si la oposición no es capaz de ofrecer este escenario, no será posible una nueva democracia y menos aun, se dará en la ciudadanía una recuperación de la confianza en los políticos. La Constitución política de un país, aparte de establecer derechos y deberes de los ciudadanos, debe proporcionar estabilidad a las instituciones políticas y democráticas básicas. Debe representar la diversidad de intereses que la actual Constitución, heredada de la dictadura militar , no garantiza. Se traduce, esto último, en la imposibilidad que tienen los ciudadanos de generar cambios reales de acuerdo a los requerimientos de una adecuada gobernabilidad democrática.  Si los partidos políticos no son capaces de generar, desde ya, una dinámica en la direccionalidad correcta del sentir ciudadano, la oferta a Michelle Bachelet, para encabezar a la oposición en las próximas elecciones presidenciales, se puede transformar en un Presente Griego para la ex presidenta y en consecuencia para la democracia chilena.

——

Foto: Walala Pancho / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?