#Política

¿Por qué un proceso constituyente?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hacer un ejercicio amplio de participación de quienes fueron o se sienten parte de este movimiento, de quienes tienen un rol activo en él, de quienes creyeron en un programa de gobierno y más importante aún, en un proyecto político que busca restablecer la dignidad de las personas, es a mi entender un gran paso para nuestra humanidad en la ruta de una asamblea constituyente.

Si bien desde inicios de la década de los 80 se ha venido, con mayor o menos bombo, poniendo en el tapete de la discusión política el tema de una asamblea constituyente, es preciso reconocer que durante el año 2013 tomó mayor fuerza y ha estado presente en la agenda política, incluso con la tentación, solo a ratos, de ser un asunto de discusión de primera necesidad.

Desde antes del fraude electoral del año 1980, donde la dictadura cívico-militar chilena celebra elecciones sin las mínimas garantías de genuina y transparente participación (fraude de forma) para instaurar reglas del juego político, económico y social antagónicas a todo funcionamiento de una sociedad democrática (fraude de fondo), diversos actores políticos, sociales y culturales han debatido e intentado, con mayor o menos éxito, instalar la discusión, con las mejores intenciones, presumo.

Sin embargo, hay un tema en las profundidades de esta legítima demanda popular, o mejor dicho, cada vez más popular: ¿puede un pueblo acostumbrado por décadas y décadas a la verticalidad, a la idea del “orden” heteronormativo, a la negación permanente, no desde el régimen portaliano, sino desde la colonia misma, a obedecer agachando la cabeza y a “echarle pa’delante no más, porque total igual hay que trabajar al otro día”, estar en óptimas condiciones materiales, intelectuales y espirituales de generar y participar de un proceso de tal envergadura?

En septiembre de 2013 asistí a un conversatorio en la tradicional Confitería Torres, en pleno centro santiaguino, animada por la intervención sobre el tema del prestigioso y respetable abogado don Roberto Garretón, quien ilustró en una agradable tarde de incipiente primavera al puñado de presentes acerca de diversas aventuras constituyentes en países de la región e incluso en algunos fuera de nuestra Latinoamérica. Al mencionarle mi aprehensión con este bienintencionado eslogan de AC (la conversación se enmarcaba, en parte, en la bullada campaña que terminó promoviendo la candidatura de Bachelet), sobre la falta de capacidad del pueblo de Chile de poder participar de un proceso limpio y que permita establecer reglas democráticas y verdadera justicia social, el reconocido experto en derechos humanos, con el entrecejo evidentemente molesto, me señaló que le parecía extraño la constante invocación de que en Chile la gente no estaba preparada.

Me parecieron atendibles sus palabras, aunque nada convincentes, pues sigo pensando que se requiere una praxis cotidiana de relaciones verdaderamente democráticas, horizontales y de participación para poder generar un texto constitucional democrático, una democracia real y no formal, de lo contrario, me temo que solo se terminaría por legitimar el consumismo a ultranza y el individualismo, la verticalidad naturalizada, al extremo de tratar como enfermitos, parafraseando a León Gieco, a quienes quisiéramos construir relaciones de igualdad y de afecto hacia el diálogo y la diferencia.

En este contexto y tras la fiebre electoral de 2013, luego de magros resultados para las izquierdas en competencia presidencial y parlamentaria, los miembros del movimiento [email protected] a la Moneda(TALM), sede región Metropolitana, principalmente agrupados en comunas, emprende la aventura atrevida, ya emprendida por otras organizaciones el mismo día de la segunda vuelta, de realizar su primer encuentro constituyente, en miras a organizar su democracia interna y establecer los aspectos políticos que le permitan seguir funcionando.

Más allá de una candidatura que ya es historia, lo que motiva esta instancia es la necesidad de ser parte de un proceso que desde el año 2006 se inicia en Chile para no dar tregua y poder vencer unidos al sistema neoliberal que se impuso a sangre y fuego tras la embestida militar de septiembre de 1973.

Hacer un ejercicio amplio de participación de quienes fueron o se sienten parte de este movimiento, de quienes tienen un rol activo en él, de quienes creyeron en un programa de gobierno y más importante aún, en un proyecto político que busca restablecer la dignidad de las personas, es a mi entender un gran paso para nuestra humanidad en la ruta de una asamblea constituyente para la discusión y elaboración de una nueva constitución, que establezca un país distinto, cariñoso, justo, diverso, que erradique la perversidad del capitalismo y su fórmula neoliberal, que permita cimentar el camino hacia un destino de transformaciones reales.

Este domingo 26 de enero, a partir de las 10:00 horas nos daremos cita en el Liceo Municipal Gabriela Mistral, ubicado en la comuna de Independencia,  con la esperanza de aportar, como muchos en Chile ya lo vienen haciendo, para seguir en la acumulación histórica de conciencia, para ser parte en la fuerza creadora de una sociedad que acoja a su pueblo y no que le despoje día a día de sus bienes y de su propia existencia.

Lo que vivamos el domingo será solo el comienzo. La lucha es permanente y es cotidiana, porque nos enfrentamos a toda una mirada cultural de dominación que debemos erradicar a partir de la cooperación y la integración. Y solo un proceso constituyente puede acercarnos a ser una sociedad emancipada. Y el mayor de los anhelos es que logremos la convergencia de las distintas miradas y organizaciones de izquierda, tan atomizada precisamente y entre otras cosas, por ser una presa de las condiciones actuales en que la vida se desarrolla no solo en Chile, sino que en gran parte del mundo.

De este modo, sumando pasos, daremos el gran salto a la asamblea constituyente que nos permita con reales garantías de participación y democracia, generar un texto que refunde el Estado, poniendo como pilares no la iniciativa privada, no la libertad de enseñanza, sino los derechos sociales tan olvidados y pisoteados en este país que a veces tanto cuesta tratar como propio. Pero ese es el desafío y no es menor.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
mario mendoza

25 de Enero

buen artículo…

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas