#Política

¿Por qué estoy en política?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen: atcontra

Para nadie es un secreto que la política en Chile no es preocupación de la mayoría de los ciudadanos, que los partidos políticos sacan la peor nota de las instituciones del país, y que la gente está desencantada porque cree que ese espacio de poder ya está cooptado y que no hay nada que hacer para que aquello cambie.


Pues bien, estoy en política, como muchos de mis compañeros, porque todos hemos pensado alguna vez cómo podrían cambiar las cosas en nuestra sociedad para que conviviésemos de mejor forma y así ser más felices.

¿Es posible decirles que están equivocados? Esa es una pregunta válida, pero otra pregunta igualmente válida es ¿será fructífero intentar convencerlos de lo contrario?

Frente a esa pregunta, creo que no se trata de convencerlos con promesas -la historia muestra que no ha sido así- y más sabe el diablo por viejo que por diablo, por lo cual esa estrategia sería inútil. Pero tampoco debemos caer en el error de atribuir causalidad a eventos pasados y creer que el interés por la política está perdido para siempre.

Soy una convencida de que las personas actúan por costumbre, emociones, y no por razón. Es por eso que creo que el reencanto político pasa por emocionar a los ciudadanos, hacerlos “sentir” -y no “pensar”- que los temas propios de la gobernanza democrática inciden en sus vidas y su capacidad de ser felices.

En ese sentido, es necesario asumir que no se convence hacia adelante -ya dije que los hombres son seres de costumbre – sino que se convoca hacia atrás, es decir, con la experiencia aprendida, con la sensación instalada de que la política no es puro pituto y repartición del poder entre los mismos.

La estrategia, entonces, está en que aquellos que estamos dentro cambiemos la forma de “operar” y que visibilicemos aquello. Eso implica, antes que cualquier cosa, tener  claro por qué estamos en política.

Pues bien, estoy en política, como muchos de mis compañeros, porque todos hemos pensado alguna vez cómo podrían cambiar las cosas en nuestra sociedad para que conviviésemos de mejor forma y así ser más felices; porque al fin y al cabo, eso es lo que perseguimos como seres humanos, la felicidad.

Estoy en política porque quiero ver un país con una constitución hecha por todos y no por unos pocos, porque quiero que las parejas homosexuales puedan casarse y tener hijos, porque quiero una educación inclusiva no competitiva, porque quiero un sistema de pensiones decente, porque quiero regiones y localidades rurales empoderadas, porque quiero que más cargos del Estado sean elegidos y no nombrados, porque quiero una estructura tributaria justa, y por muchas otras cosas más.

Y es que la política no es solamente la búsqueda del poder por el poder. Se trata de alcanzar espacios de incidencia activa para posicionar fundamentos filosóficos, sociales y de sentido común que contribuyan a generar la sociedad que queremos. Así, la política debe generar contenidos de manera conjunta con la ciudadanía, de manera activa y participativa, regionalista, transparente e inclusiva, recogiendo ideas con distintas comunidades a lo largo del país por medio de conversatorios, cabildos, seminarios y otras actividades.

Se trata de nutrirse e involucrarse  directamente con las necesidades de las diversas personas y comunidades, para ser un nexo entre éstas y los tomadores de decisión política de los partidos.

La política tiene que volver a emocionar al ciudadano común, éste debe sentir que  lo que diga incidirá y que sus dirigentes están conectados con lo que sus comunidades piensan.

Se trata de volver a unir lo político con lo humano, con la cultura; de acercar aquello que para los ciudadanos es tan lejano, pero que sabemos que condiciona su vivir cotidiano. Y de que esa cotidianidad en Chile sea justa, que los ciudadanos sean realmente libres, y que todos, independientemente de sus diferencias y diversidad, tengan la misma posibilidad de ser plenamente felices.

Candidata a Secretaria de Organizaciones, Lista Actúa, por una nueva Juventud, Juventud PPD

 

TAGS: Jóvenes Juventudes Políticas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de Octubre

Bien dicho, hay que emocionarse y emocionar con la política, hacer avanzar al proceso constituyente y que la participación ciudadana sea una realidad.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador