#Política

Populismos en democracia ¿Banalidad del Mal?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hannah Arendt, en “Eichmann en Jerusalén” (1963), aporta un nuevo concepto a la teoría política contemporánea, y que se suma a su brillante discusión sobre los totalitarismos, a saber: La banalidad del mal.

El concepto acuñado por la filosofa alemana se refiere, en síntesis, a la complejidad de la condición humana, con cierto grado de positivismo antropológico, donde queda demostrado que en muchas ocasiones de forma mecánica y solo con tal de obedecer órdenes no se somete a juicio o reflexión lo que se está cometiendo.


El paradigma democrático está en entredicho. Los enemigos de la clase política, estando incluso al interior de ella, han levantado banderas que interpelan a los desafectados e indignados, generando sintonía y vínculos expresados en votos.

Lo anteriormente expuesto, en un viaje al contexto actual, se expresa de, al menos, dos maneras, en el contexto de la crisis de la promesa democrática de occidente: en primer lugar, la capacidad que tienen algunos discursos, con chances de representación popular, de distorsionar la realidad a través de la imposición de una nueva moral de “lo bueno y lo malo”; y en segundo lugar, la adopción ciudadana de estos discursos como verdades, lo que termina impactando en procesos electorales.

Antes de entrar al terreno del análisis en esta columna, creo pertinente declarar lo siguiente: Establecer comparaciones entre la época de los totalitarismos y la actualidad, parece, a simple vista, descabellado. Sin embargo, haciéndonos cargos del espíritu de la historia, diría Hegel, es posible argüir que en este juego dialéctico de acontecimientos concatenados existe la posibilidad de apreciar ciclos históricos. Por consiguiente, no tenemos que olvidar que Hitler, con su carisma y relato, también ganó elecciones democráticas.

El paradigma democrático está en entredicho. Los enemigos de la clase política, estando incluso al interior de ella, han levantado banderas que interpelan a los desafectados e indignados, generando sintonía y vínculos expresados en votos. Es que pareciera que el problema no tiene que ver con la política, sino con los malos políticos. En este sentido, el juego democrático está siendo pervertido por dos “soluciones”, a saber: Candidatos respaldados por programas de política absolutamente técnicos; y candidatos respaldados por discursos de relato común, sin necesariamente programa, y efectistas en materias que impactan cotidianamente la vida de las personas. En definitiva, recetas para solucionar los problemas del día a día. La segunda solución está enmarcada en lo que se entiende como la vía populista en democracia, sea de derecha o de izquierda.

¿Por qué esta segunda opción, en la actualidad, se vuelve protagonista? Aquí juega un rol clave la interpretación de la conceptualización que nos aporta Arendt. La banalidad del mal, entendida en esta columna como el resultado eficaz en la manipulación decisional de los individuos por medio de discursos populistas, opera en un contexto de particular desafección e indignación ciudadana. Relatos como el de José Antonio Kast, Jair Bolsonaro y Donald Trump, generan una interpelación directa a la persona común, en tanto se configuran como vía de solución a sus problemas inmediatos, generados por la “perversión” de la política tradicional. Temas como corrupción en el Estado, seguridad ciudadana y crecimiento económico son las banderas de lucha de estos candidatos anti-sistema. Eso en la derecha. A la izquierda del espectro político, los discursos siguen siendo anti-sistema, en tanto existe el afán de corregir lo ya realizado. Por ejemplo, en Chile, el combate del neoliberalismo y la herencia de la Concertación se vuelve el horizonte del Frente Amplio.

Ahora bien, más allá del juicio que podamos hacer, y lo que es más grave, estamos en un estado de tal liquidez, que no existen propuestas desde los demócratas. La política, desde la centro-izquierda, ha quedado enclaustrada a los dimes y diretes de la elite dirigente, sin capacidad de levantar una agenda común que apunte a los problemas cotidianos de la población. En esta línea, mantener la clave demócrata es fundamental en la tarea de no caer en la tentación de generar sesgos populistas.

El voto populista es banal y líquido. El voto demócrata es consciente y crítico. Así, nuestra tarea desde la centro-izquierda es volver a pensarnos en conjunto y sin distancias a la población, propiciando las condiciones para la trascendencia del bien, desechando la posibilidad de la banalidad del mal.

TAGS: #Democracia #Discurso #Populismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación