#Política

Populismo y pensiones. El sistema político en duda

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Es un lugar común de la política chilena, recurrir al sustantivo “populismo” o al calificativo “populista” para desacreditar las conductas, posiciones o puntos de vista de otros. Fundamentalmente, opositores, pero también de aquellos de nuestras propias filas que se oponen a nuestras propuestas o proyectos. En esta línea, ser populista es demagógico, irresponsable, irracional. Como es frecuente en el debate público, es uso de las palabras en dicho espacio dista de la precisión conceptual propio de la reflexión académica o de las evidencias que aporta el proceso histórico.


El gobierno, el empresariado, economistas se oponen al retiro del 10% por ser una medida populista. Un empresariado que se ha resistido sistemáticamente a reformas estructurales va más allá augurando una debacle en caso que eso se concrete

Sin ser un fenómeno con origen latinoamericano (los primeros populismos se generan en Estados Unidos y Rusia, en la segunda parte del Siglo XIX), es en nuestra región en donde el populismo ha tenido una gran relevancia, especialmente cuando se lo relaciona con grandes liderazgos de la política latinoamericana en el tercer cuarto del siglo veinte como Vargas, Perón y Cárdenas que llegaron al gobierno tras prolongadas crisis de conducción de las elites tradicionales para introducir cambios profundos en la orientaciones del sistema político e impulsar políticas públicas innovadoras en el ámbito social y económico.

No hay obra humana exenta de miserias, pero históricamente han sido los populismos los encargados de llevar adelante proyectos de modernización que reconocían e integraban a los sectores populares a la vida política por la vía de derechos y garantizar el acceso a salud, educación, vivienda y protección social. Desde una perspectiva panorámica y de “onda larga”, y más allá de los juicios de valor y análisis que se puedan hacer, las grandes mayorías latinoamericanas estuvieron, antes y después de los populismos, fuera del foco de las elites.

Antes, porque la modernización capitalista latinoamericana anclada en la integración al comercio mundial de la mano de la producción de bienes primarios, se hizo de espalda a los sectores populares, ignorando y reprimiendo sus demandas en el marco de sistemas oligárquicos, de ciudadanía limitada; la “fronda aristocrática” que denunciaba Edwards Bello.

Después, con los golpes de Estado y los regímenes autoritarios que se inauguran en América latina desde los sesenta, la política tiene un nuevo giro elitista; se expulsa a los sectores populares de la vida social y política; a través del uso sistemático de la violencia de Estado -con asesinatos, desapariciones, exilio, censura, persecución, tortura-, se suprimen los derechos, libertades y conquistas sociales. Con ello se produce una gran reconcentración del poder político y económico que, en el caso de nuestro país, se refuerza con la imposición de una nueva constitución que distorsiona el juego democrático.

El retorno a la democracia, a nuestra especial democracia, permite la emergencia de nuevas demandas, pero son demandas que rápidamente se procesan fuera de la política. En el marco de una sociedad fuertemente privatizada, es la combinación de esfuerzo y disciplina personal, con altos niveles de endeudamiento, lo que permite a las familias “salir adelante”. El rol subsidiario del estado “focaliza” las políticas sociales en aquellos que demuestran que son “pobres” (dicho sea de paso, desde los criterios de las estadísticas, es muy fácil no ser pobre)

Mientras tanto, la política, despreocupada del bienestar de las grandes mayorías y preocupada del cuoteo y reducida al “public management”, deja de ser relevante. La élite política deja de cumplir con su tarea más importante: interpretar los cambios sociales, tomarle el pulso a la sociedad y traducirlas en propuestas. Los problemas ciudadanos que, a veces, ni llegan a configurarse como demandas ciudadanas se van acumulando en las puertas del sistema político.

Y con todo, hay cambios significativos: reformas tributarias, cambios constitucionales, mejoras en las políticas sociales, más regulación. Pero, todo ello, en el marco estructural del modelo de desarrollo neoliberal.

Durante los últimos años, la sociedad chilena ha puesto en el debate público, cuestionamientos cada vez más profundos al modelo de desarrollo. La educación, la salud pública y el sistema de pensiones han generado protestas ciudadanas. Y la respuesta del sistema político ha sido deficiente. Llevamos años -incluso décadas- demandando y esperando cambios profundos y estos no llegan. En algunos casos, las respuestas vienen de otros poderes del Estado como sucede en el ámbito de los precios de los planes de salud de las isapres. Si no está de acuerdo con la actualización del precio de su plan, interponga un recurso en los tribunales. La respuesta está tan asumida que ahora ni siquiera se requiere el patrocinio de un abogado/a; hay que llenar un formulario en un sitio web.

En el ámbito de las pensiones, el debate lleva tiempo. Varios proyectos de ley, comisiones presidenciales y programas de gobierno no han sido suficientes para hacer una reforma al sistema que esté en sintonía con las demandas ciudadanas.

Laclau, el destacado cientista social argentino especialista en populismo, sostiene que lo que caracteriza a las democracias representativas que funcionan razonablemente es que logran responder adecuadamente a las demandas ciudadanas. Nuestras frágiles democracias tienen dificultades para ello y es en estos contextos -en donde se acumulan demandas sociales significativas que son sistemáticamente postergadas- que constituye un escenario potencialmente populista.

El gobierno, el empresariado, economistas se oponen al retiro del 10% por ser una medida populista. Un empresariado que se ha resistido sistemáticamente a reformas estructurales va más allá augurando una debacle en caso que eso se concrete; dicho sea de paso, es una advertencia ya escuchada que como en el cuento de Pedrito y el lobo, ya no hace efecto en la ciudadanía.

En el marco del modelo de desarrollo neoliberal, el relato que dice que los fondos de la cuenta de capitalización individual son de los trabajadores y trabajadoras pierde consistencia cuando esos mismos trabajadores y trabajadoras intentan disponer de esos recursos para resolver los problemas que el sistema político no ha procesado adecuadamente. La sociedad chilena viene esperando, sin éxito- respuestas a estos problemas desde hace tiempo. El retiro del 10% es la alternativa frente a una élite y un gobierno que falló en dos frentes: el de corto plazo, al no levantar propuestas que atendieran adecuada y oportunamente la crisis social; en el largo plazo, reformar nuestro modelo de desarrollo para alinearlo con las demandas sociales.

TAGS: #AFP #Populismo Universidad Alberto Hurtado

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Las influyentes asociaciones gremiales empresariales argumentan que el cuello de botella se produce exclusivamente en los distintos servicios públicos que deben dar sus aprobaciones a los mismos
+VER MÁS
#Ciudad

Utilizan el vocablo "permisología" para presionar al gobierno

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

Se requiere, entonces, hoy más que nunca, la prudencia y sensatez del liderazgo político. No el griterío o altisonancia, de una minoría incondicional, sino la voz tranquila y con peso, de las grandes ma ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ecos de la cuenta

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos

¿Porqué la molestia de tal diario? Debido a que se acordó incorporar nuevas inversiones que habrían obligado a retrasar la presentación de las ofertas, pero sin mencionar que esas obras tienen como obj ...
+VER MÁS
#Ciudad

A propósito de una autopista, se le aclara al diario El Mercurio