#Política

Popularidad y cortoplacismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los sucesos de los últimos días en materia política han evidenciado que, para muchos partidos, movimientos y coaliciones políticas, el criterio esencial a la hora de definir representantes presidenciales es la popularidad. Por supuesto, ser popular no es lo mismo que ser líder. Y para cualquier grupo político, es ideal que el liderazgo y la popularidad vayan de la mano. Sin embargo, asistimos a una degradación del liderazgo político, asimilándolo con la popularidad.


La mayor consecuencia a largo plazo de este oportunismo “popularista” es evidente: no existe una instancia real para diseñar políticas de Estado.

¿Cómo se mide el liderazgo y cómo se mide la popularidad? El primero se mide por muchos factores:  una trayectoria de servicio en cargos públicos, ideas bien definidas, discutidas, trabajadas y manifestadas en el ejercicio de los cargos anteriormente señalados, un background teórico político general que permita establecer vínculos entre las distintas tradiciones representadas en el juego político, entre otras. El segundo se mide… en las encuestas. Para muchos de estos grupos, las encuestas se han transformado en el barómetro político esencial, y para cualquier candidatura, ésta es viable si y sólo si rankea bien en las encuestas.

No es difícil imaginar las implicancias políticas – de corto y largo plazo – de esta situación: liderazgos potentes – aunque impopulares – quedan en el camino. El ejemplo del PS es el más evidente: teniendo a un estadista como Lagos, a José Miguel Insulza – con una vasta trayectoria en organismos internacionales – o a Fernando Atria – destacado académico – el partido decide por una figura sin peso político real, y cuya trayectoria en los medios, siendo importante desde la perspectiva periodística, no basta para configurar un liderazgo real, de experiencia política y peso intelectual.

El Frente Amplio no está tan lejos de la decadencia deliberativa descrita anteriormente: dos de sus movimientos más importantes postulan a Beatriz Sánchez. Los méritos de ella son los mismos que los de Guillier, aunque en un grado mucho menor. De experiencia política y peso intelectual, nada. Su contendor, el sociólogo Alberto Mayol, poseyendo más experiencia política, tiene además un peso intelectual mucho mayor al de Sánchez. Sin embargo, teniendo mayores argumentos, es probable que no sea el abanderado. ¿Por qué? Por la misma razón por la cual el PS escogió a Guillier: hay que escoger al candidato popular.

También los medios de nominación manifiestan esta decadencia: el Partido Socialista escogió a Guillier, a través de Comité Central, en voto secreto. Revolución Democrática nominó a Sánchez mediante un sistema online con más del 80% de abstención. Dicha situación manifiesta que la falta de una real deliberación es transversal a los actores políticos, por muy “nuevos” que sean o se consideren.

¿Y la derecha? Estando aparentemente en mejor pie (al tener, al menos, tres precandidatos en una primaria que el día de hoy ha sido confirmada), no está libre del oportunismo descrito anteriormente. Así, el PRI y la UDI no se demoraron en apoyar a Piñera, aún a sabiendas de los diversos casos judiciales en los que se le menciona. Algunos de los representantes de los movimientos “jóvenes” de ChileVamos tampoco dudaron en expresarle su apoyo antes de generar debates internos en torno a los otros candidatos. Sin lugar a dudas, Piñera, siendo el candidato más popular, está lejos de ser el mejor candidato de la derecha.

Finalmente, la mayor consecuencia a largo plazo de este oportunismo “popularista” es evidente: no existe una instancia real para diseñar políticas de Estado. Uno de los ejemplos más claros es educación: todos los estudios indican que, para mejorar sustantivamente la educación del país, los recursos deben inyectarse en los estadios más tempranos de la formación escolar. Sin embargo, no es popular apostar por un cambio en educación a largo plazo, y en general se espera que los recursos, junto con estar inmediatamente disponibles, puedan dar frutos en el corto plazo también; de ahí el énfasis en la gratuidad universitaria por sobre otros ítems en educación e investigación.

Y réditos políticos en el corto plazo, evidentemente. Por lo anterior, la “encuestitis” que afecta gravemente a nuestros grupos políticos afecta la capacidad de los mismos de tomar riesgos pensando en el bien del país a largo plazo. Si no son posibles de evidenciar logros, es muy difícil optar a una reelección.

TAGS: #PartidosPolíticos #Presidenciales2017 Encuestas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad