#Política

Piñera y las pensiones. ¿Puede conservar el modelo y la derecha ganar las elecciones el 2021?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Desde que Piñera se instaló en La Moneda, con un buen resultado electoral, se ha sabido que el gobierno tiene dos objetivos complementarios:

  1. Aprovechando el fuerte apoyo en las urnas (que por desgracia para ellos no implica un tan alto apoyo social) y el rechazo que Bachelet creó hacia sus reformas, se plantea como un gobierno de “derecha sin complejos”, que busca disputar con claridad el diagnóstico de crisis del modelo sostenido por la izquierda y parte de la centro izquierda que hacía necesarias reformas como las emprendidas por Bachelet. En este sentido, sería un gobierno que buscaría deshacer el leve cambio de ruta en las estructuras políticas y económicas que el gobierno anterior habia instalado a través de su circunstancial mayoría.
  2. Considerando que este apoyo podría sostenerse en el tiempo con una buena gestión económica y política, se busca lograr un segundo gobierno de Chile Vamos para el próximo período, aprovechando la total falta de organización de la oposición.


La reforma de pensiones será moderada en los aumentos a las pensiones mínimas y aportes solidarios, además de reforzar el sistema de las AFP otorgándoles 4 puntos extra de cotización

En primera instancia, estos dos objetivos estarían unidos. El plan implicaría debilitar los elementos que más ruido hacen de las reformas de Bachelet para favorecer al empresariado, aprovechando esta alianza estratégica para aumentar la inversión, junto a las buenas condiciones externas, para ofrecer buenas cifras de empleo y crecimiento, que a su vez permitirían obtener recursos frescos para hacer inversiones sociales en la lógica de los últimos 28 años,  lo que generaría, a su vez, un escenario político positivo para la elección de 2021.

Pero como se ha visto ahora, las condiciones internacionales económicas resultaron más inestables de lo esperado y las holguras económicas y políticas no han permitido realizar vistosas concesiones al empresariado, por lo que la efectividad del gobierno en realizar esos dos objetivos al mismo tiempo se ha visto reducida. Cada vez más parece que ofrecer mejores condiciones para los negocios estaría en contradicción con el objetivo de mantener una alta popularidad y viceversa, como ha atestiguado la tensa relación que ha tenido el gobierno con los líderes empresariales.

Hay otro ejemplo donde en primera instancia se podrían unir los objetivos de sostenimiento general del modelo y aumento de la popularidad del gobierno, pero que choca directamente con el plan de favorecimiento del empresariado para mejorar el empleo y el crecimiento: Las pensiones.

Hasta el año pasado, parecía que el movimiento social más peligroso para un gobierno de derecha era No +AFP. Un movimiento con gran capacidad de movilización, que rota sobre el grave problema que tienen las pensiones en Chile y que es reconocido transversalmente, y que además tiene una ideología clara y propone un modelo de pensiones compeltamente antagónico  a aquel que propone el gobierno.

Si bien en estos meses ha estado descativado, en parte por la ola feminista, es posible que cuando el tema de las pensiones entre en la agenda vuelva a posicionarse como actor relevante.

¿Cómo Piñera puede desactivar el movimiento No+AFP, ofreciendo una solución al problema de las pensiones que le permita granjearse una alta popularidad y al mismo tiempo no alterar los cimientos del modelo de pensiones establecido, que está a la base del modelo económico chileno?

La respuesta ha sido planteada desde algunos personajes del gremio de las AFP, y sigue el clásico recetario neoliberal: que el Estado intervenga en un espacio en el cual los privados se han mostrado ineficientes. La población más pobre y los grupos más bajos de la clase media, no tienen estructuralmente la capacidad de construirse un ahorro previsional consistente, por lo que se debería aumentar de manera importante la pensión básica solidaria y el aporte previsional solidario y hacerla accesible a más grupos. Que el Estado se haga cargo de los más pobres y deje tranquilo al sistema privado, que puede seguir funcionando tal como está, mejorando tal vez su competencia y aumentando la tasa de cotización para así manejar más recursos.

El problema con esta propuesta, en particular si se desea desactivar el movimiento No + AFP, es que los recursos que requiere son demasiado cuantiosos , ya que en un mundo ideal, la pension mínima asegurda debería ser equivalente al menos al salario mínimo o incluso algo más.  Es llevar la acción focalizada del estado contra la pobreza a un nivel nunca antes visto en Chile. ¿Quien podría oponerse a una pensión mínima garantizada de, digamos, $300.000? Para la población poco ideologizada chilena, da lo mismo si el objetivo se logra desde los fondos fiscales directamente o a través de un sistema de reparto, si se hace con o sin AFP, y por lo mismo  tendría un apoyo popular altísimo. Y los políticos de todo signo saben que es poco viable oponerse a algo así, incluso si ideológicamente les hace ruido.

¿Como resolver el problema de recursos? Aquí comienzan los ruidos. La propuesta dice que no queda otra que subir los impuestos, y que por lógica política, estos deberían ser progresivos, cosa que esta fuera de la lógica típica de un gobierno de derecha. Y aquí tenemos un problema, un dilema grave para el gobierno. El gobierno basa su estrategia en reducir la carga tributaria sobre las empresas para así favorecer la inversión, el crecimiento y el empleo. La tensión de objetivos la hace inviable. Se puede resolver el problema de las pensiones, ganar popularidad y salvar el modelo, pero no se puede evitar un conflicto con la agenda económica  establecida y  con el empresariado.

Y a estas alturas, el gobierno ya tomó una decisión: por los trascendidos que hay, la reforma de pensiones será moderada en los aumentos a las pensiones mínimas y aportes solidarios, además de reforzar el sistema de las AFP otorgándoles 4 puntos extra de cotización. Y la carga tributaria total no aumenta, haciendo algunas concesiones al empresariado, como la depreciación acelerada o la reintegración tributaria, que desde el punto de vista empresarial resultan moderadas.

En suma, el gobierno decidió apostar por la moderación o la mediocridad si se desea. Apostarlo todo a la veta económica, limitando su capacidad efectiva de resolver el problema de las pensiones y afrontar un hipotético movimiento No+AFP. Hasta ahora, con la nula visibilidad del movimiento social por un sistema de pensiones de reparto, la jugada parece acertada, aunque claramente cortoplacista y no sabemos que pueda ocurrir en el futuro, en particular con un adverso escenario en la economía mundial.

En el largo plazo, a mi gusto, la jugada puede resultar un error, porque el gobierno puede quedar sin pan ni pedazo: Si se maneja mal el problema de las pensiones, se corre el riesgo de repetir la performance de 2011, de revivir los cuestionamientos transversales al modelo y de entregarle la banda presidencial a la izquierda, que nuevamente tendríaa en sus manos la posibilidad de alterar, aunque sea moderamente, uno de los pilares del modelo chileno.

TAGS: #AFP #GobiernoPiñera #ReformaPrevisional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Enfóquese en la mayoría honesta y no en el puñado de efectivos que se sienten autorizados a seguir disparando criminalmente a cualquier civil que tenga por delante. Nadie se merece eso.
+VER MÁS
#Política

Por qué es un error la arenga del General Rozas

Ellos mismos, apuestan en instalar la idea de que hay que mirar hacia adelante, “hay que dar vuelta la página”, hay que “avanzar” sin más, sin esfuerzo, sin intentar reparar y sin poner la memoria ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El atizamiento de la memoria

¿ Cuantas Constituciones hemos tenido realmente? ¿ Quienes las han elaborado? ¿ Que grado de participación ha tenido la población común y corriente en la redacción de estas ?
+VER MÁS
#Política

Después del estallido social: ¿Asamblea Constituyente?

Quien más que los ciudadanos en su propio territorio, saben cuáles son las urgencias que lo aqueja y donde deben ser priorizados y puesto en marcha los recursos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Hacia una institucionalidad de participación ciudadana

Popular

Enfóquese en la mayoría honesta y no en el puñado de efectivos que se sienten autorizados a seguir disparando criminalmente a cualquier civil que tenga por delante. Nadie se merece eso.
+VER MÁS
#Política

Por qué es un error la arenga del General Rozas

Ellos mismos, apuestan en instalar la idea de que hay que mirar hacia adelante, “hay que dar vuelta la página”, hay que “avanzar” sin más, sin esfuerzo, sin intentar reparar y sin poner la memoria ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El atizamiento de la memoria

¿ Cuantas Constituciones hemos tenido realmente? ¿ Quienes las han elaborado? ¿ Que grado de participación ha tenido la población común y corriente en la redacción de estas ?
+VER MÁS
#Política

Después del estallido social: ¿Asamblea Constituyente?

Quien más que los ciudadanos en su propio territorio, saben cuáles son las urgencias que lo aqueja y donde deben ser priorizados y puesto en marcha los recursos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Hacia una institucionalidad de participación ciudadana

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales
+VER MÁS
#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista