#Política

Piñera, we love you

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Gracias, señor Presidente, por estos dos años en los que me he dado cuenta que el país estaba mal. Que en realidad a mucha gente le interesa cómo vivan los otros mientras paguen sus cuentas con el banco o la multitienda.

Gracias, señor Presidente, porque tras haber asumido el gobierno nos dimos cuenta que un político no debía encarnar los antivalores que usted manifiesta: la arrogancia, el poco tino para algunas cosas, el no fijarse en cómo habla, y así muchas cosas más que me ocuparían como mil hojas.

Gracias, señor Presidente, porque nos dimos cuenta que un Estado de derecha (no confundir con el pisoteado “de derecho”) es inviable. Puede que tengan un muy buen manejo económico, pero si el manejo social fuera una cuenta estarían en la quiebra diez veces. Todo lo que se había ganado se perdió en la décima parte de lo que se consiguió.

Gracias, señor Presidente, porque nos enseñó que con una maleta llena de dólares puede tapar sus errores y conflictos de intereses, comprar una vida y pagarle a los mejores publicistas del país para llegar al poder.

Gracias, señor Presidente, porque nos enseñó que no importa si un día eres de la Católica, quieres que a Pinochet se le enjuicie en Chile y gritaste “ganamos” el día del golpe militar. Total, años después, con una niebla comunicacional puedo ser del Colo, puedo decir que voté que No y que soy un profundo amante de la democracia.

Gracias, señor Presidente, por enseñarnos que la violencia y la sordera no conducen a nada. Y por posibilitar que haya nacido una nueva generación de “políticos” más conscientes de las necesidades de su gente y más abiertos al diálogo, tolerantes e inclusivos, más comprometidos con su país.

Gracias, señor Presidente, por haber hecho que millones de chilenos se den cuenta que la política como sistema y como clase estaba mal. Hoy, gracias a usted, hay más gente atenta a las decisiones que se toman y cómo se maneja al país. El voto del 2014, claramente, no será el mismo de 2000.

Gracias, señor Presidente, por mostrarnos el país de la censura y de la represión (muchas veces, sin sentido alguno, exceptuando a quienes se aprovechan de la situación y rompen todo), dignos de un gobierno militar. Gracias, también, por desear que miles de chilenos pidieran un día incluso sacar a los militares a la calle. Esta es una tremenda lección para que todos los chilenos fueran más conscientes de que las cosas así no funcionan.

Gracias, señor Presidente, por habernos enseñado que este año 2011 no es para olvidar, sino para colocarlo en los anales de la historia como el año de las transformaciones. Porque, a la larga, todos tenemos ganas de cambiar las cosas de manera inclusiva y participativa. Por eso este año será recordado como el año en que todos tomamos conciencia.

Gracias, señor Presidente, porque con su desidia y soberbia en escuchar el clamor ciudadano me di cuenta de que podía mover mis dedos y contar lo que aquí estaba pasando y compartir mis sueños y visión de país con muchos que no votaron por usted y otros tantos que se desencantaron de su persona.

Gracias, señor Presidente, por habernos dado todas las herramientas para pensar el Chile del mañana con otros ojos, más tolerantes, más desafiantes, más conscientes, más inclusivos. Porque hoy estamos todos juntos pensando el Chile del futuro con una nueva mirada.

Por eso hoy, como somos más abiertos a la globalización y queremos ser como esos países desarrollados de las películas, podemos decir con propiedad Piñera, we love you.

———–

Foto: Presidencia.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador