#Política

Para una política indígena de segunda generación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El viernes 3 de diciembre de 2010, se realizará un seminario sobre el Reconocimiento Constitucional de los Pueblos Indígenas. Esta actividad es convocada por Proyectamérica y la Universidad Alberto Hurtado.

Participarán representantes del Gobierno, como el ministro Cristián Larroulet y el Jefe de la Unidad Indígena de la SEGPRES, Sebastián Donoso, además de dirigentes o representantes mapuches como el Lonco Juan Catrillanca (líder de la Alianza Territorial Mapuche) y Natividad Llanquileo, vocera de los presos mapuches. También habrá políticos y juristas como la senadora Soledad Alvear , el diputado Gonzalo Arenas, la presidenta del PPD Carolina Tohá, el ministro del Tribunal Constitucional José Antonio Viera Gallo, y los académicos Lucas Sierra, Sebastián Kaufman y Rosamel Millamán.

El reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas es un debate que está pendiente desde los acuerdos de Nueva Imperial del año 1989. Se puede celebrar la voluntad del Gobierno de impulsar ese reconocimiento después de muchos años de obstáculos por parte de la derecha en el parlamento, pero éste debe significar un reconocimiento no sólo a la existencia o al aporte cultural de los pueblos originarios en la construcción del país, sino también -y sobre todo- un reconocimiento de sus derechos colectivos como pueblos, en línea con el Convenio 169 que está vigente en Chile desde 2009.

La relación de los pueblos indígenas y en especial del pueblo mapuche con el Estado y la sociedad chilena, ha estado caracterizada por la ocupación y usurpación del territorio ancestral y la consecuente resistencia. Esta relación ha tenido momentos en que los derechos indígenas han sido reconocidos de manera parcial, pero la constante es que los pueblos indígenas de Chile han sido objeto de una discriminación sistemática a los largo de los 200 años de construcción de la República, lo que se puede verificar al observar los indicadores de escolaridad, pobreza, esperanza de vida, conectividad, acceso a los servicios básicos y un largo etcétera.

A partir de la promulgación de la Ley Indígena Nº 19.253 en 1993 esta relación empezó a sufrir un cambio relevante. En algo más de quince años, los pueblos indígenas mejoraron su posición jurídica y se construyeron instrumentos que viabilizaron la apertura de un proceso de recuperación de tierras y reconocimiento de derechos.

La política indígena de la Concertación posterior a la promulgación de dicha ley (1994 – 2010) permitió logros importantes en materia de recuperación tierras y consolidación de títulos de dominio. También se produjeron avances en los ámbitos de salud intercultural y educación bilingüe. No obstante, esta política se encontró con dificultades y obstáculos que no supo superar y que determinaron una crisis de la institucionalidad indígena, la pérdida de confianza de las comunidades en las autoridades políticas y el estancamiento de la política de restitución de tierras. Todo ello acompañado de reivindicaciones crecientes, movilizaciones que se enfrentaron de manera equivocada invocando leyes especiales como la ley antiterrorista, surgimiento de líderes con una nueva conciencia indígena con los cuales la clase política no supo dialogar y actos de violencia derivados de la impaciencia y frustración.

El país requiere una nueva política indígena, que tenga como punto de partida los avances de los últimos años pero que profundice en el reconocimiento de los derechos políticos de los pueblos indígenas. Esa es la base sobre la cual adquieren sentido y capacidad de convocatoria el nuevo impulso a la política de tierras y aguas, las reformas a la institucionalidad indígena y las nuevas perspectivas al fomento productivo y al desarrollo cultural.

El diálogo político con las comunidades, dirigentes tradicionales y movimientos indígenas es la tarea actual. No se va a poder construir una política unilateralmente. Tendrá que haber diálogo, consulta, participación y, finalmente,un nuevo pacto. La discusión sobre el reconocimiento constitucional debe ser parte de ese proceso.

——————————-

Foto: Año nuevo mapuche – L / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

Los campamentos son una opción institucionalizada de carácter no formal que se configura como una opción y/o solución a uno de los hitos de mayor desigualdad que se producen en las ciudades desde antes ...
+VER MÁS
#Ciudad

Pobladores en pugna: La manipulación del Estado