#Política

Palabras que sanen

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En la última semana, han hecho noticias las expresiones de la presidenta del colegio médico, Izkia Siches. En un podcast difundido ampliamente, desliza duras palabras para referirse a las autoridades de gobierno, y su manejo de la pandemia. Varios de los aludidos reaccionaron enérgicamente, por considerar insultantes dichas expresiones. Y se ha generado una discusión en redes sociales, acerca de la pertinencia de ellas, y si corresponde a un debate, donde se dicen las cosas por su nombre. O constituyen mas bien, meros insultos dirigidos a quienes no tienes enfrente en ese momento. Se coordinó una declaración de reclamo, suscrita por los directores de servicios de salud, de todo el país. Y la ministra vocera, que también es médico, emitió una declaración suscrita en esa calidad, donde criticaba fuertemente a la doctora Siches. Unas expresiones motivadas por la molestia y la frustración de lidiar, con un gobierno indolente, fueron aprovechadas por el mismo gobierno, para infringirle una derrota política, a quien ha sido su mas tenaz crítica por la gestión sanitaria.


No se trata de ocultar, de disimular, o de negar nuestras diferencias políticas, sociales, económicas, religiosas, por el contrario, se trata de reconocerlas y aceptarlas

El tema en cuestión, no debiera ocupar ningún segundo en pantalla ni en los otros medios. Se trata de expresiones ofensivas, que era fácil de prever, provocarían una reacción. Constituyen un despropósito, y no hay vuelta que darle. Porque nos distraen de nuestro objetivo principal, el esfuerzo por controlar la pandemia. Me incluyo dentro de los muchísimos que admiran a la doctora Siches, por algo ha sido incluida entre las 100 mujeres más importantes por la revista Time. Pero la admiración no nos puede cegar. Fue un error y se debe reconocer. Lamentablemente, la incapacidad de autocrítica, campea a ambos lados del espectro político. Y es notoriamente escasa, entre quienes aspiran a dirigir el país. Si uno se resbala, ahí está el resto abalanzándose encima, para pisotearlo o patearlo en el suelo.

Aunque a ratos, parece algo pasado de moda, el respeto, el guardar las formas, es necesario para mejorar nuestra vida en sociedad. Es imprescindible en quienes dirigen y conviven en la actividad política. Los líderes políticos y sociales, tienen un primer deber, y es el contribuir con sus palabras y su actuar, a un clima de entendimiento y de paz. No es legítimo usar un lenguaje insultante, o denigrante, sólo para captar la atención. La degradación del adversario, el ataque a las minorías, está a la base de los totalitarismos que desangraron el planeta en el siglo XX. No hay que tomarlo con ligereza.       Y debemos estar atentos a identificar, a esos hombre y mujeres de la política, que hacen su discurso, en base a la descalificación de los otros. Los que fomentan la animosidad, cuando no, derechamente el odio, hacia los otros, no están en la senda de construir una sociedad mejor para todos y todas.

No se trata de ocultar, de disimular, o de negar nuestras diferencias políticas, sociales, económicas, religiosas, por el contrario, se trata de reconocerlas y aceptarlas. La discusión democrática que iniciaremos este año, en la convención constituyente, se realizará así. Ningún sector podrá invisibilizar, ignorar, prohibir o suprimir al otro. En este momento cúlmine de nuestras vidas, cuando libramos una batalla sin igual, por nuestra sobrevivencia, estamos obligados a entendernos, a aceptarnos.

Mirando nuestro trágico pasado histórico, creo que la forma de honrar a nuestros héroes y mártires, es haciendo que triunfe la cultura de la vida, por sobre la cultura de la muerte. Haciendo que brille la verdad, por sobre las tinieblas de la mentira y el engaño.  Debemos mirar al país, a nuestra comunidad de Magallanes, como miramos a nuestros hijos e hijas. Con qué amor y dedicación los cuidamos. Qué no hacemos, ¿qué no haríamos por ellos? Esa es la verdadera revolución. Ver a la sociedad, a la comunidad, como a nuestra propia familia. Velar por los otros, cómo velaban nuestros padres por nosotros mismos. Eso es lo radical, es lo más comprometido, lo más progresista, y a la vez lo más moderno e innovador. Mirar la esfera pública, como el lugar donde se comparte y se construye, para que mejoremos todos. Actuar con altruismo, hacer las cosas por la satisfacción de hacer lo correcto, porque es lo que debe hacerse, y no hacerlo, por codicia o por competir con los otros.

Las nuevas respuestas, para las nuevas preguntas, las encontraremos de ese modo. Cuando nos demos cuenta, perderemos menos tiempo dando explicaciones o pidiendo disculpas, por lo que dijimos o dejamos de decir.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Los talentos y formación de la mujer son subvalorados al compararlos con los hombres, desaprovechando, por estúpidos prejuicios y tradiciones equivocadas, las capacidades y diferentes visiones de la otra ...
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer, esa eterna discriminada

En nuestro país la Educación Sexual Integral, a pesar de constituirse como un derecho humano, aún no se instala en las aulas de clases
+VER MÁS
#Educación

¿Educación Sexual Integral? ¡Presente!

Si una mujer quiere emprender en nuestro país la banca le dará un crédito comercial a un plazo de 32 meses, con una tasa de interés promedio de 14,4%, mientras que a los hombres se les cobra una tasa de ...
+VER MÁS
#Economía

La brecha y discriminación financiera hacia las mujeres

La cancillería chilena a petición de las compañías exportadoras del salmón intenta mediar en esta pequeña guerra comercial, que está a medio camino entre el proteccionismo ruso y la posibilidad de in ...
+VER MÁS
#Economía

Salmoneras vetadas por Rusia; ¿Salpica a Chile la guerra comercial?

Nuevos

Los talentos y formación de la mujer son subvalorados al compararlos con los hombres, desaprovechando, por estúpidos prejuicios y tradiciones equivocadas, las capacidades y diferentes visiones de la otra ...
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer, esa eterna discriminada

En nuestro país la Educación Sexual Integral, a pesar de constituirse como un derecho humano, aún no se instala en las aulas de clases
+VER MÁS
#Educación

¿Educación Sexual Integral? ¡Presente!

Si una mujer quiere emprender en nuestro país la banca le dará un crédito comercial a un plazo de 32 meses, con una tasa de interés promedio de 14,4%, mientras que a los hombres se les cobra una tasa de ...
+VER MÁS
#Economía

La brecha y discriminación financiera hacia las mujeres

La cancillería chilena a petición de las compañías exportadoras del salmón intenta mediar en esta pequeña guerra comercial, que está a medio camino entre el proteccionismo ruso y la posibilidad de in ...
+VER MÁS
#Economía

Salmoneras vetadas por Rusia; ¿Salpica a Chile la guerra comercial?

Popular

El sentido de comunidad es un factor que debemos desarrollar aún más. Implica a los familiares, amistades, profesionales de los equipos de salud directamente relacionados y, obviamente, los propios enfermos.
+VER MÁS
#Salud

¡Viva la Corporación ELA!

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista

No nos engañemos, no confundamos los conceptos de estratificación, con los de clase. Las clases difícilmente se mueven, se superan, ascienden y dejan atrás el lastre de las carencias.
+VER MÁS
#Política

La clase media o en vez de la miseria