#Política

Oposición colaborativa

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

¿De qué otra forma se puede entender esa suerte de oxímoron denominada oposición colaborativa que ha asumido el Frente Amplio, si no como una postura laxa, colmada de ambages y contradicciones? Ser una oposición colaborativa ante un eventual gobierno de Alejandro Guillier –según ha planteado ese conglomerado– huele a asumir una actitud pusilánime, una apuesta tibia y simplona que no sirve para nada. No apoyan ni rechazan de manera explícita la opción del senador; están contra Piñera, pero no llaman a votar por el candidato de Fuerza de la Mayoría. Si gana la derecha, aseguran que serán una férrea oposición, y si el elegido es Guillier, sostienen que serán una oposición colaborativa. Es decir, a Piñera le pondrán todos los palos en el camino y le negarán la sal y el agua a cada una de sus iniciativas en el Congreso; en tanto, a su adversario, le pondrían la mitad de los palos y en algunos casos evaluarían sacar unos pocos, pero de que habría palos, los habría. Algo así como un fuego amigui. 


¿Aún habrá que esperar que los muchachos del FA decidan sacar la pelota del envoltorio y tirarla a la tierra para jugar la feroz pichanga, o verlos cómo contemplan durante cuatro años su juguete inmaculado?

De seguro quienes votaron por algunos de los 21 parlamentarios electos del FA ya tendrán tomada su decisión, sin necesidad de esperar una instrucción iluminada desde el alto cielo. En verdad, la nueva fuerza política que emerge como respuesta a la creciente falta de consistencia ideológica que han venido experimentando las izquierdas y las derechas, hoy corre el riesgo de subsumirse en ese mismo desencanto, pero agravado por el hecho de hacerlo de manera consciente y sin reparos.

¿Cuál es la idea que administra esta nueva generación de políticos, si ella es amorfa como una ameba? De pronto se plantean como la mejor de las revoluciones democráticas, y tal vez tengan esa capacidad de subvertir el duopolio imperante desde los noventa. Pero de qué sirve la voluntad sin acción. En rigor, por estos días, esa inacción podría ser leída en clave: no llaman a votar por Guillier, con lo que su discurso rebelde sigue en pie, pero sí lo harán, como lo ha dicho el diputado (PL) Vlado Mirosevic, quien ha hecho público ese sentimiento: “En la intimidad de la urna yo sí votaré por Alejandro Guillier”, tal como lo harán por Sebastián Piñera los electores de José Antonio Kast, en la intimidad de sus urnas.

Los llamados frenteamplistas hoy están eufóricos por sus resultados, disfrutando su luna de miel. Habrá que esperar que se bajen de la pelota y entiendan que los cambios se hacen desde adentro y no solo enarbolando las banderas de la lucha sin sentido. Lo que hartó al pueblo y explica su alta abstención, fue la indefinición y la ambigüedad de los políticos, entre otros males.

De pronto Chile se vuelve un sueño tan irrealizable como tratar de rasguñar un vidrio. Tal vez al FA le convenga despertar de ese sueño y romper el vidrio, o limpiarlo, pero no seguir empecinado en creer que las cosas se mueven por inercia. Haberse hecho de una bancada en la Cámara de Diputados y conseguido un escaño en el Senado, es un capital político que requiere una cierta dinámica, entrar a la arena política y asumir los riesgos que ello implica. Perder es una posibilidad igual de cierta que ganar, por lo quedarse impávidos esperando que sea la sociedad electoral la que baraje el naipe es una actitud irresponsable. ¿Aún habrá que esperar que los muchachos del FA decidan sacar la pelota del envoltorio y tirarla a la tierra para jugar la feroz pichanga, o verlos cómo contemplan durante cuatro años su juguete inmaculado?

TAGS: #FrenteAmplio #Usach

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores