#Política

Nueva gobernanza para Chile: ¿Seguirán gobernando como en el siglo pasado?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Personal


El uso de nuevas tecnologías permitiría revisar las leyes vigentes según su grado de usabilidad y de aplicación, incorporar sistemas expertos legislativos, así como evitar las posibles repeticiones de normas o contradicciones de ellas

Es preocupante observar que en la mayoría de los cambios en los que hoy se está trabajando o reformando, como educación, salud, vivienda, energía, transporte, reclusión, infraestructura, anticorrupción, entre otros, se elaboran como si fuesen a llevarse a cabo a través de los medios tradicionales (pluma, micrófono y tintero), o cuando más, a través de medios que se propongan como adecuados, probados o eficientes en el pasado o en otros países históricamente. Pero, ¿no sería más adecuado y conveniente pensar en las oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías y nuevos productos y servicios para tenerlos presente en el rediseño y luego en la aplicación de los cambios que hay que realizar?

Una de las últimas demostraciones de obsolescencia refiere a los cambios realizados al Sistema Electoral para los próximos procesos de elecciones, con un nuevo número de titulares y tamaño de territorios, con constitución y afiliación de nuevos partidos políticos, con cuotas por sexo, etcétera. Es decir, la pluma, el micrófono y el tintero sólo dieron para eso. Se perdió así la tremenda oportunidad de hacer un adecuado e intensivo uso de las nuevas tecnologías de comunicación, información e inteligencia artificial, cuyas aplicaciones surgen por todas partes en el mundo desarrollado, para hacer cambios tendientes a mejorar la eficacia legislativa tradicional.

El uso de nuevas tecnologías permitiría revisar las leyes vigentes  según su grado de usabilidad y de aplicación, incorporar sistemas expertos legislativos, así como evitar las posibles repeticiones de normas o contradicciones de ellas, su practicidad operacional verdadera o el grado de control y verificar sus beneficios reales ex post, versus los imaginados inicialmente y así prevenir la corrupción política.

Todo lo anterior es posible con el empleo de técnicas, saberes y know how que ya están disponibles a costos relativamente bajos. Además, implicaría una participación ciudadana instantánea y masiva, más amplia que la limitadísima participación actual, circunscrita a una votación esmirriada cada 3 ó 4 años, o a la de las encuestas con representaciones ridículas, sesgadas y sin auditar, en un mundo donde la mayor parte de la población ya puede estar comunicada en forma instantánea para ser consultada a tiempo real o con voto a distancia. Nada de eso se ha incorporado en la última reforma electoral.

Se perdió, quizás, una nueva oportunidad de ir muchos pasos adelante, hacia una actividad más real y amplia que cuando se escribió la última Constitución de la República de Chile y se introdujeron sus enmiendas. Y estos cambios se podrían haber aplicado con menores costos y más eficiencia por medio de: 1) trabajo legislativo a distancia y los cinco días de la semana, donde al mismo tiempo se labora en terreno; 2) incluso contar con mayor número de legisladores, pero a menor costo y todos comunicados virtualmente y por lo tanto una mayor representación y más cabida para partidos marginales y o temporales; 3) menos costos en salas, en viajes y en cuestiones anexas y sin otros ya innecesarios y onerosos beneficios políticos y económicos.

La actual gobernanza nacional perdió la oportunidad de pensar y construir algo diferente y más acorde a los nuevos tiempos en la reforma electoral -como se pudo ver en las presentaciones de los expertos en el Congreso del Futuro- porque siguen trabajando con el tintero, la pluma y el micrófono, aunque algunos ciudadanos y mandatarios de la élite crean que  ser modernos es solo viajar en coches de alta gama, usar celulares top y adquirir equipos sofisticados de cualquier tipo.

TAGS: Gobernanza Reformas Tecnología

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Se hacen muchas afirmaciones sólidas sobre el valor educativo de los juegos de computadora, pero es poca la evidencia sólida para respaldar esas afirmaciones
+VER MÁS
#Educación

De videojuegos, aprendizajes y evidencias

Los principales favorecidos con esta situación son quienes tengan negocios o pymes del sector exportador
+VER MÁS
#Economía

El alza del dólar y sus efectos en el ciudadano común y corriente

La nueva situación cuestiona a las fuerzas más liberales de derecha porque claramente deberán ordenar y clarificar la coherencia de su discurso. Hoy el liberalismo toma quizás más forma que nunca con u ...
+VER MÁS
#Política

El despertar de la Fuerza

increíblemente alguien que defiende a los poderosos siendo un poderoso no es nada nuevo, pero J.A.K ha logrado marcar la diferencia, con su encanto de niño bonito de Hollywood
+VER MÁS
#Política

Emperador Kast

Popular

Estamos en la Cuarta Revolución Industrial, que viene de la mano de la aplicación y uso de la inteligencia artificial y de la robótica en todas sus posibilidades, y ello también impacta en el ejercicio ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Inteligencia Artificial y el final de las profesiones jurídicas

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Las redes sociales se han transformado en una panacea, en parte, porque las personas se sienten movilizadas por cualquier causa sin salir de su zona de conforto, frente al computador o recostados en un sill ...
+VER MÁS
#Medios

Los cambios se disputan en las calles, no en las redes sociales