#Política

No se puede relativizar el triunfo de Piñera

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La contundente derrota que obtiene la Nueva Mayoría y el Gobierno en estas elecciones presidenciales agudizan aún más la crisis de los partidos de la centroizquierda y pone en entredicho su capacidad de modelar la agenda pública en la próxima etapa que comienza con el nuevo gobierno de Piñera.

Consumada la derrota, conviene huir de relatos simplistas, pero también de esa tendencia de culpar a un actor particular de las dificultades en qué se vio envuelto el gobierno y la coalición oficialista. La derrota de la centroizquierda responde a un conjunto muy diverso de factores que no fueron abordados en el primer gran traspié electoral de la Concertación a manos del mismo Sebastián Piñera el 2009. No se supo leer los factores socio-culturales que se están desarrollando en la sociedad chilena como la emergencia de los jóvenes y los sectores medios como actores sociales y políticos fundamentales.


La complejidad y la hondura de este fenómeno todavía no se pueden precisar en su real magnitud. Sin embargo, lo que sí se puede constatar es que los ciudadanos al votar por la derecha le están dando una lección política a la centroizquierda.

El peor cálculo de la Nueva Mayoría fue no intuir la necesidad de abrir en los primeros meses del gobierno de Bachelet un debate sereno y real sobre la implementación de las reformas y el funcionamiento de la coalición, estableciendo mecanismos claros y efectivos de resolución de conflictos y, de esta forma, objetivar un camino a seguir, precisamente para evitar tensiones e interpretaciones distintas sobre las políticas públicas a materializar o que algún partido pudiese situarse equidistante respecto a los demás, causando el descarrilamiento de las reformas; pavimentando, de paso, el camino al retorno de la derecha.

Por otro lado, la falta de coherencia programática de la Nueva Mayoría, carente de unidad y de amistad cívica entre sus miembros, se tradujo en los “matices” expresados por parlamentarios en la tramitación de los proyectos de ley presentados por el Ejecutivo. Asimismo, afectó electoral y políticamente al conglomerado la decisión de no realizar primarias para elegir una candidatura única en primera vuelta y no contar con una lista parlamentaria conjunta para maximizar su representación de escaños en el congreso, procedimiento que inteligentemente si fue aplicado tanto por Chile Vamos como el Frente Amplio.

El votante castiga la división. La fuerza de la centroizquierda chilena, conformada por distintos partidos, provenía de unificarse y no de fragmentarse, considerando que cada entidad política que se autocalifica en dicho sector no representa en clave social y electoral una mayoría, ni relativa menos absoluta, para ganar una elección presidencial. Las diferencias siempre se habían entendido como importantes, reales, pero nunca como suficientes para obviar acuerdos programáticos que garantizaran una gestión exitosa a los cambios propuestos.

Una coalición con sobrecarga de tensiones, deficitaria de ideario y de misión común y, que en el ejercicio del poder, no mostró suficiente convicción para encauzar el rumbo de los cambios, con recurrentes luchas intestinas que generaron un ambiente desquiciado, sin argumentos para defender un programa coherente de gobierno, auto generó las condiciones objetivas y subjetivas para su propia derrotada en forma contundente por la derecha y cuyo derrumbe la han llevado a su inanidad política y metida en una espiral hacia la insignificancia debido a sus vaguedades.

Como consecuencia de sus constantes tensiones internas, la NM le entregó  las banderas de la gobernabilidad a la derecha, tampoco supo encontrar la correcta ecuación entre mercado, crecimiento y justicia social –las reformas no tuvieron un relato político y cultural creíble- se burocratizó en el poder; se desvinculó de la sociedad civil; se desconectó de las nuevas generaciones. Tampoco promovió la renovación de sus liderazgos, proyectando una imagen de un conglomerado encapsulado en liderazgos del pasado que impedía la entrada de nuevas caras más acordes con la actual demografía del país.

La política, como la economía, tiene ciclos. Los factores que influyen son internos y externos a una sociedad dada. Por ejemplo, el fenómeno de la corrupción y la deficiente gestión política de un gobierno de derecha es parte de las razones internas de la perdida de respaldo social y electoral de ese sector político, o viceversa, en el caso de un gobierno de signo de izquierda o centroizquierda. Sin embargo, si un gobierno, cualquiera sea su signo ideológico, logra tener un desempeño exitoso en cuanto a probidad, buena gestión del aparato estatal e implementación de políticas públicas que conlleven crecimiento económico y mejor calidad de vida para las grandes mayorías sociales, estará marchando en forma acompasada al ciclo.

El proceso degenerativo de la coalición de gobierno y el canibalismo entre los partidos de centroizquierda, redujo su espacio cultural y electoral, haciendo ineluctable que terminara pagando por eso. Pero, eso se contrapone con el éxito contundente de la derecha en estas elecciones presidenciales quienes solo esperaron pacientemente a que el gobierno y la NM siguieran embancados en su incapacidad e ineptitud para que el péndulo electoral terminase decantándose a su favor.

La complejidad y la hondura de este fenómeno todavía no se pueden precisar en su real magnitud. Sin embargo, lo que sí se puede constatar es que los ciudadanos al votar por la derecha le están dando una lección política a la centroizquierda. Votaron contra la torpeza y la inacción y por eso rechazaron seguir avalando un conglomerado sin rumbo, desarticulado, con fecha de término e incapacitado cognitivamente para comprender el nuevo escenario político, social y cultural de Chile. Por tanto, dejó también de aparecer como un constructo político capaz de ofrecer no solo una crítica global a las desigualdades, sino que ser reconocido como sujeto creíble de cambio social y económico.

TAGS: #Elecciones2017 #NuevaMayoría #SebastiánPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

Este desplazamiento de nivel de análisis de lo individual a lo colectivo me parece que marca un punto de inflexión importante en lo que respecta a como pensar el malestar social en nuestra sociedad
+VER MÁS
#Salud

No era depresión, era capitalismo: psicologización y control social

Un Estado fallido se define por un fracaso económico, social y político, caracterizándose por gozar de un gobierno tan ineficaz y débil, el cual tiene escaso control sobre extensas zonas de su espacio n ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Estado fallido o vivir en un país miserable

Queremos enfatizar la importancia de considerar el agua y la energía no solo como bienes de mercado, sino como derechos fundamentales (o bienes comunes) para el desarrollo de la vida humana
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Nueva Constitución: la importancia de garantizar el derecho al agua y energía

Nuevos

Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

Este desplazamiento de nivel de análisis de lo individual a lo colectivo me parece que marca un punto de inflexión importante en lo que respecta a como pensar el malestar social en nuestra sociedad
+VER MÁS
#Salud

No era depresión, era capitalismo: psicologización y control social

Un Estado fallido se define por un fracaso económico, social y político, caracterizándose por gozar de un gobierno tan ineficaz y débil, el cual tiene escaso control sobre extensas zonas de su espacio n ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Estado fallido o vivir en un país miserable

Queremos enfatizar la importancia de considerar el agua y la energía no solo como bienes de mercado, sino como derechos fundamentales (o bienes comunes) para el desarrollo de la vida humana
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Nueva Constitución: la importancia de garantizar el derecho al agua y energía

Popular

En un mundo tan conectado existe la justificada preocupación sobre quién la controla. Por esta razón, definen la tecnología 5G como la versión China del Caballo de Troya
+VER MÁS
#Tecnología

5G y el peligro chino

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Estamos en tiempos en que el posteo más inteligente del mundo debe competir de igual a igual con el comentario de un terraplanista.
+VER MÁS
#Sociedad

Más estúpidos que antes

Brigadista y gladiador venido de otro mundo Protector anónimo de quienes son cegados en el camino, héroe antiguo que descuida su propia vida por saltar en nuestro presente al abordaje y en defensa del ...
+VER MÁS
#Sociedad

¡Brigadista Rodrigo de la Barra presente! ¡Ahora y siempre!