#Política

No más democracia en la medida de lo posible

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Quienes buscamos el cambio radical no hemos pensado siquiera en abandonar esas batallas, por más pequeñas que sean, que nos conducen eventualmente a crear poder popular a través de la participación y del compromiso del trabajador. Lo que le exigimos al movimiento social es tomar conciencia del objetivo final, además de organizarnos políticamente y de reafirmar que acá se trata de superar esta “democracia en la medida de posible” porque en los hechos ésta implica que el sistema político sólo será viable si lo bendice esa élite que es la propietaria de los recursos, del trabajo y de la vida de la mayor parte de los chilenos.


Seamos claros: esta pretendida Nueva Mayoría no inaugura un nuevo ciclo histórico, porque el gobierno de Bachelet es parte de la continuidad y no del cambio.

Esto es inaceptable si lo que buscamos es la reconstrucción de nuestro país desde una visión y un proyecto soberano, independiente, profundamente democrático y respetuoso de los derechos del hombre y de la mujer de la Patria. Plantear claramente las tareas en beneficio de la transformación se traduce políticamente en reivindicar el protagonismo de las mayorías en el cambio, quiere decir no rebajarnos hasta las consideraciones oportunistas que tratan de convencernos que sólo nos queda aceptar que el neoliberalismo acaba con la historia y con las ideologías y que, por lo tanto, es el cénit de la civilización.

¿Tendremos derecho a vencer en esta batalla que, precisamente, busca el bienestar común, el de todos? ¿Estará permitido ganar? ¿No es peligroso hacerlo? ¿Nos conviene realmente triunfar por sobre la élite hoy en el poder? Es necesario interrogarnos sobre estas cuestiones porque por más extraño que parezca esas preguntas son formuladas todo el tiempo y a cada momento por los reformistas, actualmente en el Gobierno, que les asusta la victoria de los trabajadores. Le temen al pueblo, los intimida la clase de los asalariados en el poder. Este miedo se manifiesta en las campañas del terror, en los pronósticos llenos de calamidades y en la falta de argumentos mínimamente racionales para debatir cualquier tema; inclusive usan la descalificación constante como arma política para desacreditar a los que no aceptamos la situación actual.

Seamos claros: esta pretendida Nueva Mayoría no inaugura un nuevo ciclo histórico, porque el gobierno de Bachelet es parte de la continuidad y no del cambio. No soy ultrón ni resentido, mucho menos utópico. Simplemente me parece que los irracionales, que los fundamentalistas y los ingenuos son quienes siguen creyendo en una forma de hacer política “en la medida de lo posible”, que en estos 25 años se mostró incapaz de acabar con el legado de la dictadura y más bien lo que hizo fue consolidarlo.

Hoy más que nunca con Allende en la memoria, también en la conciencia y en el corazón, deberemos plantear un “No” radical, bien humanista, aquel que rechaza toda herencia de la tiranía y de esta dictadura del capital que nos impusieron por la fuerza hace más de cuatro décadas. Es necesario terminar con esta realidad que nos somete a través del miedo a lo desconocido, pero que principalmente lo hace a partir del libertinaje de los mercados y de sus políticas que flexibilizan y tercerizan el trabajo ajeno para convertirmos en consumidores patológicos antes que en ciudadanos con derechos.

TAGS: #NuevaMayoría

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Guadalupe Rojas Gonzalez

28 de Octubre

Hace un par de dias que he leido tus articulos y valoro la objetividad con la cual te refieres al tema politico, en el que no queremos opinar ni participar de manera comprometida…y creo que se debe en gran parte a que no comprendemos lo que se nos habla….Un saludo.

28 de Octubre

Guadalupe: Gracias por tus palabras. Por desgracia la falta de participación y de compromiso con lo colectivo también se relaciona con la ideología neoliberal que nos insiste en el individualismo. Y esa es otra de las tremendas falacias y mitos de aquella postura porque en definitiva los neoliberales no creen en el hombre. De hecho, lo destrozan porque nos quitan la libertad, el derecho a la educación, a la salud, a la alimentación y hasta a vivir. Saludos.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir