#Política

Menos puños cerrados y más manos abiertas.

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Renovar la política debe ser más que un discurso para ganar una interna partidaria. Quienes pretendemos encabezar la renovación del Partido Socialista, tenemos la obligación de darle contenido. Si no, se vuelve vacía y poco convocante, transformándose en una simple disputa de egos generacionales o, peor aún, de egos personales. 

Renovar no es reducir el número de RUT de los líderes. Si fuera así, seria más sencillo una buena cirugía plástica a los actuales. 

El insoportable ego es uno de los grandes problemas de quienes estamos en política. Nos hace muchas veces desconfiar los unos de los otros, dividirnos y terminar enfrentándonos por pequeñeces,  como un cargo. La renovación debe implicar un proyecto vanguardista que sea esencialmente colectivo. 

No es tarea fácil. Luchar contra el ego es la madre de todas las batallas políticas y humanas. Debemos transformar nuestro ego individual en uno colectivo. 

El gran desafío de los jóvenes es remplazar el "yo" por el "nosotros". Un “nosotros” que sea más que un grupo que discute en algún restaurant del barrio alto. Un “nosotros” abierto a todo el que quiera decir o maldecir, pero esencialmente a quienes quieran aportar. Eso es cambiar las prácticas. Eso es renovación.

Necesitamos una revisión en el fondo, pero también en las formas de como se ha conducido al socialismo chileno. No buscando culpables, ni pensando en lapidar a los representantes de otras generaciones. El que este libre de todo pecado que lance la primera piedra. Los líderes jóvenes también hemos cometido errores y los seguiremos cometiendo.

El desafío es pensar en el PS con el cual queremos transformar Chile, con democracia interna, primarias abiertas para elegir a nuestros candidatos, con mecanismos de comunicación con la ciudadanía. Ser capaces de encabezar una izquierda que luche por la igualdad, la libertad y la fraternidad en la sociedad de una manera moderna, participativa y convocante, haciéndose cargo de las viejas banderas de lucha, pero también de las nuevas que deberemos enarbolar. Tenemos la responsabilidad de volver a enamorar a los que se desilusionaron de nosotros. Necesitamos una izquierda con menos ceños fruncidos y más ojos abiertos. Con menos amargura y rabia y con más mística y esperanza. Una izquierda con menos puños cerrados y con más manos abiertas.

http://manouchehri.blogspot.com
www.twitter.com/dmanoucher

 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de Mayo

Un comentario desde fuera por que no soy miembro del Partido Socialista. Hay elementos diferenciadores que tienen los jóvenes y que no tienen los más viejos por lo menos no de manera espontánea. El primer elemento es la claridad con que ven los problemas propios y de su entorno y la incapacidad de canalización por la vias tradicionales de la política (me sucedió cuando era jóven). El segundo elemento diferenciador es el manejo intuitivo de tecnologías de la comunicación, uso de Internet, wifi, celulares, redes sociales, etc. con las que tienen contacto desde la escuela.
Están ahí entonces las necesidades de los jóvenes, las nuevas ideas y los mecanísmos que utilizan para comunicarlas. No pasa solamente por un problema de edad sino cómo la estructura orgánica de los partidos, permite las comunicaciones utilizando estas tecnologías, disminuyendo el centralizmo e incorporando a la mayor cantidad de personas de la base en la aportación de nuevas ideas, principalmente los jóvenes, para lograr reencantar, permitiendo de paso, formas de hacer política modernas, sin descalificaciones. El ego (en mi opinión) tiene mucho que ver con los canales de comunicación tradicionales. La gracia de Internent, Redes Sociales, colocan a todos a un mismo nivel. Si se junta un grupo de personas en una reunión a perdir nuevas ideas, no van a conseguir nada.
Atentamente
Elías

Ver todos
Ocultar

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader