#Política

Manifiesto liberal ‘de derechas’

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Frecuentemente en los medios de comunicación se habla de los “liberales de derecha” o de la otrora “nueva derecha”, acompañada de la descripción de ser más abiertos frente a temas como el aborto, el matrimonio igualitario o las personas trans. Sin embargo, ser liberal implica mucho más, desde cómo entendemos la democracia, o la protección del medio ambiente, hasta el estilo de hacer política, por lo que escribo el presente manifiesto. De antemano, no pretende este manifiesto ser representativo de nadie más que de mí mismo, y de quienes adhieran a estas ideas. Desde hoy, los invito a hablar, sin miedos, desde las ideas y los principios.

Creo como derechos absolutos, que derivan del propio reconocimiento de la dignidad humana, en el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Creo que tales derechos sólo se realizan efectivamente reconociendo la plena igualdad moral, en dignidad y derechos, de todas las personas, y la garantía de los derechos fundamentales para avanzar hacia la igualdad de oportunidades, condición que permite y amplía el ejercicio de nuestra libertad.

Creo en la democracia representativa como forma más idónea de gobierno, en sujeción al orden constitucional vigente. Creo en la democracia como un principio en sí mismo, que no es un sistema monolítico de gobierno, sino que, además, debe ir extendiéndose activamente, para lo que plebiscitos, iniciativas populares de ley y mecanismos de participación ciudadana son medios idóneos de democratización. El comunismo, los “socialismos reales”, o cualquier otro régimen autoritario o totalitario, o cualquier régimen que imponga limitaciones o privaciones ilegítimas de derechos humanos, son siempre atentatorios contra la dignidad humana y deben ser condenados, independiente de la ideología que los dirija. No existe justificación alguna para violaciones a los derechos humanos, particularmente aquellas realizadas por el Estado contra civiles durante bajo la dictadura cívico-militar, y es deber tanto del Estado como de la sociedad toda la búsqueda de la verdad y de la justicia, y propender a la reconciliación nacional.


Creo en la obligación moral de los liberales de reconocer que no siempre tendremos la razón, que personas que piensan distinto a nosotros también podrán tener soluciones apropiadas a los problemas políticos, y que la capacidad de diálogo, de propositividad y de respeto mutuo serán las grandes virtudes del nuevo ciclo político. Creo en la superación del clivaje del Sí y el No, y en la necesidad imperiosa de dialogar para el desarrollo de políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la sociedad toda.

No creo en un Estado mínimo ni en la ausencia total de éste, sino un Estado contenido: considerando que el Estado es eminentemente un agente restrictivo de nuestras libertades, las funciones que democráticamente se le asignen deben ser claramente delimitadas, bajo estrictas reglas de competencia, probidad, responsabilidad fiscal y transparencia. Creo en el deber irrenunciable de prevención y sanción de todo hecho de corrupción. Creo en los derechos fundamentales civiles y políticos (vida e integridad personal, propiedad, el debido proceso, el derecho a voto y a participar en política, y las libertades de culto, expresión, asociación, información, etc.) como garantías que el Estado no puede privar a nadie, en ninguna circunstancia.

Creo en los derechos económicos, sociales y culturales como derechos fundamentales que garantizan estándares de vida necesarios para la libre búsqueda de la felicidad, como motor del desarrollo humano. Los derechos sociales imponen al Estado tanto el deber de respeto, no limitar ni restringir el acceso a éstos, el deber de garantía, que exige que toda persona tenga pleno y libre acceso a ellos. Corresponde al Estado adoptar medidas, especialmente económicas y técnicas, en observación responsable de los recursos que disponga, para lograr progresivamente, por todos los medios apropiados, la plena efectividad de estos derechos. Creo en la focalización prioritaria, la progresividad y la responsabilidad fiscal como principios rectores de equidad en políticas públicas. En particular, creo en el acceso a educación de calidad como condición sin la cual es imposible la igualdad de oportunidades, y como motor del desarrollo social de la Nación.

Creo en el medio ambiente, la biodiversidad y los recursos genéticos como patrimonio de toda la sociedad. El aprovechamiento de los recursos naturales debe ser sustentable, garantizando su capacidad de regeneración y disponibilidad para futuras generaciones, por lo que se deben proteger las bases naturales de la vida y los animales. La contaminación ambiental exige regulación pública en protección de los derechos de terceros y de la protección del medio ambiente.

Creo en el Estado subsidiario, que no participa de la economía como agente productivo, extractivo ni comerciante, salvo por fallas de mercado, y si la ley lo autoriza a actuar como empresario, en igualdad de condiciones a cualquier agente privado. Creo en el libre mercado, la libre competencia, la innovación y el fomento a la inversión como motores irresistibles del desarrollo humano, como medio de superación de la pobreza y de progreso de las sociedades. Creo en el deber irrenunciable de prevención y sanción de todo delito económico o atentado contra la libre competencia. Creo en la tributación como mecanismo legítimo de sostenimiento del gasto público y de política económica. Creo en la repartición equitativa de los impuestos y otras cargas públicas.

Creo necesario reconocer la existencia de grupos sociales materialmente más vulnerables a sufrir afectaciones ilegítimas en sus derechos. Creo en el derecho y deber irrenunciable del Estado de intervenir y proteger a niños, adolescentes, adultos mayores y personas discapacitadas frente a situaciones de maltrato o negligencia. Creo en la prohibición de la arbitrariedad tanto por el Estado como por privados, y en particular por las discriminaciones motivadas por la pertenencia a algún grupo social vulnerable, que comprende pero no se limita a sexo, raza, nacionalidad, situación migratoria, religión, preferencia política, orientación sexual, identidad de género, etc. Creo en la existencia de una obligación política del Estado de componer un trato restitutorio o reparatorio de tierras y aguas obtenidas históricamente de los pueblos originarios mediante desplazamientos forzosos, expoliación y genocidio.

Creo en el derecho soberano sobre el propio cuerpo, aun en la decisión legítima de infligirse daño o prescindir de la propia vida. Creo en el derecho de la mujer amenazada por una afectación grave a sus derechos a interrumpir el embarazo. Creo en la libre determinación, ejercicio y manifestación de la identidad sexual. Creo en la igualdad moral de las personas para formar familia, tener hijos y/o adoptar, sin importar el sexo de sus integrantes.

Finalmente, el mensaje puramente político: creo en la obligación moral de los liberales de reconocer que no siempre tendremos la razón, que personas que piensan distinto a nosotros también podrán tener soluciones apropiadas a los problemas políticos, y que la capacidad de diálogo, de propositividad y de respeto mutuo serán las grandes virtudes del nuevo ciclo político. Creo en la superación del clivaje del Sí y el No, y en la necesidad imperiosa de dialogar para el desarrollo de políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la sociedad toda.

TAGS: #DDHH #Democracia Estado Liberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Carlos Seccia Torres

03 de marzo

Excelente tu manifiesto, representa creo el anhelo de muchos chilenos/as que trabajamos por el respeto, la inclusión, la equidad y la participación ciudadana.

Rodrigo Gonzalez

03 de marzo

¿Y qué hay de “derecha” en dicho manifiesto? Yo lo veo de centro, centro-izquierda.

09 de marzo

Si se entiende ser de “derecha” bajo la idea tradicional de estatismo moral y liberalismo económico, por cierto que no. Los respeto, pero jamás podría ser conservador. Por ello mi partido, Evópoli, apunta a expandir la derecha hacia quienes, si bien celebramos y promovemos la generación de empleo, la responsabilidad fiscal, el dinamismo económico o el libre mercado, no sólo somos liberales en lo económico, sino también en lo moral y político: en que cada persona sea libre de desarrollar su proyecto de vida como mejor le parezca y poder participar libremente de la acción política y la democracia.
Por cierto, temas más “de izquierda” como la protección ambiental, derechos humanos, migración, educación, hace tiempo vienen desdibujando sus límites dentro del esquina izquierda-derecha. Me parece extemporáneo una distinción tan marcada entre derecha e izquierda, cuando hay conservadores morales en la izquierda y socialcristianos en la derecha.

04 de marzo

Arturo, imagina que las buenas intenciones deben pasar por una puerta que las limita. Hay una fila de ellas esperando oportunidad. Entendamos a una buena intención (b.i.) como algo que se quiere, pero, no se ha concretado.

A cada b.i. se le piden requisitos. Si no los cumple, no se concreta. Y mientras no se hace, hablamos de ellas. ¿En cuántos escritos hemos encontrado b.i. limitadas por factores que les impiden ser una realidad?

Habrás leído “programas de gobierno” y declaraciones de Estado al respecto. He leído a docenas de expositores que hablan de ese algo que queremos, pero, está trancado en todo el lodo democrático del sistema.

Y te lo digo porque me impacta, ya que me parece demasiado cuestionable el sistema que tenemos. Según cómo lo veo, produce hambre y necesidad en muchas personas y no las subsana, sino que las acrecienta, e incluso inventa nuevas formas de calamidad, muchas veces apelando a la ignorancia, o la falta de contraparte hacia el sistema.

Entre todas las b.i. destaco el asunto democrático, porque es la puerta estrecha por la que no pasan las ideas. Por ejemplo las tuyas, no pasan de ser una declaración. Todas las que leo, son lo mismo. Una b.i. que se espera que por el poder de la transformada del diálogo y el respeto (político, partidario y sesgado) se concrete la b.i., pero, la misma b.i. (sobre pobreza, libertades, democratización…) sólo se menciona.

Pitufamente: “se menciona”.

Pero, no se hace nada.

Responde y continúo

09 de marzo

Perdón Rolando por la demora! Tuve una semana bastante movida. En efecto, ante todo, destacar que este es un manifiesto ideológico personal de principios. Sólo busca representar mis ideas políticas sobre la mayor cantidad de temas, como directrices de acción frente a los fenómenos políticos. No soy político, no participo del gobierno, por lo que, de momento, corresponde sólo reconocerlas como principios o “buenas intenciones”, como las llamas tú. Mi plan era simplemente declararlos.

Adiel Ayala

08 de marzo

Un “Liberal” diciendo <> Si usaras el diagrama de nolan, quedarías en el centro. Esta es la “Nueva derecha” la populista que adopta pensamientos de izquierda. Por lo que concuerdo con el comentario anterior, no es nuevo, es “centro”.

Aún espero que me comentes como es que de los 20 mitos, el punto 8 dice 490MMU$ en impuesto a la renta de segunda categoría por extranjeros diciendo así que no existe el migrante pobre. Pregunté: Asumes entonces que los más de 100 Mil Haitianos deben tener sueldo (contrato legal) superior a los 634 Mil pesos para que entren en tu promedio. Dejo link de la tabla: http://www.sii.cl/valores_y_fechas/impuesto_2da_categoria/impuesto2017.htm

08 de marzo

Estimado, el punto N° 8 sólo menciona 3 cosas:
– Mayor gasto público de USD $207 millones según la DIPRES
– Recaudación fiscal x impuesto a la renta en 2° categoría x contribuyentes extranjeros x USD $495 millones. Esta información proviene del SII, requerido por Ley de Transparencia por El Mercurio. La misma noticia indica que sólo el 22% de los extranjeros residentes paga impuesto a la renta: http://www.emol.com/noticias/Economia/2017/01/29/842386/El-22-de-los-migrantes-declara-impuestos-a-la-renta-y-aporta-US-495-millones-al-ano.html
Como nota relevante, sólo 10,69% de los chilenos lo pagan, como informó La Tercera apenas 2 meses antes de la noticia anterior: http://www2.latercera.com/noticia/contribuyentes-tramo-exento-del-impuesto-la-renta-aumentaron-102-mil-ultimo-ano/
– Asumiendo iguales patrones de consumo en todos los quintiles, no existiendo evidencia en contrario, extranjeros, regulares o irregulares no deberían tener un % mayor ni menor en la recaudación del IVA que el % que corresponde a extranjeros dentro de la población nacional. Usé 2,9% porque es la cifra oficial más actualizada (CASEN 2015), pero muy probablemente sea más cercana a 5% hoy por hoy.

Adiel Ayala

09 de marzo

Es incongruente decir no existen datos en contra si tampoco a favor ya que son solo especulaciones, sin datos duros. Escribes mucho y no dices nada, excelente retórica combina con tu populismo.

Debieras Leer algo se Thomas Sowell para que entiendas que un liberal no hablaría de “Estado Subsidiario” y sí de estados mínimos. Hayek o nose, hasta ahora tus discursos y/o manifiestos solo suenan a centro, DC, social democracia, de derecha (conservador) Nada.

En fin, una última pregunta. Si no existe el migrante pobre como “derribaste el mito” entonces por qué son prioridad para el estado? Me pregunto ya que según tu descubrimiento registran un IVA altísimo legales o ilegales y el E• aún no se da cuenta.

Y por favor! Trata de ser un poco más serio al adjuntar fuentes solo de periódicos y no de las fuentes oficiales, si no las tienes, pídelas, nose. Pero hacer un estudio con lo que encontré en los periódicos (si es que no google)

Claudio Duran

08 de marzo

Me ha impresionado este manifiesto liberal, en todas sus partes e ideas y proposiciones para una sociedad más justa. Vivo en Canadá pero voy a Chile todos los años por dos o tres meses. Hace algún tiempo envié un tweet al diputado Mirosevic preguntando por su visión del PL de Canadá. Me respondió que este partido era para Uds un partido que quisieran emular. Mi esposa y yo nos comprometemos aquí con el PL y nos parece que este manifiesto es muy similar al PL de Canada. Solo tengo una duda: entendemos que en el FA hay grupos que son partidarios de la sociedad semi-dictatorial del chavismo en Venezuela. Si es así, como justifican Uds compartir domicilio político con ellos?

08 de marzo

Estimado, si bien tengo gran respeto por Vlado Mirosevic y su proyecto político, yo pertenezco a Evópoli, partido de Chile Vamos. Corresponderá al PL dar explicaciones, si así lo estima, por su sociedad política con partidos que justifican gobiernos autoritarios como el de Maduro. Saludos!

09 de marzo

-No creer en el comunismo implica denunciar sus planes, ¿cómo se enfrenta su propaganda, su poder de generar conflictos?
-Claro que no siempre se tiene la razón, pero ¿cómo se dialoga con el pensamiento neo-marxista que tiene cientos de intelectuales que te destruirán todos los discurso que levantes y sus enfoques?
-Un estado democrático debe aplicar la ley y tener organismos de coacción, ¿qué pasa cuando se trata de eliminar, disminuir o inutilizar las capacidades de esas fuerzas, (ej. Carabineros) ¿ cómo se evita?.(si al fin y al cabo todos tienen derechos “naturales”)
-En lo medioambiental, ¿conoces el trabajo de los grupos ambientalistas de presión, sus patrocinadores y sus objetivos?, ¿qué pasa si no aceptan los ordenamientos vigentes?
-Si no se cree en el estado como agente extractivo ni comerciante, ¿qué se hace con Codelco?¿se privatiza?.
-En asuntos de protección, las discriminaciones positivas son tan odiosas como las mismas discriminaciones porque atentan contra el talento, la capacidad y la meritocracia, ¿cómo se evita que se instale ese abuso con la consigna de protección a los débiles?
-En el tema valorico, y sobre las futuras generaciones, ¿cómo se evita el fomento de ambientes familiares tóxicos, deformantes, degradados y que tienden a replicarse, si cada cual tiene derecho a comportarse y criar los hijos como quiera?

09 de marzo

Frente a las preguntas sobre la propaganda comunista, sólo veo una respuesta: con ideas. Sea con comunistas, socialdemócratas o conservadores, siempre el debate político debe darse desde las ideas, con argumentos, hechos y estadísticas que sustenten una visión demócrata liberal de la vida.
Sobre carabineros, creo que cumplen un rol demasiado crítico en sociedad, pero siempre dentro del marco legal e institucionalidad. Ninguna autoridad puede estar por sobre la ley. Sobre lo ambiental, y en general en cualquier área, los grupos intermedios, financiados por quien sea, y a través de cualquier medio no violento, tienen igual derecho a exponer y defender sus ideas. No me complica. Todos debemos respetar el ordenamiento jurídico.
En lo personal, creo que al Estado no le corresponde administrar ni CODELCO ni ninguna otra empresa estatal en que compita con privados. Tengo mis reservas con TVN y la Polla de Beneficencia (monopolio legal de las loterías).
Por cierto que no me parecen las discriminaciones positivas, en principio. Sin embargo, creo que pueden existir áreas en que la discriminación estructural sea tan profunda que acción afirmativa transitoria fuera justificable. Pero sólo en casos de grave exclusión arbitraria y x tiempo definidio.
Sobre la familia, mientras no se cometa violencia intrafamiliar o se lesionen derechos de sus integrantes o terceros, no veo qué podría opinar. Cada uno debe ser libre de dirigir moralmente su vida como mejor le parezca.

11 de marzo

Estimado, la acción del totalitarismo es un problema complejo, para controlarlo requiere buena voluntad, justicia social y pactos sociales, un socialdemócrata o un conservador son demócratas igual que Ud., no es lo mismo. Es muy cierto, nadie sobre la ley, pero si eres policía la ley debe blindarte para enfrentar a quien no la respeta, de lo contrario todo es una riña callejera, sobre lo ambiental, ese es el punto, no son ideas, ni estudios ni búsqueda de equilibrios, es creencia, violencia y manejo comunicacional, sobre la discriminación positiva, una vez que la entregas no la puedes desmontar. Finalmente, si tu familia te condiciona desde niño a ciertas prácticas, es violencia intra-familiar, porque no te puedes negar, ni quejar, ni acusar.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera