#Política

¿Los “guatones Romo” de la democracia?

23 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Cuáles son los criterios que en la ANI orientan este tipo de contrataciones? ¿Existen perfiles para dichos cargos? Y si éstos funcionan de manera relativamente similar a las contrataciones comunes del sector público, ¿cómo se define, y a qué apuntaría, la “experiencia en cargos similares”?

Osvaldo Romo, más conocido como el “Guatón Romo”, fue un agente de la DINA que sin lugar a dudas, ocupa uno de los lugares “más prominentes” en nuestra “Historia Nacional de la Infamia”. Reconocido como un exaltado dirigente de la USOPO (Unión Socialista Popular) de los campamentos controlados por el MIR a principios de los 70, llegó incluso a forjarse un futuro político promisorio en el gobierno de la UP, (fue candidato a regidor por Ñuñoa y a diputado por Puerto Montt y Llanquihue). Una vez concretado el Golpe de Estado y cuando las humaredas de La Moneda aún no se extinguían, el tristemente célebre “Guatón Romo” apareció nuevamente en los campamentos que frecuentaba, pero esta vez vestido de suboficial del ejército e identificando con el dedo a sus “ex compañeros”, según relatan los pocos que tuvieron la suerte de sobrevivir a sus “eficientes servicios” de interrogatorio.

¿Por qué traemos a colación a tan “transilvánico” personaje de nuestra historia reciente? Pues bien, porque este lunes 12 de Agosto, el medio digital “El Dínamo” publicó una inquietante noticia respecto a un profesor de la carrera de trabajo social y del magíster en políticas públicas y seguridad ciudadana de la UTEM, quien presta también funciones a la ANI (Agencia Nacional de Inteligencia). En su nota, el referido medio expresa que dicho profesor se caracterizaba por ser el más cercano a los estudiantes, “el menos amarillo” según expresa uno de los alumnos entrevistados, llegando a ser profesor-guía de varias tesis de licenciatura relacionadas con el estudio de los movimientos sociales e incluso llegando a desarrollar junto a algunas/os estudiantes de pregrado un trabajo de elaboración de perfiles de los activistas que operarían al interior de esa carrera y universidad.

Más allá de las consecuencias que semejante denuncia representa para la confianza de la referida casa de estudios, así como también en torno a la ética del referido “académico”, el hecho suscita varias interrogantes de relevancia no menor para nuestra democracia en la actualidad. En primer lugar, desde el principio de las marchas estudiantiles del 2011 que los dirigentes estudiantiles vienen denunciando la existencia de “infiltrados” en las manifestaciones que, disfrazados de encapuchados, han jugado un rol protagónico en la destrucción de la propiedad pública y privada, así como también fotografiando e identificando a los líderes de las movilizaciones.

¿Será el caso de este “profesor” la punta del iceberg respecto a que también la propia academia ha sido impregnada por sujetos que, utilizando otro tipo de capuchas (en este caso la de un profesor “menos amarillo” y cercano a los alumnos) persiguen fines similares? Según El Dínamo, la ANI al ser consultada refirió que contaba con otros 33 profesionales en similar función. Es decir, ¿potencialmente existen otras 33 carreras y/o universidades que también cuentan con “académicos” como éste desarrollando labores similares? Y por otra parte, si esto ya confirma el hecho de este “analista” (quién no desmiente su rol) recabando información en el ámbito del movimiento educacional, ¿podemos suponer también que existen otros “profesionales” similares laborando en los movimientos medioambientalistas y regionalistas que han aparecido en escena últimamente? Y, por otra parte, ¿cuáles son los criterios que en la ANI orientan este tipo de contrataciones? ¿Existen perfiles para dichos cargos? Y si éstos funcionan de manera relativamente similar a las contrataciones comunes del sector público, ¿cómo se define, y a qué apuntaría, la “experiencia en cargos similares”?

Las anteriores son sólo algunas de las interrogantes por las que debiera respondernos la ANI, pero no sólo dicha agencia debiera emitir pronunciamientos respecto al caso. Por ejemplo, ¿qué tiene que decir el Consejo de Rectores en relación a que al interior de sus campus (a los cuales la fuerza pública y policía de investigaciones debe pedir permiso para ingresar), bajo sus propias narices, personas (aparentemente) civiles, desarrollan una tarea relativamente similar, incluso recibiendo salario de las casas de estudio que lo componen?

Asimismo, en el sitio web de El Mostrador, que en horas de la tarde también reprodujo la noticia, específicamente en su sección de comentarios, se lee claramente la exposición de un lector, quién sostiene que la Universidad ARCIS debiese pronunciarse debido a que el referido “académico-analista” es alumno de uno de sus doctorados. Si esto es real, por supuesto que dicha casa de estudios debiese también emitir un pronunciamiento, ya que si el “académico” continuaba con sus labores de “analista” o agente mientras impartía clases, es difícil creer que se abstrayera de ello al ejercer su rol de estudiante, más aún en un terreno tan sensible como la Universidad ARCIS en dónde muchos de sus académicos y estudiantes (y/o sus círculos más íntimos) fueron objeto de seguimientos y detenciones durante la dictadura militar.

La confianza es el cemento fundamental de nuestra vida social. Permea y es necesaria en ámbitos tan distintos como cuando en las mañanas creemos contar con la movilización necesaria para llegar a nuestros trabajos, como también en un ámbito más macro, cuando confiamos en que quién nos gobierna posee las destrezas y cualidades éticas para desarrollar tal magna tarea. De la misma manera, en el aula, necesitamos tener claridad respecto de quién se encuentra frente a nosotros, educándonos, es un personaje real y no la careta de alguien que bien pudiera ser en ciernes, un “Guatón Romo”. De que en un lugar tan importante para nuestras vidas, como lo es el aula, contamos con un “formador”, no con un informante.

El gobierno y la ciudadanía no debieran dejar pasar por alto casos como éste. De lo contrario es el fundamento normativo mismo del Estado (la mayor institución social creada por nosotros, la ciudadanía, para la búsqueda del bien común) el que se disuelve y en un contexto internacional, en que debido al caso Snowden la sensibilidad por las cuestiones ligadas al espionaje y la amenaza de nuestras libertades individuales se encuentra significativamente exacerbada, el mal manejo de esta situación bien podría terminar de darle el golpe de gracia a la poca credibilidad con la que aún cuentan nuestras ya debilitadas instituciones republicanas.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Diego Valenzuela

13 de agosto

Excelente artículo master.
Del como se vulnera cada espacio de nuestras vidas por el “bien del estado”, eso es lo cruel, siniestro y ridículo. Es inaceptable la postura del garante de nuestro diario vivir…el estado no puede infiltrar nuestras vidas sin ser a lo menos cuestionado.

13 de agosto

Gracias, Diego.
Por temas de espacio no pude interpelar también al rol fiscalizador que debiesen ejercer nuestros diputados, pero esperemos que si esto no se enfría, deban pronunciarse también al respecto.
Slds desde ARik!
🙂

alfacentauro71

13 de agosto

Esta fue la política que también implemento la Concertación, donde personajes como Lenin Guardia, Lopez Candia o Marcelo Schilling, se transformaron en la expresión más detestable de la delación compensada y el soplonaje. Muy buena columna estimado amigo, un gran aporte para no olvidarnos de que en Chile delatar se convirtió en el mejor instrumento en las “Lecciones de Gobernabilidad” de los principes de la concerta.

13 de agosto

Muchisimas gracias AlfaC., efectivamente, no sería raro pensar que en el item de contratación de estas personas, específicamente en lo referente a “experiencia en cargos similares”, hayan tenido su “pasantía” en “La Oficina”. Cuántos trabajaban ahi? Moya., estarán inactivos?… lo dudo mucho…
1 abz!
G

Carla Tamborino

13 de agosto

Felicidades Gustavo! Un tema súper interesante y de verdad preocupante porque con personajes así en casas de estudios, cualquiera está en riesgo de que el día de mañana lo acusen de terrorista solo por escribir un paper, un trabajo que te comprometa con alguna ideología, amparados en la “Seguridad Nacional” o el “Estado de Derecho”.

14 de agosto

Muchisimas gracias, Carla.
Efectivamente, como bien dices tú, aquello de la “seguridad nacional”, las mal entendidas “razones de Estado” (como si éstas pudieran estar por sobre las “razones ciudadanas”), manipuladas y tergiversadas pueden dar para mucho.
Debiese existir una definición democrática de las afamadas razones, pues si no, nos veremos en el eterno problema respecto a “quién vigila al vigilante”.
Slds!

14 de agosto

Igual hay que considerar que todo gobierno, por muy bien o mal inspirado que sea, necesita generar información útil para su defensa. Lo chistoso es que algunos jóvenes que se sienten al borde del lado izquierdo de la política generan afinidad con colaboradores de la ANI, jeje.

14 de agosto

Gracias, Jaime.
Comparto la primera parte de tu planteamiento, es decir la inteligencia existe y es un hecho, PERO debiese ser democráticamente definida, respecto a procedimientos y objetivos, de lo contrario, si no se puede acceder a ello porque quienes están detrás de dichos aparatos invocan las perennes “razones de Estado”, y en consecuencia no se puede transparentar prácticamente nada, no faltaría mucho para volver a las prácticas de interrogatorio en base a apremios ilegítimos.

Respecto a lo 2do, dudo mucho que estas personas sean verdaderamente de izquierda. Creo, se parecen más, a lo que el académico brasileño Theotonio Dos Santos denomina como “lumpenproletariado” o “subproletaria”, una subclase social que, debido a su precariedad material y ergo moral, termina siendo la base del fascismo.

Slds!

14 de agosto

quise decir “subproletariado”

rodrigo sepulveda

14 de agosto

Deben haber otros, tenemos que investigar y atrevernos a denunciarlos a todos.. y que luego se defiendan en tribunales, con pruebas, para no caer en “cacerías de brujas”.. pero es un deber ciudadano denunciar el fascismo, venga de donde venga..

14 de agosto

Gracias x tu comentario Rodrigo.
No soy un experto en áreas de inteligencia, pero hasta donde sé, si bien es cierto es algo difícil crear esas orgánicas, el desbaratarlas es mucho más complejo aun, pues la información, y en consecuencia el poder, que acumulan estos “personajes” (desde directivos hasta el más sencillo de sus operativos) es considerable.
Baste el considerar el caso de Hoover en EE.UU., y también cómo las potencias aliadas se “peleaban” (con aministía total entremedio) el aparato de inteligencia Nazi con posterioridad a la 2da Guerra Mundial.
En el caso chilensis, claro, es efectivo, en lo formal se desbarató La Oficina, pero sus “agentes” efectivamente se habrán dedicado a otras materias… me parece a lo menos, digno de duda razonable.
Slds!

14 de agosto

Indudablemente, en nuestra sociedad la ética se aplica en su mínima expresión

15 de agosto

GRacias x comentar, Ramón.
Slds!

15 de agosto

Creo que su análisis desde la óptica de la sociología es, probablemente acertado,luego, desde el prisma de la inteligencia y la defensa, no creo que tenga asidero. Los espías existen y seguirán existiendo, al igual que jóvenes revolucionarios que luego de obtener el título, se cortan el pelo y van de gerentes a una empresa privada.
La ANI está obligada a reclutar estos personajes, sin embargo son útiles hasta que son descubiertos, así se hace inteligencia, y no tiene nada que ver con el derecho de esto o de aquello, esas cosas son irrelevantes frente a la necesidad de seguridad que el Estado debe hacer prevalecer. NO ME GUSTÓ SU ARTÍCULO, es muy liviano para tantos títulos que ostenta.

15 de agosto

¿PORQUÉ BORRASTE MI COMENTARIO?

¿LA DEMOCRACIA ES SOLO PARA UN LADO?

Enrico Del'Horto

15 de agosto

“… así se hace inteligencia, y no tiene nada que ver con el derecho de esto o de aquello…”
Voh soi un guatón Romo o mamo contreras en potencia.
justificando todo implícitamente y explicitamente, incluso torturas, obvio desaparecer gente.
Como señalas ” esas cosas son irrelevantes frente a la necesidad de seguridad que el Estado..”

15 de agosto

Yo no he borrado nada, por si acaso.
Como autor, no tengo herramientras distintas a las que tu tb tienes.
Slds.

15 de agosto

Lo anterior era para Roberto Martínez, aquello de que yo no he borrado comentario alguno.
Ahora respecto al otro comentario, pues creo que su perspectiva adolece de una distinción fundamental: aquella entre enemigo y oponente. Cómo es que el oponente político, es decir el encapuchado, se convierte en enemigo., tiene la ANI la potestad de construir esa “otredad”. Por otra parte, estamos en un Estado de Derecho, dónde estan los dctos., las órdenes judiciales, las potestades jurídicas basadas en el derecho que permiten a ciudadanos, (también como Ud.), ser objeto de investigaciones que atentan contra las libertades públicas? Si se actúa de facto, contraviene el Estado de Derecho, y si lo contraviene es un acto prácticamente dictatorial.
Ahora respecto a la liviandad del artículo (como ud., lo llama), pues le invito a leer las reglas de la comunidad, específicamente lo que dice relación con la extensión de las entradas. Si ud., puede hacer algo mejor en tan pequeño espacio, pues sencillamente me descubro ante Ud.

Gracias por comentar, Enrico.
Slds.

17 de agosto

No deja de ser paradójico que, asumiendo la existencia de un organismo de inteligencia, no se detenga a los que transforman las protestas ciudadanas en batallas campales. ¿Será que al gobierno le conviene que el foco esté en la violencia?
Con este dato se cierra el círculo respecto a quienes creemos que la policía tiene órdenes respecto a no detener a los violentistas.
¿O es muy tonto lo que estoy diciendo?

17 de agosto

Gracias por comentar, Sergio.

Fíjate que hace algunos días atrás, las/os amigas/os del medio digital “Verdad Ahora”,también reprodujeron esta columna, y al hacerlo, ellos recomendaban leer antes otro artículo periodístico que se sitúa temporalmente entre la publicación de “El Dínamo” en la que se basa este escrito y esta columna propiamente tal. En dicho artículo, “Verdad Ahora” señala que el referido “profesor” también esta relacionado al “caso bombas”, pues había trabajado cercanamente con uno de los involucrados en dicha investigación… qué casualidad, no?

A mi toda esta trama me esta comenzando a recordar la “Operación Gladio”. Ojalá que si seguimos tirando de esta hebra podamos ver más justicia que la que se vio en Italia, en donde no hubo condenados por los hechos gravísimos que ocurrieron y donde tampoco hay claridad de la situación actual de aquella “asociación ilícita”.

Saludos.
G

17 de agosto

Gracias por comentar, Sergio.

Fíjate que hace algunos días atrás, las/os amigas/os del medio digital “Verdad Ahora”,también reprodujeron esta columna, y al hacerlo, ellos recomendaban leer antes otro artículo periodístico que se sitúa temporalmente entre la publicación de “El Dínamo” en la que se basa este escrito y esta columna propiamente tal. En dicho artículo, “Verdad Ahora” señala que el referido “profesor” también esta relacionado al “caso bombas”, pues había trabajado cercanamente con uno de los involucrados en dicha investigación… qué casualidad, no?

A mi toda esta trama me esta comenzando a recordar la “Operación Gladio”. Ojalá que si seguimos tirando de esta hebra podamos ver más justicia que la que se vio en Italia, en donde no hubo condenados por los hechos gravísimos que ocurrieron y donde tampoco hay claridad de la situación actual de aquella “asociación ilícita”.

Saludos.
G

Régana Concha

21 de agosto

Uf!! Que horror…La credibilidad de las Instituciones nunca nos pareció de lo más transparente, pero hoy en día esto, como bien dices tu, no se debe pasar por alto. Lamentable, desilusionante y muy preocupante.

21 de agosto

Gracias, estimadisima Régana.
1 abz!
G

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría