#Política

Los excesos del modelo

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Principios de los noventa cuando los organismos internacionales del capitalismo comenzaron a “recomendar” las indicaciones definidas en el Consenso de Washington, la cuestión de las políticas contra la pobreza (o en realidad contra los pobres) se instaló en la agenda de los gobiernos.


La desposesión es cada vez más real, el despojo cada vez más brutal, el absurdo cada vez más evidente. La indignación necesaria debe despertar, desnaturalizar los excesos de una clase como si fueran un triunfo del emprendimiento individual y no resultado del engaño, el tráfico de influencias y el cohecho sobre los recursos comunes y la apropiación indebida de la riqueza pública.

Pero había algo distinto. Primero, detrás no había un sentido ético sino era una fórmula complementaria a la contra-insurgencia, una táctica para reducir las posibilidades de subversión de los desposeídos. Segundo, ésta dejó de ser comprendida como resultado de una situación global de desigual distribución de la riqueza y poder, donde unos pocos (propietarios) se apropiaban indebidamente de la producción y el trabajo de otros. Por el contrario pasó de un fenómeno relacional, construido socialmente, a pensarse como mera condición individual ligada a trayectorias biográficas y méritos personales, endosando la culpa a las mismas víctimas del modelo.

El objetivo de esta política del norte para los países del sur, era desviar las reivindicaciones populares del siglo XX de restituir lo expropiado por los poderosos, a centrarse sólo en que, del rebalse de lo producido, chorree algo para abajo. Así pues, todo fue hablar sobre los pisos necesarios (sueldo mínimo, necesidades básicas insatisfechas, focalización del gasto, etc.) y no del techo permitido, precisamente para ocultar sus causales: los excesos que como sociedad estamos dispuestos a tolerar, el máximo de riqueza que un individuo puede tener.

Alguien se ha preguntado por qué las universidades, el Estado y los medios llevan 30 años estudiando, censando, analizando, categorizando y tipificando a los pobres. Qué comen, cómo visten, cuánto ganan, las muertes que tienen, los embarazos que suceden, las drogas que consumen, los asesinatos que cometen, los delitos que hacen, etc. Pero ¿Sabemos algo de los ricos? ¿Hay programas, estudios o documentales que enseñen su violencia, su hipocresía, su codicia, sus robos, que muestren el cómo se hicieron ricos y realmente cuánto ganan y poseen?

Si no lo hacen es precisamente para no saber de sus excesos, su hambre insaciable, su saqueo incesante. Para no saber de todos los Luksic y los Dávalos que hay, para no conocer  las operatorias especulativas que impulsan, como las que permitieron a la nuera de la presidenta llevarse 2.500 millones de pesos: monto superior al gasto social anual de los 10 municipios más pobres del país.

La desposesión es cada vez más real, el despojo cada vez más brutal, el absurdo cada vez más evidente. La indignación necesaria debe despertar, desnaturalizar los excesos de una clase como si fueran un triunfo del emprendimiento individual y no resultado del engaño, el tráfico de influencias y el cohecho sobre los recursos comunes y la apropiación indebida de la riqueza pública.

TAGS: Concentración de la riqueza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de febrero

Los explotadores con sus excesos no desaparecen de un momento para otro. Más bien ello involucra un largo proceso político, social, económico e ideológico. En algunos países latinoamericanos la patronal está derrotada, pero no aniquilada. De hecho, les queda una base internacional, el capital global, del que son una rama con el cual forman una economía basada en la especulación, que de ese modo no crea riqueza sino que se la apropia. Tienen los medios de producción, mucho dinero y amplísimos vínculos sociales. Incluso en los países que buscan construir un régimen popular su poder de resistir aumenta en miles de veces precisamente a causa de su derrota.

En Chile, su posibilidad de coartar la acción de los trabajadores que pretendemos construir una opción al neoliberalismo se basa en el control del Poder Judicial, de los medios de comunicación, de la producción del cobre, de la dirección de la economía, etc., todos ámbitos que les proporcionan una importancia incomparablemente mayor a la que les corresponde por su número entre el conjunto de la población. La lucha de los explotadores, de los dueños de nuestras riquezas digo, contra los trabajadores se vuelve así mucho más encarnizada; en especial cuando se habla de movilizarnos o de esa Asamblea Constituyente Autoconvocada que sustituye las ilusiones reformistas de esta falaz transición a la democracia.

17 de febrero

En realidad seño Renna rme parece mucho mas absurdo preocuparse de quienes se cuidan muy bien por si mismos en lugar de preocuparse por quienes tienen mas problemas.

21 de febrero

Está bien que se tome partido por la izquierda y sus dogmas, pero esto: “La desposesión es cada vez más real, el despojo cada vez más brutal, el absurdo cada vez más evidente.”, ¿no será mucho, Lucho? Se oye muy parecido a “El mundo se acabará, las señales ya están aquí, por todos lados. Todavía estás a tiempo para salvarte” Yo prefiero dejar los discursos apocalípticos a un lado y sugerir cosas concretas: Sabemos que la concentración excesiva es nociva, sabemos que la riqueza en manos del Estado es nociva. Seamos creativos: La solución va por lo menos pensado, creo yo, por las sociedades anónimas. Legislar para prohibir que la propiedad de éstas se concentre en un mismo individuo o en cualquiera que tenga parentesco con él en por ejemplo, más de un diez por ciento. Se generaría una curiosidad entretinidísima: No serían empresas del Estado, que roba todo lo a su alcance, pero tampoco la propiedad estaría concentrada. Normar por ese lado nos puede llevar al capitalomunismo. Y en una de esas resulta bueno.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

Todas las instituciones de educación superior debemos comprometernos con asegurar la protección de quienes denuncian, generar instancias de acompañamiento de las víctimas, así como agilizar los procedi ...
+VER MÁS
#Educación

Equidad de género universitaria: Dialogar para avanzar

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

La solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos
+VER MÁS
#Medios

Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco