#Política

Los efectos del fuego amigo en la organización política y social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La unidad es importante, eso está claro.  A estas alturas nadie podría decir lo contrario.  Tanto así que tal idea tiene su propio refrán, “la unión hace la fuerza”.  O fábula, como esa del labrador que pide a sus peleadores hijos ir al bosque a buscar varas de leña para luego mostrarles la diferencia entre romperlas de a una (fácil) y todas juntas (difícil).


Los francotiradores se encargan de tumbar toda idea que no se adapte en un ciento por ciento a lo que en su particular mirada debe ser. Ya sea porque no les gustó el mensaje, la cinta de envolver del sobre o porque el mensajero no les cae bien.

Un extremo de esta premisa es la unidad que obvia las diferencias de fondo. Como crónica de una división anunciada, en algún momento la desavenencia emerge y entorpece el avance. Es lógico que así ocurra e incluso positivo porque lo contrario es el instrumentalismo por sobre los principios.  Algo que se ha convertido en mantra en parte de la acción política y social actual.

Pero aunque unirse en torno a los temas de fondo más que sobre los accesorios es lo importante, existe una práctica, una especie de deporte distorsionador entre grupos que se supone comparten objetivos. Es lo que en jerga bélica se llama el fuego amigo.  Y en la más coloquial, el perro del hortelano.

Mucho se ha escrito sobre aquello. Y explicaciones debe haber bastantes: individualismo, caciquismo, caudillismo, mesianismo, confundir lo contingente de lo esencial.  Como ejemplo de la división en la acción política se alude al archipiélago de la izquierda.  Incluso existe una historia –ficticia o no, da lo mismo- de cierto partido que a los pocos días de nacer ya estaba conformado por tantas facciones como fundadores le dieron vida.

Personalmente tengo un amigo que, con mucha claridad, me dijo un día que existen ciertos líderes –o pseudo líderes- que se miran al espejo y ya encuentran diferencias.

El origen de la diferenciación permanente que no permite construir fuerza política y social relevante ha sido analizado desde hace tiempo.  De lo que no he sabido mucho es sobre los efectos de mediano plazo de la práctica de quienes acostumbran a disparar contra los que se supone son aliados en la causa colectiva. Les llamaré, sólo para efectos de este escrito, los francotiradores de la diferencia.

El primero y más visible es que las iniciativas que se levantan presentan dificultades para materializarse.  Sin ánimo de buscar formas para avanzar, los francotiradores se encargan de tumbar toda idea que no se adapte en un ciento por ciento a lo que en su particular mirada debe ser.  Ya sea porque no les gustó el mensaje, la cinta de envolver del sobre o porque el mensajero no les cae bien.  La munición puede ir dirigida al envoltorio o a su portador. Da igual, lo importante es abatir.

Tal es el efecto inmediato.

Pero el más complejo y riesgoso es el de mediano y largo plazo. Es la inmovilización de los movimientos –aunque suene paradójico-, a cuyos participantes la metralla les va licuando las ganas de proponer ideas y acciones en el espacio público.  A no levantar la cabeza ni sobresalir, no vaya a ser avistado por el atento francotirador.

La autocensura comienza a aparecer, cunde la desarticulación y la única opción que queda a quienes siguen interesados en el quehacer colectivo –que los hay y muchos- es impulsar los cambios mediante la acción individual.  Aunque esto último, nuevamente, suene paradójico.

En el mundo de la política y los movimientos sociales no es difícil identificar francotiradores. Y aunque cumplen también un rol, como todo aquel que participa en el quehacer común, los efectos complejos de su acción se mantienen mucho más allá del impacto inicial.

No es el objetivo de este artículo hacer un llamado a obviar las diferencias ni a actuar con obsecuencia entre quienes comparten objetivos de fondo.  O a repetir palabras de buena crianza que nos hablen solo de buena onda, sin entrar en lo medular.  Tal puede ser igual de negativo.  La idea es simplemente plantear que para la acción política y social se requiere una forma de trabajar que, haciéndose cargo de la diversidad, no espante la unidad.  Que la propicie desde otra mirada, teniendo como objetivo caminar hacia ese horizonte que se divisa tan lejano.

No vaya a ser que, volviendo a las historias de antaño, el francotirador se sienta un triunfador por quedarse con la mitad del niño que el rey Salomón partió en dos.

TAGS: #SociedadChilena Acuerdos Políticos Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En análisis internos, el SAG advirtió “deficiencias logísticas y técnicas para implementar de manera oportuna, eficiente y eficaz el sistema de control y fiscalización de las obligaciones que impone ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sphagnum/turba: ¿Peligra aplicación de decreto que regula su cosecha?