#Política

Los bots en las elecciones de EEUU y su papel en futuras campañas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En los últimos años se ha acusado a Twitter de permitir la multiplicación de bots, aquellas cuentas ficticias que actúan de forma automática imitando un comportamiento humano y que suelen servir para difundir contenidos a favor o en contra de un usuario, campaña, hashtag, etc. La respuesta de Twitter fue que lo estaba controlando y que sólo un 8,5 % de su conversación provenía de bots. Sin embargo, en estas recientes elecciones estadounidenses la realidad mostró que son muchos más y que, aproximadamente, un 20 % de los mensajes sobre Hillary Clinton o sobre Donald Trump fueron generados automáticamente.


Los partidos políticos y las campañas electorales los van a utilizar con intensidad por su eficiencia, por su eficacia y por su flexible fortaleza. Los programadores serán los nuevos narradores. Y los bots, sin lugar a dudas, formarán parte del nuevo escenario de la tecnopolítica.

Alessandro Bessi y Emilio Ferrara, profesores de la Universidad del Sur de California, expusieron en un estudio que cerca de 400.000 bots estuvieron operando en Twitter durante esta campaña, con 3,8 millones de tuits hablando a favor y en contra de candidatos, o retuiteando compulsivamente. Aunque, de hecho, el 75 % fueron bots a favor de Trump, especialmente tuiteando en estados del Sur y del Medio Oeste, justo donde el republicano consiguió más votos.

Este ejército de bots actuó con intensidad durante los debates. John Howard, de la Universidad de Oxford, demostró que un tercio de los tuits de apoyo a Trump que se emitieron durante las transmisiones fueron lanzados por robots. Por ejemplo, durante el primer debate, el tráfico a favor de Trump fue considerablemente mayor: casi dos millones de tuits a favor de Trump y sólo unos 613.000 a favor de Clinton. Al investigar las características de los mensajes, los investigadores observaron que el 33 % de los apoyos a Trump provenían de robots, frente al 22 % registrado a favor de Clinton (que también contó con esa ayuda “no humana”).

Esta campaña no ha sido la primera en utilizar cuentas automatizadas. Pero lo diferente —y novedoso— es que este tipo de usuarios ya no se usaron exclusivamente para retuitear mensajes de los candidatos o para trolear a los oponentes, como se venía haciendo, sino que se programaron para responder y participar en conversaciones, incluso intentando convencer a la persona con la que interactuaban. Los autores del estudio arriba mencionado destacan su simulación del comportamiento humano: «Parece que se van a dormir [desconectándose unas horas]. O tuitean 5, 10, 15 tuits de golpe, y luego ninguno durante una hora. Ellos clonan el comportamiento de las personas». La razón es clara: jamás confiaremos ni tendremos en cuenta la opinión de un robot, pero sí la de una persona como nosotros. Mientras más real parezca, más posibilidades de conseguir cambiar algo de nuestro pensamiento.

Nicholas Carr, escritor y finalista del Premio Pulitzer, afirmaba en una entrevista reciente: «La tecnología puede desafiarnos y mejorarnos o volvernos criaturas pasivas». Y tiene razón. Los bots nos reducen a un patrón previsible y programable por un algoritmo. Nuestra identidad se convierte en un dato. Y reducen a nuestros representantes y a nuestras instituciones a un proceso de mecanización de la representación, creando atmósferas de retroalimentación que limitan la diversidad y la pluralidad.

¿Qué pasará con la comunicación y con la política en la era de los bots y del Big Data? Es pronto para aventurar un desenlace, aunque ya vamos viendo luces y no pocas sombras. Todo dependerá de nuestra capacidad de autonomía y de nuestra capacidad regulatoria. Mientras, en la política democrática (institucional y electoral) pueden ser, también, un poderoso instrumento para facilitar (mucha) información, haciéndola instantánea y accesible, reduciendo la arbitrariedad del poder, al homologar respuestas y procesos de servicios públicos, por ejemplo. Homologaciones que deben ser objeto de regulación, obviamente. La información digital es y será, cada día más, el derecho natural a la información.

Los partidos políticos y las campañas electorales los van a utilizar con intensidad por su eficiencia, por su eficacia y por su flexible fortaleza. Los programadores serán los nuevos narradores. Y los bots, sin lugar a dudas, formarán parte del nuevo escenario de la tecnopolítica.

 

TAGS: #ComunicaciónDigital #ComunicaciónPolítica #RedesSociales #Tecnopolítica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Roberto t.

21 de Noviembre

Este artículo es increíble. las maquinas elgen presidentes No nos hemos dado cuenta pero ya somos robots de nuestra tecnologia. vivimos en Un mundo surrealista que ni siquiera imagino orwell

Jorge

25 de Noviembre

Los bots no son capaces de formular opiniones propias y responder a críticas para persuadir a los usuarios, ¡por favor! Se programan simplemente para publicar contenido previamente creado por una persona, como el twit que me trajo a este artículo. Este sitio también usa bots (tweetdeck, hootsuite, etc) para programar publicaciones de carácter político con el propósito de influir en la opinión pública y conducirla a una determinada forma de pensar, la suya, por supuesto

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En el momento que se comienza a pensar y usar su propia inteligencia en busca del libre albedrío, te vuelves peligroso para el sistema; peligroso para esas personas que están en el poder
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pensamientos desde el fondo de la estupidez global

En análisis internos, el SAG advirtió “deficiencias logísticas y técnicas para implementar de manera oportuna, eficiente y eficaz el sistema de control y fiscalización de las obligaciones que impone ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sphagnum/turba: ¿Peligra aplicación de decreto que regula su cosecha?