#Política

Los baches en el camino de las reformas

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ya en el ecuador del gobierno de Michelle Bachelet, se hace necesario explorar no ya los baches sino, más bien, los extensos socavones en el camino de las reformas. Aquí, los que considero más profundos.


Un consenso transversal pudo haber evitado el gigantesco desgaste para gestionar el tosco desencuentro entre los grandes empresarios con el gobierno y Nueva Mayoría

1) Un proceso de reformas diseñado y dirigido en forma vertical, sin apoyo social organizado y activo, con pocos medios de comunicación y enfrentado a poderosos adversarios atrincherados, la derecha empresarial, la cual controla más dígitos del PIB que el Estado (apenas el 22%) y que cuentan con un duopolio mediático, es (casi) tan inviable como inconcebible sin un acuerdo político transversal mínimo a priori con este poder de facto. Porque, en estricto rigor, el cambio reformista no atenta contra los intereses de la derecha empresarial, más bien todo lo contrario. Un cambio estructural debe llevarse a cabo en Chile: que el 1,11% se lleva el 57,7% del ingreso total del país, mientras el 98,8% recibe sólo el 42,3%, no puede más que provocar una desestabilización social que ningún sistema democrático puede resolver sin una repartición más equitativa del poder y de la riqueza para poner las bases de la cohesión y la paz social, que es lo que aseguran las reformas, beneficiando a todos los agentes sociales, incluyendo a la derecha empresarial. Un consenso transversal pudo haber evitado el gigantesco desgaste para gestionar el tosco desencuentro entre los grandes empresarios con el gobierno y Nueva Mayoría (NM); y el país se hubiese ahorrado la campaña del terror y, supuestamente, el Nueragate  hubiese tenido un recorrido más judicial que político. Esta falta de un pacto con este poder de facto es el socavón más profundo en el camino de las reformas y puede, aún, desbarrancar todo el proceso.

2) El abuso mediático de una campaña del terror en toda regla contra las reformas, que muchas veces a rozado una sedición larvada, orquestada por la derecha empresarial a través de su duopolio mediático y, paralelamente, un abuso de un enorme déficit de pedagogía política y de gestión del gobierno y de NM para explicarlas e implementarlas, ha sido determinante.  Este doble dispositivo ha obstaculizado gravemente la comunicación entre el gobierno y NM con la ciudadanía. ¿El resultado?: las clases medias y bajas fueron convencidas por la campaña del terror de que no son favorecidas con las reformas.

3) A todo lo anterior se agrega el estallido de una corrupción (¿sistémica?)  transversal que ha zarandeada a la Administración Bachelet. El deterioro general que provoca el tsunami de corrupción –que obliga a diseñar la Agenda para la Transparencia y la Probidad en los Negocios y en la Política, en rigor, otra reforma estructural– ha sido traumático para el proceso de reformas: lo eclipsa de la agenda política, de los medios de comunicación, del interés ciudadano y, lo peor: parte del edificio institucional en que se gestiona tambalea con el peligro real de que se derrumbe y lo aplaste.

4) El rechazo ciudadano a las reformas que comienzan a mostrar las encuestas a solo meses de haber asumido Bachelet (con un 63% de apoyo), pone de relieve unas interrogantes inquietantes: ¿rechazo ciudadano a derechos sociales que las reformas consolidan y garantizan, como una educación pública gratuita, universal y de calidad, o derechos laborales, entre las más emblemáticas? ¿Una gran parte de la ciudadanía se niega el derecho a tener derechos? Aquí exploraré algunas respuestas a esas perplejidades: 4a) La falta de un análisis sociológico y/o psicosocial. Casi 40 años de ultraneoliberalismo chilensis –13 manu militari en dictadura y 26 en democracia con un fuerte contenido social– ha colonizada en la psique social un individualismo excluyente e insolidario, internalizado en la educación formal y en unas relaciones laborales apartheid, capturadas ambas por el neoliberalismo. La salud, la educación y las pensiones son un bien de consumo privado y no derechos sociales garantizadas por un Estado solidario que, en esencia es lo que proponen las reformas, las cuales en este escenario entran en conflicto con el universo psicosocial ultra individualista del neoliberalismo, donde el concepto “un ciudadano” ha sufrido un reduccionismo sistémico: se ha transformado en “un consumido consumista”. 4b) La corrupción política. La crisis de credibilidad y legitimidad del sistema por la corrupción, ha consolidado el antiestablishment político: toda propuesta institucional, en este caso las reformas, es rechazada. Esto ha quedado verificado en otras encuestas donde las reformas, sacadas del contexto gubernativo, reciben un alto apoyo. 4c) Las propias encuestas. Todas son hijas de quien las financia. En Chile, las más influyentes son hijas de la derecha empresarial, obstruccionista intransigente de las reformas. ¿Pueden las encuestas de los think tank de la derecha empresarial diseñarse à la carte como parte de la campaña del terror? Una interrogante tan inevitable como discutible. 4d) El Nueragate. Merece un apartado único que hago al final de este análisis.

5) Uno de los baches más profundo en el camino de las reformas, ha sido la desaceleración económica, producto, en gran medida, de factores externos y no por la “incertidumbre” que producen las reformas como plantea el lobby del terror contra éstas. La razón principal: el fin de los altos precios de los commodities, el cobre en Chile, y el menor crecimiento económico de China, principal importador de este mineral. Las reformas han tenido que adaptarse a la desaceleración económica graduándolas y atenuándolas para una implementación a mediano plazo. Esto ha levantado ampollas dentro de NM, lo que reduce la fortaleza política del proceso.

6) En el plano estrictamente político de apoyo partidista, lo destacado ha sido el fuego amigo contra Bachelet y las reformas dentro de NM que, extravagancias de la política, no existiría ni estarían en el Parlamente sin el capital político bacheletistas que, por primera vez en democracia, logra mayoría en el Parlamento. El fuego amigo (léase de la DC) ha minado de deslealtad el camino de las reformas con rencillas partidistas tóxicas que en vez de oxigenar sólo han asfixiado más el escenario político.

6) El Nueragate.  Partimos de la base de que ya no se puede continuar ocultando la obviedad: el Nueragate es más una operación política que un caso judicial, la más perfecta para atacar el proceso de reformas. No se requiere tener mucho sentido común para concluir que es irrefutable que Bachelet no sabía de las tratativas de su hijo y nuera con el dueño del Banco de Chile en medio de su campaña presidencial donde se sabía ganadora. Ningún político es enemigo ni conspira contra sí mismo, a no ser que elija suicidarse políticamente. Y a todas luces no es éste el caso. Si hubiese sabido de este negocio de especulación inmobiliaria de sus parientes más cercanos, Bachelet lo hubiese detenido ipso facto. Aceptar esta operación hubiese sido sepultar su mayor capital político, su credibilidad, antes de asumir; y ni el peor de sus enemigos daría crédito a un error de este calibre. Hijo y nuera cometieron una macro imprudencia plasmada en una falta de sentido de las proporciones tan desastrosa como insoportable. El impacto político de esta mega imprudencia ha puesto en cuestionamiento tanto el discurso político central de Bachelet –la igualdad de oportunidades–, como su mayor credencial –su credibilidad–, que sufre una fractura ¿irreversible?

Lo que resulta tan demoledor como grotesco, es que la carencia de un mínimo de prudencia de hijo y nuera, produzca una macro crisis contra el proceso reformista más importante de la era postdictadura que cambia parámetros importantes del ultraneoliberalismo heredado de la dictadura. La única certeza de esta operación política contra las reformas, es que Bachelet no se librará de todo tipo de maniobras maquiavélicas hasta el minuto final de su mandato, con el único afán de hacer rodar su cabeza teniendo como base el Nueragate, y así frustrar el proceso de reformas.

Como conclusiones de este análisis, seis constataciones. 1) Lo que fue la única fortaleza de las reformas –el enorme capital político de Bachelet– se convirtió en su peor debilidad por el impacto político del Nueragate. 2) Un proceso de cambios de esta envergadura no puede quedar supeditado a un único liderazgo, por muy poderoso que sea, sino que debe ser apoyado, además, por un movimiento social organizado y activo. 3) El proceso reformista debe tener unos medios de comunicación masivos que haga una buena pedagogía política, explicándolo. 4) En un proceso reformista de este calado y con un diseño y arquitectura verticales, es necesario un pacto político transversal mínimo, más aún si no se cuenta con un movimiento social organizado que lo defienda ni medios de comunicación que lo expliquen, para minimizar su poderosísimo adversario, la derecha empresarial atrincherada.  5) El drama político del Nueragate es que se confunde entre el “amor de madre, es abismo sin medida” y el “amor de Presidenta, es abismo con medida”. La oposición y delimitación entre esos dos “amores” podría superar los enormes baches que continuarán saliendo en el camino de las reformas que, espoleadas por sus poderosos adversarios, y también por los autobaches, avanza, pero acercándose al borde del abismo. Y 6) La última constatación abraza a todas las demás:  sin la empecinada e imponente resistencia de Bachelet, el proceso reformista yacería ya en el fondo del despeñadero. Paradojalmente, para los poderosos detractores de las reformas, la derecha empresarial, obstinados en poner los más profundos baches en el camino de las reformas, la robusta resistencia de Bachelet ha sido su más profundo bache para acabar con las reformas. ¿Se hará realidad en este caso eso de “el que resiste siempre gana”?

 

TAGS: Caso Caval Empresarios Michelle Bachelet Reformas Políticas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de julio

Ya que el neoliberalismo se impuso en una Dictadura, y las reformas son tan profundas que quizás se requiera otra Dictadura para efectuarlas. Por ahora, la Democracia se muestra ineficiente en estos casos.

Al final a las reformas se les hacen tantos cambios, que todo sigue igual.

Saludos

Servallas

08 de julio

1.- En realidad no son reformas, son estructuras y sistemas orientados a cambiar los escenarios macros, a convertirnos en otra sociedad que tal vez no queremos. Respecto a 1.1 %, si eso fuera cierto, bastaría aplicar una escala de impuesto mayores, eso no se hace porque vivimos en una modernidad líquida, el capital se retira y cuando se va, se apaga la luz, no hay 42,3 % para repartir.
2.-Creo que es un absurdo, los medios que la llevan hoy son los digitales, y en ella el gobierno, el conglomerado que lo apoya y la oposición están muy, muy cuestionados.
3.- La corrupción es parte integrante del mundo político, aquí y en todo el globo, el gran contrapeso en Chile fue la Contraloría, la que ha sido debilitada por este y los otros gobiernos, una acción en contra de ese debilitamiento debería ser una lucha de todos los ciudadanos.
4.- La presidenta tiene un 71 % de rechazo, se ve un gobierno sin liderazgo, sin dirección, sin visión de estado. 4a,4b, al chileno medio no le gusta un estado que le controle la vida, que lo subyugue y lo haga tributario de sus líderes, no quiere una esclavitud para el estado, tampoco para el empresariado, en el mundo politico nadie entiende que debe haber un camino intermedio.

Servallas

08 de julio

5.- No, no es cierto, creo que está equivocado, es el acostumbramiento a los “commodities”, a más de lo mismo, no hay ayuda para innovar, para arriesgar, para invertir en otros sectores, para crear empresa, ésta sola palabra la han demonizado cierto lideres políticos y los activistas lo asumen plenamente, por ahí hay rayados que dicen : “mueran los empresarios…” así como otros de grupos ultras escriben .. “muera el estado chileno..” …?.
6.- El “nueragate” sólo muestra que la ambición, los egos y otras tantas debilidades humanas aparecen cuando se les entrega la oportunidad, no sólo para el entorno de la Presidenta, para todos nosotros, para evitarlo es necesario transparencia, buenas leyes y sobre todo, contrapeso en el poder, las debilidades humanas no las vamos a cambiar.

Maquiavelo en el Tribunal Constitucional | G-Mycin Studio LLC

22 de julio

[…] duda, y a pesar de todos los baches en la gestión de las reformas, existe una férrea voluntad política en la Administración […]

22 de julio

Gracias a todas y todos por participar!

Creo que el problema en la implementación de las reformas estructurales fue, efectivamente, la desaceleración económica. En gran parte por la coyuntura internacional, pero también por no haber prevenido que un proceso de reformas de gran calado necesitaba de un programa de medidas para frenar la desaceleración y estimular más la economía para seguir creciendo por sobre el 4%. La incertidumbre siempre se produce con un cambio tan enorme. Y no se crearon las condiciones para responder económicamente a esa incertidumbre de los mercados. Se tendría, como expongo en este artículo, que haber llegado a un pacto nacional, a priori, para implementar las reformas de tal modo que no surgiera ese rechazo macizo (según las encuestas).

Con respecto a la visión pública de los empresarios. Es lamentable, pero se la han ganado, y es de mucho desprestigio. El problema central aquí, según mi punto de vista, es que estamos frente a un empresariado híper ideologizado, ultra conservador, y sin una auténtica visión de responsabilidad social. No existe simetría de poder entre trabajadores-asalariados y empresarios. La distribución del poder no puede continuar siendo tan asimétrica si queremos llegar a ser un país desarrollo inclusivo y justo. En el periodo posdictatura se ha creado más riqueza pero en mucho menos manos, y más desigualdad en muchísimas más manos; esto último lo comparo dentro de los parámetros socioeconómicos actuales de país “emergente”.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?