#Política

Las nuevas formas de participación política

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El contraste entre el debilitamiento de las instituciones públicas y la revitalización de nuevas formas de participación, reflejaría que las formas de ejercicio ciudadano se dan en un escenario diferente al de antaño

Hace pocos días fue presentada la encuesta Adimark y CEP correspondiente al mes de noviembre del año 2014. Los resultados, que por lo demás fueron poco auspiciosos para la clase política, evidencian la crisis en la que están inmersas los mecanismos formales de la democracia liberal representativa chilena: un 53% de los encuestados no está interesado en la política, un 50% no se identifica con ninguna coalición política y un 57% no se identifica con ninguna tendencia política, es decir, ni con la Nueva Mayoría ni con la Alianza.

La opinión pública en Chile no ha cambiado significativamente de manera positiva, demostrando una vez más el declive constante de la desconfianza y el interés por la política tradicional, entendida como las modalidades formales por donde es posible ejercer la participación política. Sin embargo, lo que sí demuestran los estudios, es que las formas de ejercer participación en la esfera pública han cambiado fuertemente, donde más personas están expresando su opinión política mediante Internet y más gente participa por mecanismos no convencionales que escapan a las lógicas partidarias.

En efecto, los cambios en la cultura política, y por tanto de la participación política, podrían obedecer eventualmente a que las personas no encuentran en los actuales mecanismos de participación formas de incidencia en los asuntos públicos. Ya el informe de la Auditoría a la Democracia del PNUD (2014) diagnosticó que son escasas las herramientas que tienen las personas para participar en la vida pública, apuntando directamente a las normativas jurídicas vigentes (insuficiencia de un marco legal que permitan participar activamente a través de plebiscitos a nivel nacional-local, iniciativa popular de ley o referéndum de revocación de mandato), al tipo de sistema electoral (poco representativo) y al tipo de sistema de partidos (que no favorece la democracia interna e impide que las mujeres puedan tener cuotas de poder).

Con respecto a esto último, no es que a las personas no les interesen los asuntos públicos (como señalan algunos), sino que la forma en cómo se acercan a ellos es lo que cambia. Vale decir, estamos en presencia de nuevas vinculaciones con los asuntos públicos que se están dando a través de deliberaciones y conversaciones por y a través de las redes sociales digitales e Internet propiamente tal. ¿La razón del por qué más deliberaciones vía Internet y red social digital? La apertura de canales de comunicación que promueven la horizontalidad, rompiendo con el clásico modelo comunicacional en donde los roles estaban claramente diferenciados: un emisor que “emite” el mensaje y un receptor que “recepciona” jerárquicamente dicho mensaje en un contexto determinado. Lo anterior rompería entonces con la forma en que los actores institucionales conciben la comunicación política, donde ya las personas son emisores y receptores simultáneamente, comparando información e incorporándose al debate público de otra manera, particularmente en el caso de los jóvenes, que no se inhiben en dar opiniones y que se movilizan por causas más genéricas (a propósito de los valores post-materialistas), dejando en mayor o menor grado la clásica forma de participación electoral.

El contraste entre el debilitamiento de las instituciones públicas y la revitalización de nuevas formas de participación, reflejaría que las formas de ejercicio ciudadano se dan en un escenario diferente al de antaño, puesto que el ejercicio del poder muchas veces se da a través de presiones mediáticas (on-line) que tienen resonancia en la agenda pública o simplemente como efecto de bola de nieve, que es provocado por los procesos espontáneos de una red social digital y que actuaría como una caja de resonancia de emociones que son despertadas por malas decisiones públicas, acciones contrarias a la ética de un buen representante, entre otros aspectos. En definitiva, formas de ejercicio ciudadano que fomentan el accountability y la probidad en la esfera pública.

En consecuencia, estas nuevas formas de participación deben ser tomadas en cuenta a la hora de realizar un análisis o diagnóstico sobre la crisis de los mecanismos de la democracia chilena, en un contexto donde cada día son más las personas registradas en redes sociales digitales (comentando fotos, videos o comentarios) y menos son las personas que están dispuestas a votar en alguna elección.

*Contenido publicado en el sitio web El Mostrador.

TAGS: #ParticipaciónCiudadana Participación Política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de diciembre

Hola Sebastian, me parece interesante tu punto de vista. Analizando el efecto de las TIC sobre las actividades humanas, entre las que ciertamente está la política y sus instituciones, podemos también señalar que estamos inmersos en medio de un cambio drástico y profundo en términos de época. Si en la era industrial, los partidos políticos cumplian un rol de intermediación entre el estado y la sociedad (por ejemplo, con periódicos, locales, representantes parlamentarios, en los espacios locales,etc), esa intermediación se ve afectada, hoy, por las TIC en el sentido que los ciudadanos tienen acceso directo y en tiempo real a herramientas comunicacionales multidireccionales que les permiten coordinarse y tomar acción independientemente de las organizaciones convencionales. Este fenómeno es el que está marcando nuestra época y al parecer es irreversible. Saludos, CC

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios