#Política

Las falacias del Gobierno

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Febrero, según los periodistas, es un mes políticamente aburrido. Este año fue la excepción. Las declaraciones de la Intendenta del Bío-Bío y la aprobación del Proyecto termoeléctrico de Castilla en Atacama rompieron la monotonía tradicional del verano. Aunque ambos hechos han tenido una gran cobertura, especialmente por sus implicancias políticas y económicas, he notado que se ha prestado poca atención a las falacias que el Gobierno ha usado para justificar su actuar.

Luego de las declaraciones públicas evidentemente auto-inculpatorias de la intendenta, tal como un marido engañado, el Gobierno entró en un estado reflexivo que terminó en un perdón público. El argumento entonces fue que: dado que la intendenta no cometió ningún delito, entonces no hubo ni engaño ni falta, sino sólo declaraciones erradas. La falacia se hacía evidente. Aceptar que no se alcanzó a cometer ningún delito no es una razón para exculpar a alguien. Si lo fuera, muchos crímenes dejarían de serlo. En un extremo, por ejemplo, el “intento” de homicidio no existiría. Para las sociedades tan o más importante a que se cometa un delito es evitarlo, por eso ellas previenen el crimen condenando el acto potencial de cometerlo. Si no, ninguna persona que es amenazada de muerte podría pedir protección, porque el delito no se habría cometido. Esto es más válido aun para funcionarios públicos de alto nivel que, por su investidura, deben ser quienes más resguarden el principio preventivo de la ley. Si no fuera así,
cómo podrían perseguir al delincuente o con qué moral juzgarían el actuar de los ciudadanos comunes.

El Gobierno no sólo cometió un error al dejar que la intendenta siguiera en sus funciones; también quedó en ridículo. Qué pensarían los amigos de un marido que perdona públicamente a su esposa luego de sorprenderla desnuda con otro hombre justo antes de “consumar los hechos”, y que lo hace porque “no alcanzó a hacer nada.” El Gobierno ha quedado en una posición muy similar.

La segunda falacia fue presentada a razón de la aprobación del proyecto Castilla. Esta vez la Intendenta de Atacama declaró que el voto "no es en conciencia, es un voto cuyo único elemento a considerar es un voto basado en el cumplimiento de la normativa ambiental”. La segunda falacia entonces aparece. En proyectos como Castilla lo que está en juego no es nuestro bienestar; ni siquiera el de nuestros hijos, sino la herencia ambiental que le dejamos a nuestros nietos y bisnietos. Lo que uno espera de quienes toman la decisión de aprobar el proyecto o no, es que actúen más allá de sólo revisar si se cumplen los requerimientos legales. La normativa no es suficiente para juzgar si la mayor termoeléctrica de Sudamérica debe realizarse o no. En otras palabras, lo que se espera de un representante público en una instancia como la Corema es que haga justamente lo que la intendenta dijo que no se hizo: que actúe en conciencia. Si no, bastaría un burócrata, o más aún: un autómata, que chequee cada uno de los requisitos  solicitados. El rol de los miembros de esa comisión es ser crítico y capaz de ver cuáles serán las consecuencias de su decisión en tres o cuatro décadas más. Si no lo hace, entonces no está cumpliendo bien su tarea. Si no puede, entonces la ley es mala y esa autoridad debe denunciarlo. Al no hacerlo, no está cumpliendo su función y deja espacio para que la opinión pública elucubre conspiraciones u otras cosas.

En conclusión, la justificación que el Gobierno ha dado de su actuar respecto a los escándalos del Bío-Bío y de Castilla dejan en evidencia que no ha sido capaz de construir discursos coherentes con su rol y su propia imagen pública, sin embargo la pregunta que cabe responder es ¿le importará?

—————-

Foto: Radio Bío Bío / Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Macri centró sus dardos en la corrupción olvidando dos cosas. Una, que la corrupción no es un elemento diferenciador porque la ciudadanía asume que todos están corruptos
+VER MÁS
#Internacional

No llores por mí Argentina

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11