#Política

Las dudas para salir de la crisis de credibilidad

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hay consenso en la élite política, empresarial, ideológica y mediática que la actual crisis del sistema político chileno es de credibilidad y confianza: “no nos creen” resuena como eco a lo largo y ancho de Chile. PENTA, SQM y CAVAL vinieron no sólo a profundizar una crisis que ya estaba instalada, sino también a contaminar y erosionar la credibilidad de la presidenta, sobre todo, desde que se instala el conflicto CAVAL.


Responder a esta crisis desde una agenda de financiamiento, probidad y transparencia no resuelve los problemas que han hecho posible que esta “crisis” se haya instalado en nuestro país.

Este diagnóstico se viene a constituir en la síntesis de una crisis que muestra diversas facetas y dimensiones: liderazgo, representación, participación y probidad. De este modo, terminan simplificando una situación profunda que pone en “riesgo la democracia” y que encuentra raíces hacia mediados de los noventa: ¿acaso, pretenden resolver los problemas de la democracia chilena desde la credibilidad?; ¿cómo pretenden resolver un problema tan complejo y que tiene claves en la sicología humana que la política no es capaz de entender?; o ¿acaso, “creen” que restituyendo las confianzas –vía credibilidad- van a ser que los electores vuelvan a  las urnas, que los chilenos “hablen sobre política”, que las representación y su vínculo fundacional de la democracia liberal se re-establezca y que la legitimidad del sistema en su conjunto se vuelva a erigir como principio articulador?

Desde la entrega del Informe Engel y la cadena nacional se pone en marcha una operación política liderada por Bachelet que viene a generar las condiciones morales –y políticas- para intentar salvar “la credibilidad” de los actores del poder; y con ello, re-legitimar las instituciones de la política –gobierno, partidos y parlamento- y de la economía –la empresa-.

Para proyectar la viabilidad y éxito de esta operación debemos poner atención en la credibilidad humana. En primer lugar, hay que afirmar que se trata de una “relación social” que se ve obligada a evaluar de manera constante los hechos y los discursos que configuran la certeza y la confianza sobre la que se pone en movimiento toda acción social; es decir, es la posibilidad que todos tenemos de “creer o no creer” frente a lo que otros –de un padre/madre a una institución- afirman sobre los hechos o acontecimientos del mundo del cual formamos parte. Sin duda, en el campo de la política es un hecho muy sensible: le creo o no le creo al presidente; le creo o no le creo al representante; le creo o no le creo a la institucionalidad política; ¿será verdad que van a resolver mis problemas?; ¿será verdad que la universidad será gratis?; ¿será verdad que vivimos en el reino de la libertad y las oportunidades?

En consecuencia, y en segundo lugar, la credibilidad se relaciona con la confianza y la certidumbre. Podríamos plantear una hipótesis: a mayor credibilidad, mayor certeza –o menor incertidumbre-; o, a menor credibilidad, menor certeza –o mayor incertidumbre-. En definitiva, la credibilidad genera certeza y confianza. Sin duda, confiamos en lo que nos genere certeza; y no confiamos en lo que genera duda –o incertidumbre-. Sin duda, confiamos en las personas y en las instituciones que  generan certeza –el piso firme sobre el cual caminar-; es decir, le creemos al que produce certidumbre. ¿Quién le puede creer al que produce duda e incertidumbre?; ¿cómo creerle al que genera desconfianza?

En tercer lugar, la credibilidad, la confianza y la certeza se relacionan con la “verdad”; en definitiva, con lo que consideramos verdadero. Sin duda, problema filosófico profundo y complejo. No voy a entrar en esa discusión. Sólo afirmaré que “creemos” lo que nos parece “verdadero”; “le creemos” al que nos parece “dice la verdad”; “le creemos” al que genera confianza y certeza.

Finalmente, lo anterior se vincula con la legitimidad; es decir, con lo que nos parece “legítimo”; lo que consideramos como “verdadero, justo, adecuado, auténtico, creíble y ajustado al deber ser”. En definitiva, le “atribuimos legitimidad” a todo aquello que genera certeza y confianza.

Hemos visto, del mismo modo, que hay una operación política transversal que busca resolver la crisis actual del sistema político. La entrega del Informe Engel y la cadena nacional de la presidenta no sólo marca un antes y un después. En efecto, desde ese momento comienza la cruzada por la restitución de la credibilidad y la confianza.

En consecuencia, responder a esta crisis desde una agenda de financiamiento, probidad y transparencia no resuelve los problemas que han hecho posible que esta “crisis” se haya instalado en nuestro país. Tampoco, es una operación que va permitir que los ciudadanos recuperen la confianza y la credibilidad en sus representantes e instituciones. Sin duda, más complejo para los primeros que para los segundos.

TAGS: #CrisisPolítica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Lo han dejado bajo la alfombra, para que ese Chile de las micros llenas, el de los campamentos, el de la miseria, la desigualdad, la pobreza, el sobreendeudamiento, la precariedad laboral y el subcontrato n ...
+VER MÁS
#Política

El otro Chile: la masa sumergida

Es complejo exigirle a parte del actual sistema político que actúe conforme a los principios que alguna vez abrazaron, pues varias generaciones, hemos crecido viendo cómo muchos de ellos y ellas se han ...
+VER MÁS
#Política

Nuestra asintomática oposición: incluso le cuesta adquirir temperatura

– ¿Te gusta el viento? – , me dice Rinat. Yo la observo y toco sus piernas con mis manos muy limpias hasta subirle la falda.
+VER MÁS
#Cultura

Esos tiempos tan sucios

Se mostrarán con frecuencia en los medios para entregar una cantidad X de insumos en una crisis sanitaria y serán los primeros en negociar con el gobierno de turno para que éste distribuya sus productos ...
+VER MÁS
#Política

Si Chile tuviera un tumor, lo llamaría plutocracia

Nuevos

Lo han dejado bajo la alfombra, para que ese Chile de las micros llenas, el de los campamentos, el de la miseria, la desigualdad, la pobreza, el sobreendeudamiento, la precariedad laboral y el subcontrato n ...
+VER MÁS
#Política

El otro Chile: la masa sumergida

Es complejo exigirle a parte del actual sistema político que actúe conforme a los principios que alguna vez abrazaron, pues varias generaciones, hemos crecido viendo cómo muchos de ellos y ellas se han ...
+VER MÁS
#Política

Nuestra asintomática oposición: incluso le cuesta adquirir temperatura

– ¿Te gusta el viento? – , me dice Rinat. Yo la observo y toco sus piernas con mis manos muy limpias hasta subirle la falda.
+VER MÁS
#Cultura

Esos tiempos tan sucios

Se mostrarán con frecuencia en los medios para entregar una cantidad X de insumos en una crisis sanitaria y serán los primeros en negociar con el gobierno de turno para que éste distribuya sus productos ...
+VER MÁS
#Política

Si Chile tuviera un tumor, lo llamaría plutocracia

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

En el contexto de la actual pandemia por Covid-19, las redes educativas con foco en la colaboración cobran mayor relevancia frente a los obstáculos que dificultan los procesos cotidianos del desarrollo ed ...
+VER MÁS
#Educación

El poder de las redes colaborativas en el contexto educativo actual

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

No podemos ser un país donde la gente come según la voluntad del otro. No podemos ser un país que depende de la solidaridad.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Pueblo de Chile