#Política

Las cosas como son

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Vivimos de carteles. Categorizaciones. Y algo se entiende, dado que muchas veces el objetivo de este ejercicio es ordenar de alguna forma ese confuso mundo que transcurre allá afuera. Que nos permite ecualizar las expectativas, comprar certeza sobre el futuro y nuestros semejantes.

Hasta aquí, nada de negativo o extraño en ello.


En los procesos eleccionarios que vienen nos encontraremos con muchos y muchas que enarbolan como gran talento decir las cosas como son. Cuando escuche o lea aquella frase, desconfíe.

Lo complejo es cuando tales juicios, fundados o no, nos arrastran a conclusiones rotundas, incontrastables, con las que vamos tumbando mentiras y exponiendo mentirosos con nuestras propias, personales certidumbres como munición. Ningún dato, ningún antecedente, solo la auto construida percepción de que tenemos la razón.  Y mucha.

En lo personal cargo con mis propios prejuicios.  Voy por la vida distribuyendo mis propios rótulos.

Uno de ellos es, precisamente, categorizar a quienes creen tener un sentido ultra desarrollado para distinguir lo verdadero. Más aún en ámbitos donde los claroscuros abundan. No hablo aquí de si hoy es jueves o 1 de octubre (aunque incluso tal dependería del meridiano en que estemos parados) sino del espacio de las percepciones.  

Este elevado amor propio muchas veces es potenciado por la sensación de que no sólo se sabe discriminar lo auténtico de lo falaz, también de poseer una honestidad a toda prueba, valiente, arrojada, dando vida a una explosiva combinación que les acarrea malos ratos porque la gente no está acostumbrada a que se le encandile con la verdad.  El protagonista de esta historia sería algo así como una caverna de Platón andante.

La frase que resume este perfil es “no le caigo bien a la gente porque yo digo las cosas como son”.   

Cada vez que escucho a alguien decir aquello desconfío.  Desconfío de ese pequeño ego que emerge de la idea.  

Desconfío del interés de mostrar cómo defecto algo que, en el fondo, tiene un halo de virtud. Estamos llenos de seres que se auto definen como “demasiado trabajadores”, “muy honestos”, “tan buena gente que parezco tonto”, como si no cargaran con desperfectos  sociales reales. Los bastiones morales no existen y quien cree serlo es un mentiroso o desvaría.

Desconfío de quien cree poseer, él y sólo él, la verdad. Y más aún cuando le es imposible asumir que la animadversión que genera quizás no es por contar con ese don o coraje revelador, sino porque sencillamente da como rotundas afirmaciones que no tiene cómo sustentar más allá de sus propias elucubraciones.   

No cuestiono entregar luces sobre la realidad.  Por cierto que no. Tampoco estoy en contra de la reflexión y el debate necesario. Sí creo que es necesario hacer frente a aseveraciones sin un pequeño esfuerzo por entregar fundamentos que sustenten los dichos y expresiones, incluso con algo de coherencia en expresarlos. Cuando una sociedad renuncia a convencer, como una más de las herramientas de la convivencia, comienza un tránsito riesgoso.

En los procesos eleccionarios que vienen nos encontraremos con muchos y muchas que enarbolan como gran talento decir las cosas como son.

Cuando escuche o lea aquella frase, desconfíe. 

TAGS: #FakeNews #Manipulación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Nuevos

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social