#Política

Las cosas como son

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Vivimos de carteles. Categorizaciones. Y algo se entiende, dado que muchas veces el objetivo de este ejercicio es ordenar de alguna forma ese confuso mundo que transcurre allá afuera. Que nos permite ecualizar las expectativas, comprar certeza sobre el futuro y nuestros semejantes.

Hasta aquí, nada de negativo o extraño en ello.


En los procesos eleccionarios que vienen nos encontraremos con muchos y muchas que enarbolan como gran talento decir las cosas como son. Cuando escuche o lea aquella frase, desconfíe.

Lo complejo es cuando tales juicios, fundados o no, nos arrastran a conclusiones rotundas, incontrastables, con las que vamos tumbando mentiras y exponiendo mentirosos con nuestras propias, personales certidumbres como munición. Ningún dato, ningún antecedente, solo la auto construida percepción de que tenemos la razón.  Y mucha.

En lo personal cargo con mis propios prejuicios.  Voy por la vida distribuyendo mis propios rótulos.

Uno de ellos es, precisamente, categorizar a quienes creen tener un sentido ultra desarrollado para distinguir lo verdadero. Más aún en ámbitos donde los claroscuros abundan. No hablo aquí de si hoy es jueves o 1 de octubre (aunque incluso tal dependería del meridiano en que estemos parados) sino del espacio de las percepciones.  

Este elevado amor propio muchas veces es potenciado por la sensación de que no sólo se sabe discriminar lo auténtico de lo falaz, también de poseer una honestidad a toda prueba, valiente, arrojada, dando vida a una explosiva combinación que les acarrea malos ratos porque la gente no está acostumbrada a que se le encandile con la verdad.  El protagonista de esta historia sería algo así como una caverna de Platón andante.

La frase que resume este perfil es “no le caigo bien a la gente porque yo digo las cosas como son”.   

Cada vez que escucho a alguien decir aquello desconfío.  Desconfío de ese pequeño ego que emerge de la idea.  

Desconfío del interés de mostrar cómo defecto algo que, en el fondo, tiene un halo de virtud. Estamos llenos de seres que se auto definen como “demasiado trabajadores”, “muy honestos”, “tan buena gente que parezco tonto”, como si no cargaran con desperfectos  sociales reales. Los bastiones morales no existen y quien cree serlo es un mentiroso o desvaría.

Desconfío de quien cree poseer, él y sólo él, la verdad. Y más aún cuando le es imposible asumir que la animadversión que genera quizás no es por contar con ese don o coraje revelador, sino porque sencillamente da como rotundas afirmaciones que no tiene cómo sustentar más allá de sus propias elucubraciones.   

No cuestiono entregar luces sobre la realidad.  Por cierto que no. Tampoco estoy en contra de la reflexión y el debate necesario. Sí creo que es necesario hacer frente a aseveraciones sin un pequeño esfuerzo por entregar fundamentos que sustenten los dichos y expresiones, incluso con algo de coherencia en expresarlos. Cuando una sociedad renuncia a convencer, como una más de las herramientas de la convivencia, comienza un tránsito riesgoso.

En los procesos eleccionarios que vienen nos encontraremos con muchos y muchas que enarbolan como gran talento decir las cosas como son.

Cuando escuche o lea aquella frase, desconfíe. 

TAGS: #FakeNews #Manipulación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

No se entiende la justificación jurídica para dejar fuera de este nombramiento a los ministros de la Corte Suprema
+VER MÁS
#Justicia

Críticas a la Reforma del sistema de nombramiento de jueces

Esta es una “playlist” que busca lograr sacar toda tu tristeza fuera de ti y , a la vez, desahogarte de lo que te sigue día a día.
+VER MÁS
#Cultura

Playlist de canciones tristes para dar ritmo a tu crisis existencial

Nuevos

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

No se entiende la justificación jurídica para dejar fuera de este nombramiento a los ministros de la Corte Suprema
+VER MÁS
#Justicia

Críticas a la Reforma del sistema de nombramiento de jueces

Esta es una “playlist” que busca lograr sacar toda tu tristeza fuera de ti y , a la vez, desahogarte de lo que te sigue día a día.
+VER MÁS
#Cultura

Playlist de canciones tristes para dar ritmo a tu crisis existencial

Popular

Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Se equivocan quienes piensan que lo decisivo ahora es ganar de cualquier forma la próxima elección, poniendo atajo a otro gobierno de derecha.
+VER MÁS
#Sociedad

Construir un nuevo país no es solo ganar una elección

La ciudad no es independiente de los sujetos que la habitan, por el contrario, es como geografía humana, vestida de miedos y colores. Es nuestro Santiago, y no son los soldados precisamente quienes homenaj ...
+VER MÁS
#Política

Adiós Baquedano