#Política

Las contraindicaciones de las medidas extremas de presión

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Recuerdo que, cuando estudiaba en una universidad que se caracteriza por ser altamente activa a la hora de protestar en contra de lo que se consideraba injusto, había 2 medidas de presión a las que podíamos recurrir: paro indefinido o toma. En cierta oportunidad, los dirigentes estudiantiles se encontraban planteando los argumentos a favor y en contra de estas movilizaciones en un foro informativo y, cuando ya parecía haber cierto consenso en que la toma era la mejor decisión, un estudiante levantó la mano y dijo: “Si nos tomamos la Universidad de nuevo, vamos a perder credibilidad, nosotros y la medida en sí”. La opinión tenía mucho de cierto: recurrir a la medida más fuerte de manera reiterada agotaba su capacidad de presión mucho más rápido y, por consiguiente, nuestra credibilidad ante las autoridades universitarias (“estos cabros se toman la universidad por cualquier cosa, dejémoslos” podría pensar el rector).

De aquí se extrapola que las medidas extremistas son armas de doble filo. Por un lado inyectan un nivel de tensión muy elevado, que logra poner en la mesa un tema de manera rápida, pero también desgastan mucho las relaciones, la confianza y la credibilidad. Y, ojo, esto es un problema de la medida como tal, no de la causa que está detrás. Pensemos en la llamada “revolución pingüina”. ¿Existe una protesta más válida que la que se da a favor de mejorar la calidad de la educación pública? No lo creo. De hecho, este movimiento tuvo buena recepción en la mayoría de la población por tratarse de una “lucha justa”. Pero hacia el final de las movilizaciones, la posición de los estudiantes se endureció tanto, fue tan extrema en su petitorio y forma de ejercer presión, que terminó por diluirse internamente y, si bien logró una modificación sustancial, no supo aprovechar todo el potencial que había generado.  

Actualmente presenciamos cómo un gran número de comuneros mapuche se encuentra ejerciendo la medida de presión más potente y extrema de todas: La huelga de hambre. El tema se politizó rápidamente, es decir, pasó de la esfera privada a la pública (parafraseando a Vallès) y se generó conciencia colectiva acerca del conflicto. Hasta aquí todo bien, pero, como se explicó antes, la medida es tan potente, que termina por desgastar la credibilidad de los comuneros. Nuevamente, la causa que está detrás es tremendamente noble y digna, ya que nuestros pueblos originarios llevan siglos sufriendo abusos y violaciones a sus derechos y Chile, como estado y ciudanía, no hace más que tapar el conflicto, como quien barre el polvo bajo la alfombra. La causa no es aquí el problema, sino la medida, ya que tiene una curva de rendimiento en forma de campana Gaussiana: Es funcional hasta cierto punto de inflexión a partir del cual comienza a caer inevitablemente.

El problema es crítico porque, a diferencia de lo que exponen algunos, no existen muchas otras alternativas de protesta para el mundo indígena. Insisto en la idea de que toda la vida hemos, como país, ocultado el conflicto. Atentar en contra de una de las funciones fisiológicas básicas y poner en riesgo la vida, existiendo medidas alternativas menos “costosas”, sería absurdo.

Lo aconsejable hoy, por el bien de la causa mapuche, sería flexibilizar la posición antes de que el doble filo de la medida de presión comience a generar contraindicaciones. Lo positivo es que la ciudadanía se encuentra sensibilizada con la situación de los comuneros y, por lo tanto, el tema no será tan fácil de olvidar como se ha hecho hasta ahora. Además, hoy las redes sociales juegan un rol fundamental a la hora de no permitir que temas como este se borren del disco duro colectivo (tanta fuerza han alcanzado que, hace poco, detuvieron la construcción de una central hidroeléctrica).

Evidentemente, el gobierno también debe flexibilizar su posición y abrirse a un diálogo real. El discurso que hoy recita casi de memoria el oficialismo, de que este es “un problema que se arrastra de administraciones anteriores” y que “siempre hemos estado abiertos al diálogo”, no sirve de nada. Tampoco es útil buscar mediadores que no representan fielmente los intereses de los implicados. ¿Cómo puede un sacerdote católico mediar la relación entre una sociedad laica y una comunidad no cristiana? Imposible. La responsabilidad del Estado, no sólo de este gobierno, es de proteger la integridad de las personas, por lo que flexibilizar su posición no sólo facilita las cosas, sino que es obligatorio.

En síntesis, mantener una medida extrema de presión durante mucho tiempo desvía los intereses de la causa y la hace perder credibilidad. Y que el gobierno, buscando proteger su imagen, permita que vidas humanas estén al borde de la muerte, va en contra de su función vital, además de complicar una situación que pudo haberse manejado de mucho mejor manera. Cuando una negociación se da entre partes que pasarán el resto de sus vidas juntas, es imposible tomar una posición intransigente. Ambos deben escuchar y escucharse (a sí mismos) para así entender que ceder no resta validez a su causa, sino que fortalece la relación, lo que permite avanzar hacia el entendimiento y la integración. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad