#Política

Las cándidas candidaturas

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hasta donde sé, en ningún lugar del mundo alguien llega a la primera magistratura desde la calle, la población o inclusive el aula universitaria y creo que es bueno que así sea, porque la presidencia de la República requiere experiencia en la cosa misma y no en la mera teoría académica ni mucho menos en el mero sentido común que a veces tiene razón, pero nunca toda la razón, ni todo el sustento empírico ni teórico que debiera

Mi señora, a quien nunca nombro para mantener su privacidad, cada tanto me recuerda sus instrucciones en caso de que a ella le ocurra alguna desgracia. Una de ellas es que no permita que la conecten a un respirador. Ella es médico, por lo que domina este tipo de temas en los que yo me entrego completamente a su mejor juicio y voluntad. En estos días, sin embargo, luego de ver una serie de entrevistas en televisión o más bien de leer sobre ellas en medios digitales y redes sociales, le di mi primera instrucción de este tipo: en caso de ser candidato presidencial, dispárame.

Me ocurre que estoy de acuerdo al menos en algo con casi todos los candidatos chicos. Concuerdo con Sfeir en que estamos convirtiendo a Chile en un desierto; con Roxana Miranda en el hecho de que somos controlados por medio de la deuda, aunque su formulación teórica deja mucho que desear; con MEO en despenalizar el aborto, legalizar la marihuana –que en la práctica ya están legalizados para quien tenga el dinero– y el matrimonio igualitario; con Israel no sé, pero cuando era comentarista internacional le creía; y con la mayoría concuerdo en la necesidad de una nueva constitución o al menos en una reforma radical de la ya existente, partiendo por el binominal. Con Parisi no concuerdo en nada y con Matthei tampoco, ya me olvidé de que existía Claude, con quien también estuve de acuerdo en mucho, aunque no recuerdo específicamente en qué; y a Jocelyn Holt nunca le puse demasiada atención.

Pese a todas nuestras coincidencias, me molestan los candidatos chicos y me molestan más precisamente ahí en donde coincidimos. Supongo que ninguna de estas candidaturas es tan cándida como para creer que tiene alguna opción de llegar a la presidencia o ser la antesala y el precedente de una campaña exitosa en el futuro, como fue el caso de Salvador Allende y del mismo presidente en ejercicio. Creo que la mayoría de estas candidaturas se alza para poner temas, como dice todo el mundo, plantear problemas o llamar la atención sobre algo.

Estoy convencido de que cualquier persona capaz de levantar una campaña fracasada a la presidencia de la República tiene muchas más posibilidades de levantar una candidatura exitosa al Congreso, como lo hacen, por ejemplo, Camila Vallejos, Gabriel Boric o Giorgio Jackson. Me parece que es mucho más valioso plantear temas en el Senado o en la Cámara, que en una televisión que mezcla todo con farándula y comentarios que tienen el poder de banalizarlo todo, hasta el punto que la futura presidenta de Chile –según todas las encuestas– termine bailando cumbia con don Francisco, el dios de la banalización absoluta.

Los candidatos chicos terminan volviéndose una excentricidad y son motivo de burla, curiosidad, extrañeza, pero no creo que de respeto. La legitimidad de los temas planteados caen bajo la sospecha de ser meras ansias de figuración, ego, comicidad o ingenuidad y así los problemas denunciados se transforman en más dichos triviales de la tele o de los diarios. Porque es efectivamente cierto que nuestra responsabilidad medioambiental como país es nula, pero plantearla de esa manera no reviste al problema de seriedad, sino de algo tan trivial como la guía espiritual de la autoayuda; porque Roxana Miranda no es la única que ha sufrido el atropello de la oligarquía, pero una candidatura que existe solo para plantear quejas no es la solución; y porque MEO y Claude tienen razón en mucho de lo que plantean, pero una vez terminada la elección, volverán al silencio en el que estuvieron siempre o al menos desde la elección presidencial pasada.

Hasta donde sé, en ningún lugar del mundo alguien llega a la primera magistratura desde la calle, la población o inclusive el aula universitaria y creo que es bueno que así sea, porque la presidencia de la República requiere experiencia en la cosa misma y no en la mera teoría académica ni mucho menos en el mero sentido común que a veces tiene razón, pero nunca toda la razón, ni todo el sustento empírico ni teórico que debiera. Todos los chilenos, con excepción tal vez de la gente que vive muy cerca de la cota mil, conocemos los problemas de Chile, pero no todos tenemos la capacidad de solucionarlos ni, lo que es más importante, de crear equipos que sean capaces de afrontarlos desde una mirada multidisciplinaria, eficiente y sobre todo comprometida con Chile.

Me gustaría que muchos de los candidatos chicos fueran mejores escogiendo sus batallas y se postularan a CORE, a alcalde o al Congreso. Muchos de ellos contarían con mi voto y tal vez con los votos de muchos otros chilenos a los que no nos gusta como se están haciendo las cosas. A veces los cambios hay que construirlos desde abajo y el viaje de mil kilómetros comienza con el primer paso.

————

Foto: Michelle Bachelet / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de noviembre

Increíble que para tanto título y estudios en letras, escriba una columna donde demuestra tanta desinformación,y no solo eso, sino que además hace alarde de ello indicando que a un candidato “nunca le ha prestados mucha atención”.

Más que los candidatos, de los cuales conoce tan poco que no vale ni la pena mencionar acá, me asustan los votantes como ud. llenos de prejuicios que finalmente parecen cegarlo a la realidad.

Increíble!!! Saludos

PatoRuizz

06 de noviembre

Arturo tu artículo me parece un buen aporte a la discusión, de lo que nos está dejando para el análisis las elecciones que tenemos a la vuelta de la esquina.

Concuerdo en tu inquietud respecto a la proliferación de candidaturas sin siquiera algún impacto importante.

Agregaría la desconfianza que provocan algunas con propuestas que tanto por su osadía como por oferta de solucionar todo, parecen muy atractivas, pero limitadas en su pretensión tan cerrada y exclusiva, que incluye el desdeño de otras alternativas, incluidas las que están en las mismas condiciones, provocando se anulen por sí mismas.

Lo anterior lleva necesariamente a reflexionar porque estas candidaturas más de izquierda y/o progresistas no han sido parte de un proceso previo de discusión real, participativo que signifique puedan ser más representativas, con vocación de unidad y mayorías, algo a lo que me refiero en mi artículo publicado acá en este mismo portal:
http://elquintopoder.cl/politica/ser-de-izquierda-en-el-chile-de-hoy/

Finalmente aprovecho de saludar y felicitar tus artículos, un abrazo.

Nos seguimos por twitter y facebook.

@PatoRuizz

Luis Jeria

07 de noviembre

De acuerdo a la lógica del comentario donde dices, “nadie llega a ser presidente viniendo de la calle, población o de la universidad”, estamos condenados a ser dirigidos por los mismos charlatanes que han estado 20 años engordando a costa del trabajo y sacrificio de la gente “que viene de la calle, población o las universidades”. Si eres profesional, Infórmate, debiese darte verguenza declarar que “no te acuerdas de alguien” o “nunca le puse mucha atención” y opinar de ellos. Aplica la sabiduría de la calle, “Si no sabes, No opines.” Eres un claro ejemplo de que en Chile es imperioso un cambio del modelo de educación. No se entiende como te titulaste si no dominas los temas que planteas. Eso explica el porque votas por lo que “te dicen” que debes votar, para que nada cambie y puedas seguir dando este tipo de vergonzosas opiniones. Hitler también era conocido, y tenía carrera política,… ¿votarías por él.?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?